Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Inician las obras para construir setenta viviendas en SPiSP

TARRAGONA. La promoción se ejecutará por fases y se prevé que pueda completarse en cinco años. El aparcamiento disuasorio de la avenida Països Catalanas ha pasado a mejor vida

NÚRIA RIU

Whatsapp
Se han iniciado las obras de construcción del primer bloque de pisos en el antiguo aparcamiento. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Se han iniciado las obras de construcción del primer bloque de pisos en el antiguo aparcamiento. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Las máquinas ya han entrado en el solar que ocupaba el antiguo aparcamiento disuasorio, en el barrio de Sant Pere i Sant Pau. La superficie ubicada en la Avinguda Països Catalans –cerca del Consolado General del Reino de Marruecos y de la rotonda de los conejos– fue cerrada a finales del pasado mes de agosto. El propietario de los terrenos, el promotor José Luis García, ha iniciado las obras de construcción de dos bloques de pisos, que en total suman la cifra de setenta viviendas.

Según ha explicado García, la intervención se llevará a cabo por fases. En la primera se construirá un bloque de planta baja más cinco alturas, con treinta pisos. A continuación se levantará el segundo de los edificios, que contará con las otras cuarenta viviendas que suma la promoción.

La nueva zona residencial ocupará toda la manzana. Cada uno de los espacios contará con una pequeña zona comunitaria, así como con locales comerciales en la planta baja, además de un parking y trasteros para los vecinos.

José Luis García concreta que la primera fase tardará aproximadamente unos dos años y medio en construirse. «Inmediatamente después» se empezará con la segunda promoción. De forma que, según los cálculos de la empresa promotora, en unos cinco años estará acabado todo el complejo.

Siete años de cesión

El propietario de los terrenos cedió el espacio al Ayuntamiento de Tarragona en el año 2012. En un contexto en el que la burbuja inmobiliaria había ralentizado la construcción se firmó un acuerdo según el cual la administración pública podía disponer de la superficie hasta que cambiara el contexto económico y decidiera construirse en el solar. Esto permitió habilitar un total de 143 plazas de estacionamiento.

En un primer momento se aplicó una tarifa de un euro al día. Pese a ello, un año más tarde se decidió que pasaba a ser gratuito, después del fracaso de recaudación, ya que mucha gente optaba por no utilizarlo y siempre había muchas plazas vacías. Esto estimuló su uso, sobre todo entre los estudiantes que a diario van al Campus Sescelades.

José Luis García recuerda que es el mismo mecanismo que se utilizó también para el aparcamiento disuasivo de Tabacalera y del Cementerio, que en un futuro próximo podría verse en la misma situación.

Por el momento el Ayuntamiento no ha dado a conocer si tiene la intención de plantear una alternativa a la zona de estacionamiento. Es una reivindicación que algunos vecinos ya han trasladado.

Con la pérdida de esta superficie, la Empresa Municipal d’Aparcaments gestiona en la actualidad un total de cinco espacios, que en total suman 618 plazas de zona naranja, a un euro al día. Se trata del de Joan XXIII (92 plazas), el Passeig de la Independència (62), Horta Gran (220), Col·legi Sant Pau (74) y Rotonda del Cementiri (170). Hay que sumarle también las plazas que hay en los barrios del Port, de los Músics y en la calle Enric d’Ossó.

Ampliar el espacio del cementiri era una de los objetivos del anterior equipo de Gobierno, que preparó un proyecto para prácticamente doblar su capacidad actual.

Según el planteamiento que hizo el expresidente de la empresa Josep Acero, estaba previsto que hubiera también una parada de autobús, para facilitar que las personas que vienen de las poblaciones vecinas pudieran aparcar y desplazarse hasta su centro de trabajo en transporte público.

Temas

Comentarios

Lea También