Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Internada dos años por coger el arma a un mosso y dispararle

La joven, menor de edad, apretó varias veces el gatillo contra dos agentes, aunque la pistola no estaba montada

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Agentes de los Mossos y de la Guàrdia Urbana, a las puertas de Abacus el día de los hechos. FOTO: ELOI TOST/DT

Agentes de los Mossos y de la Guàrdia Urbana, a las puertas de Abacus el día de los hechos. FOTO: ELOI TOST/DT

Dos años de internamiento en régimen cerrado y dos años más de libertad vigilada, además del pago de una indemnización de 3.440 euros a los dos mossos d’esquadra. Es la medida impuesta por el Juzgado de Menores de Tarragona a una joven, que cuando ocurrieron los hechos tenía 17 años. Arrebató el arma a uno de los agentes y apretó el gatillo varias veces contra él y su compañero. La pistola no se llegó a disparar porque no estaba montada –no había bala en la recámara–.

La sentencia recoge que sobre las cuatro y media de la tarde del 18 de diciembre del año pasado, la acusada acudió, en compañía de una joven mayor de edad, al establecimiento Abacus, en la calle Gasòmetre, en Tarragona. Una vez dentro, ambas sustrajeron efectos por valor de 108,69 euros. La directora de la tienda vio lo ocurrido y llamó a los Mossos.

Uno de los agentes condujo a la acusada al exterior ya que estaba increpando y alterando el orden. Una vez fuera, la procesada escupió al agente. Cuando este se limpiaba la cara con la manga de la camisa, la joven le sustrajo el arma, se abalanzó sobre él y le propinó manotazos y patadas. El agente intentó reducir a la joven, momento que ella aprovechó para cogerle el arma, que estaba dentro de su funda, sin que de ello se percatara el mosso.

Encañonar al agente

A continuación, la acusada encañonó al agente «y, con clara intención de ocasionarle la muerte o, al menos, asumiendo plenamente que tal resultado se pudiera producir», apretó el gatillo en repetidas ocasiones, al tiempo que decía: «Te voy a matar, te voy a matar».

El compañero del policía salió apresuradamente del interior de la tienda en auxilio. Este momento fue aprovechado por la acusada para encañolarle también y apretar el gatillo varias veces, al tiempo que le decía: «Os voy a matar, os voy a matar... Vigila a tus hijos, voy a ir a por ellos».

El arma no llegó a dispararse pese a que el cargador tenía las balas ya que el agente no tenía la pistola montada, lo que hubiera posibilitado que, al apretar el gatillo, se hubiera accionado el mecanismo de disparo. Finalmente, los dos agentes lograron reducir a la joven, mientras repetía de forma insistente: «Ojalá estuviera cargada y os hubiera matado».

La joven ha sido condenada por un delito leve de hurto en grado de tentativa, dos de tentativa de homicidio y atentado a agente de la autoridad. Tanto el fiscal como la acusación particular pedían cuatro años de internamiento en régimen cerrado.

El magistrado, en la sentencia, apunta que no tiene ninguna duda de como ocurrieron los hechos, no solamente por la declaración de los testigos sino porque la joven lo reconocido en el juicio –inicialmente lo negaba–.

A la hora de imponer la medida, el juez considera que dos años son suficientes a tenor de los informes elaborados por el Equip Tècnic y por la psicóloga del centro donde está la menor. Esta está llevando una muy buena conducta, no planteando problemas de adaptación ni de relación con los compañeros. Sí que en el pasado tuvo problemas con el consumo de tóxicos, pero actualmente, aseguran, sería conveniente facilitarle el estudio, en el que está interesado y presenta muy buenas actitudes.

Temas

Comentarios

Lea También