Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Instalarán cámaras de videovigilancia en el Circ Romà de TGN

El Ayuntamiento ha sancionado la empresa encargada de llevar a cabo la reconstrucción del monumento de la Plaça dels Sedassos por el retraso de 10 meses en la obra

Carla Pomerol

Whatsapp
FOTO: Pere Ferré

FOTO: Pere Ferré

La recuperación e integración urbanística de las  gradas del Circ Romà de la Plaça dels Sedassos ya ha finalizado, diez meses después de lo que estaba previsto. La intervención ha estado marcada por la polémica: los expertos tarraconenses en patrimonio y arqueología siempre se han mostrado contrarios a la actuación. El Ayuntamiento recepcionó la obra ayer y la concejal de Patrimoni, Begoña Floria, aprovechó para hacer pública la sanción a la empresa constructora, por los diez meses de retraso.

Por el momento, el equipo de gobierno no tiene claro cómo funcionará el monumento, aunque Floria aseguró ayer que «por la noche, el recinto estará cerrado al público». Ahora, falta colocar una valla alta para evitar que salten al recinto y la instalación de cámaras de videovigilancia.

El proyecto de la recuperación de este tramo del Circ Romà nace en 2013 y, en un principio, la idea era instalar unas gradas integradas en la Plaça dels Sedassos, para acoger espectáculos. La oposición de parte de los vecinos ha obligado a modificar el proyecto y a tomar medidas para que el espacio no se convierta en un punto de encuentro de botellones.

En total, los trabajos han costado 194.000 euros, financiados en un 75% por la subvención del 1,5% Cultural del Estado, y la intervención consta de una sábana de madera laminada, que cubre dos bóvedas del Circ. «Lo que se pretende es, de acuerdo con la ley de arqueología, una mejora de la interpretación del monumento», aseguraba la concejal de Patrimoni, Begoña Floria.

La Llei de Patrimoni Cultural Català solamente permite reconstrucciones si se utiliza materiales distintos a la piedra y que, a la vez, la intervención sea reversible. La actuación de las gradas del Circ cumple con los requisitos. «Se trata de un actuación polémica, porque aquí todo el mundo opina», aseguró Floria, quien le pareció positivo «ya que significa que genera cierto interés».

La concejal destacó que la intervención ha contado con la opinión de los vecinos, a través de un proceso participativo. «Ha sido en estas reuniones donde nos han hecho la petición de instalar una valla más alta para que nadie salte», explicó la edil socialista, quien añadió que «es una plaza que ha generado muchas quejas y problemas de convivencia en los últimos años». 

Los vecinos temen que el recinto se convierta en un espacio para hacer botellón y juerga en la Part Alta y, es por esto, que la concejal aseguró que se aplicarán medidas para evitarlo, como por ejemplo, la instalación de cámaras de videovigilancia en el recinto, «que no apunten a la calle. Así no necesitaremos tantos permisos». Será la primera vez que se instalan cámaras de seguridad a un monumento de estas características.

El modelo de gestión incluye la visita programada de grupos, y se espera que, en un futuro, se pueda integrar en el circuito visitable del conjunto del Circ Romà. La concejal puso como ejemplo utilizar la estructura de madera para recrear alguna actividad, como las programadas en Tarraco Viva.

El arqueólogo municipal, Joan Menchón, quiso dejar claro que «no se está actuando en el Circ Romà, sino en un espacio histórico donde hace más de dos mil años había un Circ. La zona ha sufrido una transformación importante a lo largo de los siglos». Menchón se refería a que la intervención se ha hecho a un trozo del Circ, no a su totalidad. «El objetivo era recuperar el espacio e integrarlo en la ciudad, restituyendo cómo sería la volumetría de estas gradas», añadió Menchón.

Sanción a la empresa

El Ayuntamiento abrió el pasado mes de marzo un expediente sancionador a la empresa constructora por el retraso en la finalización de las obras. «No todo el mundo tiene la experiencia ni el conocimiento para trabajar en reconstrucción de patrimonio histórico», aseguraba Floria, quien reconocía que «la empresa no ha actuado de forma correcta». El consistorio quería evitar denunciar el contrato porque esto hubiera supuesto paralizar las obras, «y nuestro objetivo era acabar y no dejarlo colgado», asegura Floria.

Tal como marca la ley, la sanción ha sido de 22 euros al día, desde el pasado 30 de marzo, cuando se inició el expediente sancionador. «La multa, como mínimo, ha servido para que la empresa constructora se pusiera las pilas y acabara rápido los trabajos», asegura Floria, quien reconoce que sufrió porque «necesitábamos finalizar la actuación para no agotar el plazo máximo para recibir la subvención del Estado.

Expertos y vecinos, en contra

Ahora es necesario que el Ayuntamiento concrete las funciones del monumento y el tipo de gestión. Esto es lo que más preocupa a los vecinos de la zona, quienes temen que el Circ se convierta en unas gradas naturales para acoger espectáculos y conciertos en la Plaça dels Sedassos. Además, también alertan que los peldaños se convertirán en el punto de encuentro nocturno de jóvenes, que harán botellones y comprarán trozos de pizza para comérselos allí.

También los propietarios de los restaurantes de la plaza se muestran preocupado por si desde el consistorio les obligan a sacar las terrazas, durante algún acto, aprovechando las gradas de madera.  Por otro lado, la inquietud también es compartida por parte de expertos en patrimonio y arqueología, quienes, la gran mayoría, se muestran contrarios a esta intervención. 

Temas

  • Circ Romà

Comentarios

Lea También