Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ingresa a prisión el conductor que intentó atropellar a un mosso en Tarragona

El hombre, que carece de carnet de conducir, circuló en contra dirección cuando era perseguido. Finalmente, los agentes dispararon contra el coche cuando vieron que iba a por ellos

Àngel Juanpere

Whatsapp
Imagen de archivo de un ingreso en la cárcel de Mas d'Enric, en El Catllar. FOTO: DT

Imagen de archivo de un ingreso en la cárcel de Mas d'Enric, en El Catllar. FOTO: DT

Prisión provisional, comunicada y sin fianza. Ésta es la decisión que tomó este jueves por la tarde la magistrada del Juzgado de Instrucción número 6 de Tarragona sobre el conductor que el pasado martes intentó arrollar, presuntamente, a dos mossos d’esquadra en la rotonda de la Savinosa. El hombre estaba siendo perseguido por otra patrulla cuando fue detectado al volante de un vehículo a pesar de carecer de carnet de conducir –al parecer dispone de licencia para ciclomotor–. 

Los hechos se remontan a las once de la mañana del pasado martes. Una patrulla de paisano de los Mossos d’Esquadra observó que el posteriormente detenido circulaba al volante de un turismo BMW 645 CL. Los agentes sabían de otras intervenciones que el hombre no tiene carnet. Los policías activaron las luces y las sirenas del vehículo, a lo que el conductor respondió acelerando. Se inició entonces una persecución –en contra dirección– por diferentes calles de Tarragona. Algunos vehículos tuvieron que frenar, mientras que otros se apartaron para evitar una colisión frontal. 

En la rotonda de la Savinosa, al final de la Via Augusta, una patrulla uniformada realizaba un control policial, lo que había provocado una retención  de seis vehículos. El BMW circuló por el carril contrario, avanzó a los seis coches que estaban parados y se dirigió hacia un sargento, que pudo saltar hacia un lado para evitar ser atropellado. Según el atestado policial, el vehículo varió «ostensiblemente» su trayectoria «con clara intención de atropellar» al otro agente, que se encontraba a unos metros. Este policía realizó dos disparos, según fuentes del cuerpo, aunque algún agente llegó a escuchar hasta tres detonaciones. 

Los disparos

El conductor, lejos de pararse, siguió circulando en dirección a la incorporación a la autovía A-7, sentido Barcelona. Sin embargo, no pudo circular mucho porque uno de los disparos había impactado en la zona del motor, que sacaba humo. Los agentes siguieron realizando indicaciones al hombre para que parase en el arcén, que apagase el motor y saliese con las manos al aire. Pero se negó a ello. Finalmente, los mossos tuvieron que sacar al sospechoso a la fuerza y se resistió activamente al arresto.

El hombre tiene 32 años y es vecino de la localidad de La Pobla de Lillet (Bergadà). El turismo no era de su propiedad. No disponía del seguro obligatorio –había vencido el pasado 19 de julio–.

Este jueves por la mañana, el detenido declaró en el juzgado, aunque no fue hasta la tarde cuando la magistrada decretó prisión, después de que lo solicitara tanto el fiscal como la acusación particular –en representación de los Mossos–.

En el auto de prisión, la juez recuerda que en un principio se deduce que el acusado ha cometido un delito de atentado a agentes de la autoridad, agravado por el uso de un vehículo a motor, además de otro delito de lesiones, «si no de homicidio en grado de tentativa», además de desobediencia grave y otro con la seguridad vial por conducción temeraria. 

Sobre la supuesta conducción sin carnet, no se lo aplica porque parece ser, según declaró el encausado, posee algún tipo de licencia. El hombre ofreció una versión totalmente contraria a lo manifestado por los agentes. Sin embargo, la magistrada da más credibilidad a lo declarado por los policías.

Posibilidad de reiteración

Finalmente, la magistrada considera necesario el ingreso del sospechoso en prisión «para evitar el riesgo de que el imputado cometa otros hechos similares», a pesar del arraigo familiar que manifestó el abogado. Recuerda que el riesgo de reiteración delictiva «resulta de la existencia de un atestado instruido por conducción temeraria tres días antes», tras saltarse un control policial, unido a la tenencia de antecedentes penales por delitos contra las personas, como lesiones y coacciones, «de fecha relativamente reciente» e incluso posterior a su salida de prisión el 11 de noviembre del año pasado. «Todo lo cual determina que sea racional pensar que los mismos hechos o similares se repitan».

Además, en los últimos quince días no se habría parado ante las indicaciones de los Mossos.

Largo historial: Desde robo hasta tráfico de drogas

El detenido ha sido condenado al menos en trece ocasiones por diferentes delitos cometidos por Catalunya –Reus, Manresa, Tarragona, Falset o Rubí–, desde robo con violencia o intimidación hasta tráfico de drogas, pasando por receptación, resistencia o desobediencia a la autoridad, conducción temeraria, robo con fuerza o hurto, entre otros. La última condena, del Juzgado de Instrucción número 5, tiene fecha de 4 de octubre y es por un delito de coacciones, cometido tres días antes. La pena fue de multa de 180 euros y una orden de alejamiento del denunciante  durante tres meses.  Por tráfico de drogas le condenado a año y medio de cárcel –además de multa de 90 euros–, y seis meses por conducción temeraria.

Temas

Comentarios

Lea También