Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Urbanismo

Iqoxe pedirá a la Generalitat reabrir 4 plantas de derivados para que funcionen en agosto

La empresa del polígono sur que sufrió la explosión del pasado 14 de enero asegura que no reconstruirá la factoría accidentada hace cuatro meses «hasta que haya una resolución judicial»

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de las instalaciones de la fábrica Iqoxe, situadas en el polígono químico sur, en el término municipal de La Canonja. FOTO:  PERE FERRÉ

Imagen de las instalaciones de la fábrica Iqoxe, situadas en el polígono químico sur, en el término municipal de La Canonja. FOTO: PERE FERRÉ

Iqoxe pedirá esta semana a la Generalitat de Catalunya la autorización para poner en marcha las cuatro plantas de derivados que no resultaron accidentadas en la explosión del pasado 14 de enero, que acabó con la vida de tres personas. Así lo aseguran al Diari fuentes de la compañía del polígono sur, las cuales indican que la reapertura de estos reactores, cuatro meses después del accidente, es «imprescindible» para «garantizar la viabilidad económica» de la empresa. El objetivo de la firma sería que estas cuatro factorías –entre las que no se encuentra la planta accidentada– pudieran funcionar «a finales del mes de agosto», según afirman las fuentes consultadas por este periódico.

El pasado miércoles, el Departament de Empresa i Coneixement de la administración autonómica avaló que la compañía pudiera reabrir la planta de óxido de etileno y glicoles, tras garantizar que las instalaciones de la fábrica en concreto «cumplen con toda la normativa vigente en materia de seguridad industrial», según resaltó el propio Govern mediante un comunicado de prensa.

80% de personal para un 20%

Desde hace pocos días, pues, Iqoxe ha reanudado su actividad en la planta de oxido de etileno. Sin embargo, para reiniciar la factoría necesita un 80% de la plantilla, mientras que la producción actual es de un 20%, lo que genera un «desequilibrio económico». Por ello, el permiso de apertura de los reactores de derivados es «esencial» para su viabilidad. «La planta de óxido de etileno recién abierta tiene demanda solo para producir cinco días al mes, ya que produce para clientes –pese a que algunos se han buscado alternativas durante el cierre– y, en gran parte, para las plantas de derivados de la propia Iqoxe. Hasta que no se abran las cuatro factorías de derivados, la planta de óxido de etileno no podrá estar por encima del 20-25% de su producción», afirman las fuentes consultadas.

«La viabilidad económica está comprometida porque del total de la plantilla, 76 personas son personal que debe trabajar independientemente del nivel de producción. Por ejemplo, únicamente las tareas seguridad y el mantenimiento suponen un total 41 personas que deben estar siempre en la planta, ya esté esta trabajando al 20% o al 100%», se afirma desde la empresa, que asegura que «el accionista, Grupo Industrial CL, quiere seguir invirtiendo en la planta para garantizar un futuro a sus trabajadores».

La planta del 14-E, en ‘stand by’

Paralelamente, las fuentes de Iqoxe aseguran al Diari que la empresa se compromete «a no reconstruir la planta accidentada el 14 de enero hasta que haya una resolución judicial». Actualmente, la investigación está bajo secreto de sumario, mientras que recientemente el Govern contrató a una empresa para que analice paralelamente las causas de la explosión de hoy hace 125 días.

La factoría de Iqoxe se compone de una planta de óxido de etileno –la que se ha puesto en marcha– y 4 plantas de derivados, además de la accidentada. «Las cuatro plantas de derivados no se han visto seriamente afectadas por la onda expansiva de la planta 5 de derivados que sufrió el accidente», se afirma desde la compañía. Por ello, se considera que el proceso de revisión y reparación de estas cuatro plantas «podría realizarse con total seguridad en el plazo de tres meses, y estar listo a finales de agosto».

Sobre el posible peligro de una nueva e hipotética explosión, los técnicos de Iqoxe se muestran convencidos de que «las plantas que se quieren abrir no tienen nada que ver con la factoría accidentada», ya que «se basan en una tecnología totalmente diferente y contrastada. En 30 años de producción, nunca han padecido ningún accidente. De hecho, Iqoxe contaba con la ratio más baja de siniestralidad de la petroquímica», aseguran.

Las cuatro plantas que se quieren reabrir producen derivados del óxido de etileno con alcohol graso, mientras que la planta accidentada en enero producía derivados del óxido de etileno con Metanol «mediante una tecnología completamente distinta», aseguran desde la compañía.

Por ello, reiteran que Iqoxe «se compromete a no reconstruir el reactor accidentado y a no volver a producir el producto que se estaba produciendo en aquel momento –MPEG)–hasta que no haya una resolución judicial o administrativa».

Temas

Comentarios

Lea También