Más de Tarragona

Intenta asesinar a su padre en Tarragona mientras dormía

La Audiencia Provincial de Tarragona dice que el hombre sufre enajenación mental y le impone cinco años de internamiento de una unidad psiquiátrica

À. Juanpere

Whatsapp
Se le impone su internamiento durante cinco años en el Centre Parc Sanitari de Sant Joan de Déu, Unitat de Psiquiatria de Sant Boi de Llobregat.

Se le impone su internamiento durante cinco años en el Centre Parc Sanitari de Sant Joan de Déu, Unitat de Psiquiatria de Sant Boi de Llobregat.

Un hombre que intentó matar a su padre en el domicilio familiar ha sido absuelto de un delito de tentativa de asesinato ya que el procesado sufre enajenación mental. Así se recoge en la sentencia dictada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona después del acuerdo de conformidad al que llegaron las partes personadas en el proceso –el fiscal, la acusación particular y la defensa–. Sin embargo, se le impone como medida de seguridad su internamiento durante cinco años en un centro adecuado a sus necesidades, concretamente en el Centre Parc Sanitari de Sant Joan de Déu, Unitat de Psiquiatria de Sant Boi de Llobregat.

Los hechos se remontan a las diez de la noche del 17 de enero del año pasado. Agresor y víctima se encontraban en el domicilio familiar. El procesado se dirigió al dormitorio donde dormía su padre. Portaba un instrumento punzante, que dirigió al pecho de la víctima. Ésta se despertó y reaccionó instintivamente, interponiendo su brazo y pierna en la trayectoria del arma blanca. Como consecuencia de la agresión, la víctima sufrió lesiones en el antebrazo y en la pierna.

Internado y en prisión

El acusado, tras su detención, pasó dos días en los calabozos y el 19 de enero ingresó en un centro psiquiátrico. El 17 de mayo se acordó prisión provisional hasta el 13 de junio, cuando salió en libertad con obligación de comparecencia semanal en virtud de una resolución de la Audiencia Provincial.

A continuación, el agresor se marchó del domicilio, circunstancia que fue aprovechada por su padre para salir del dormitorio y ocultarse en el baño de la vivienda para poder pedir auxilio. En ese momento, el acusado entró de nuevo en la vivienda «y con idéntico ánimo introdujo sus dedos en las cuencas de los ojos de su padre y le arañó el rostro». Acto seguido le golpeó reiteradamente la cabeza con un martillo, causándole lesiones en la región parietal, con fractura y ligero hundimiento, siendo de potencial riesgo al alojar un órgano vital como es el encéfalo. 

Las lesiones descritas requirieron para su curación 97 días, de los cuales uno estuvo hospitalizado y 30 impedido para sus ocupaciones habituales. 

El acusado está diagnosticado de trastorno bipolar con trastorno esquizofrénico, trastorno de personalidad y de consumo de cannabis. En el momento de los hechos, sus facultades intelectivas y volitivas se encontraban anuladas en base a un brote psicótico agudo grave, propio de la enfermedad y padecimientos descritos.

Temas

Comentarios

Lea También