Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Indignación en La Móra-Tamarit por la anarquía a la hora de aparcar

Los vecinos critican que en algunas calles se estaciona a ambos lados. El caso más grave se da en Tamarit, donde la vía de escape se colapsaría ante una evacuación por una emergencia

Diari de Tarragona

Whatsapp
Una furgoneta tiene que dar marcha atrás para dejar pasar al autobús. Hay coches aparcados a ambos lados del Passeig de l’Esquirol.  Foto: DT

Una furgoneta tiene que dar marcha atrás para dejar pasar al autobús. Hay coches aparcados a ambos lados del Passeig de l’Esquirol. Foto: DT

Coches encima de la acera, estacionados en carril de circulación o en doble fila. Es lo que tienen que aguantar los vecinos de Tamarit y La Móra con la llegada de los meses de verano. No es una cuestión nueva sino que se arrastra desde hace años, sin que el Ayuntamiento ponga una solución, aseguran los vecinos. Temen por un lado que en caso de una emergencia no puedan evacuar la urbanización y también pone en evidencia los problemas que puedan tener los vehículos de emergencia –especialmente bomberos, por su amplitud– para acudir a un incendio u otro servicio.

Ramon Viña vive desde hace once años en Tamarit. Es uno de los centenares de vecinos que sufre los problemas de circulación. «Comienzan por Semana Santa y es sólo los fines de semana. Pero ahora con el verano es ya todos los días». El Passeig de l’Esquirol, desde la vía del tren hasta las primeras casas, es un caos, asegura. «No es una cuestión de que no podamos aparcar, porque todos tenemos párking, es un tema de seguridad. Los problemas son los accesos a la hora de transitar». Son principalmente conductores nacionales y, en menor medida, extranjeros. 
Pero la cuestión ya no es que aparquen mal, «cuando les llamamos la atención incluso nos insultan», afirma Viña. «El año pasado llamamos a los Mossos y a la Guàrdia Urbana y no hicieron nada».

El hecho de que haya vehículos aparcados a ambos lados de la calle provoca que no puedan pasar a la vez un autobús y otro vehículo, «estos tienen que dar marcha atrás porque es más fácil que lo haga él que no el autocar. Y otras veces tienen que subirse encima de la acera para evitar un accidente». 

El problema de la saturación del aparcamiento también se da en calles de La Móra. Foto: lluís milián

Una cuestión que preocupa a los vecinos es qué pasará ante una situación de emergencia, con gente saliendo y vehículos de bomberos entrando. «No podríamos salir», señala Viña. Añade que lo único que han conseguido este año es la colocación de señalización –tanto vertical como de pasos de peatones– en la calle De la Guineu.

De la misma opinión es el presidente de la Associació de Veïns La Móra-Tamarit, Francesc García: «La respuesta que nos dan desde el Ayuntamiento es que ‘así correrán menos’». Esta frase la dijo un representante municipal el año pasado después de que desde la entidad vecinal se pidiera que uno de los lados del  Passatge de l’Esquirol se pintase de amarillo. «La gente que va al cámping aparca en doble fila y entonces sólo queda un carril de paso», recalca García.

La última reunión

El presidente de la AVV La Móra-Tamarit añade que no es un problema exclusivo de Tamarit sino que es extensible a diferentes calles de La Móra. Y así lo hicieron saber la semana pasada durante la reunión que mantuvieron con representantes municipales. Allí estaban los concejales José Luis Martín y Josep Acero así como también el jefe del Servei de Mobilitat i Via Pública, José María de Goya.

En las calles perpendiculares –que no tienen salida– «la gente aparca a ambos lados, donde llegan a haber hasta ocho vehículos»

La asociacións, durante el encuentro, transmitió los problemas que puede haber en las calles llenas al lado del canal en caso de emergencia. En las calles perpendiculares –que no tienen salida– «la gente aparca a ambos lados, donde llegan a haber hasta ocho vehículos», señala García. 

La asociación solicitó que se pintase una línea amarilla en las calles Anoia, Baix Llobregat y Osona así como las perpendiculares sin salida, para que sólo se pudiera aparcar en un solo lado. La respuesta de la representación municipal, según Francesc García, es que «ahora ya no se puede hacer sino que tiene que ser para el próximo año porque no tenemos disponibilidad de personal». Cuando los vecinos insistieron , les contestaron que «haremos una pequeña prueba en la calle Anoia o Baix Llobregat. Pero no se ha hecho nada.

«La mayoría de los que están en el Ayuntamiento son soberbios. Y en el tema del tráfico José María de Goya no nos soluciona nada»

En cambio, el viernes de la semana pasada, sin decirnos nada, pintaron de amarillo las calles Baix Camp y Maresme». Para el dirigente vecinal, «esto no sirve de nada, porque la calle Baix Camp es de una sola dirección. Es incomprensible». Por todo ello, considera que las conversaciones mantenidas con el Ayuntamiento «no sirven para nada».  García cree que el Ayuntamiento ha actuado en la calle Baix Camp por una carta al director publicada por el Diari, algo que considera «incomprensible». Por todo ello, dice que «estamos dejados de la mano de Dios. No han hecho un plan integral que indique qué necesitamos, cómo se tiene que resolver. Están demasiado lejos», en referencia a los más de diez kilómetros de distancia física que separan La Móra-Tamarit de la Plaça de la Font.

«La mayoría de los que están en el Ayuntamiento son soberbios. Y en el tema del tráfico José María de Goya no nos soluciona nada», afirma García. En cambio, sí están satisfechos del trabajo de la Brigada Municipal, y en concreto de su responsable, Marc Antillach. Y sentencia: «Ante este panorama hemos visto que la única solución pasa por convertirnos en una Entitat Municipal Descentralitzada (EMD), para hacer un poco de presión al Ayuntamiento. Porque así, si ellos no pintan las calles, lo haremos nosotros».

Temas

Comentarios

Lea También