Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Inversión en franjas de protección alrededor de las urbanizaciones

La Generalitat ha otorgado este invierno 70.000 euros para 38 actuaciones en el Camp de Tarragona
Whatsapp
Franja de protección en la urbanización del Camí Vell de Mas d’Enric, en El Catllar.  Foto: àngel juanpere

Franja de protección en la urbanización del Camí Vell de Mas d’Enric, en El Catllar. Foto: àngel juanpere

Durante el invierno 2016-2017, el Departament d’Agricultura ha otorgado prácticamente un millón de euros para realizar 286 actuaciones en Catalunya. En el caso del Camp de Tarragona son 38, con una inversión de 70.449,78 euros. Todos los trabajos tenían como fecha tope de finalización el pasado día 15, cuando comenzaba la campaña forestal.

La principal comarca beneficiada es el Tarragonès, que se ha llevado 23.822 euros para 23 intervenciones. Buena parte de las mismas corresponden al municipio de El Catllar.

Prácticamente todas las urbanizaciones disponen de esta medida de protección. Algunas ya la tenían, pero la vegetación había crecido con el paso de los años y ahora lo que se ha hecho es un trabajo de mantenimiento.

Todos los trabajos finalizaron antes del pasado día 15, fecha de inicio de la campaña forestal

Pau Melià recuerda que la franja tiene que tener 25 metros de ancho, dependiendo de la pendiente. En caso necesario se puede llegar a los 40 metros. El espacio tiene que quedar libre de vegetación herbácea y también de matorral pirófilo, dejando en pie pinos sin que sus copas se toquen para que, en caso de incendio, no tenga continuidad. Los árboles no tienen que tener ramas en los primeros cinco metros de altura.

Pero el responsable de los agentes rurales del Tarragonès recuerda que no sólo tienen que tener estas franjas las urbanizaciones. También las edificaciones e instalaciones dentro de terrenos forestales, al igual que granjas y masías. En el caso del Tarragonès, la mitad de estas últimas están deshabitados. 

En el Baix Penedès y el Baix Camp se han realizado cinco actuaciones, en el Alt Camp cuatro y en la Conca de Barberà, una. 

Temas

Comentarios

Lea También