Más de Tarragona

Irrumpe la ultraderecha

Temores confirmados. Vox, que se presentaba por primera vez, devora a Ciudadanos y PP y obtiene 11 escaños en Catalunya, 2 por Tarragona

XAVIER FERNÁNDEZ JOSÉ

Whatsapp
La nueva diputada de Vox por Tarragona, Isabel Lázaro (a la izquierda), ayer en Barcelona, junto a Santiago Abascal, Ignacio Garriga, Javier Ortega Smith y otros altos cargos del partido ultra. FOTO: ANDREU DALMAU/EFE

La nueva diputada de Vox por Tarragona, Isabel Lázaro (a la izquierda), ayer en Barcelona, junto a Santiago Abascal, Ignacio Garriga, Javier Ortega Smith y otros altos cargos del partido ultra. FOTO: ANDREU DALMAU/EFE

La dura campaña de Vox, inundada de victimismo, insultos a «la mafia separatista», acusaciones de debilidad al constitucionalismo, toques xenófobos y mensajes de fácil digestión en tiempos de redes sociales, ha tenido frutos. Por primera vez la ultraderecha tendrá presencia en el Parlament. Y nutrida.

La protesta, e incluso acoso, constante de los autodenominados «antifascistas» en los mitines, por ejemplo de Tarragona, Reus, Tortosa y Valls, les ha venido de perlas a los de Santiago Abascal para erigirse en los grandes ‘damnificados’ entre los defensores de la Sagrada Unidad de España. La ultraizquierda le ha hecho la campaña a la ultraderecha. Ayer se vieron las consecuencias.

Vox, que se presentaba por primera vez en unas elecciones catalanas, obtuvo once escaños, dos por Tarragona. Abascal y los suyos consiguieron no solo el tan ansiado sorpasso en Catalunya y en Tarragona a Ciudadanos y PP sino también convertir en ruina política a ambas formaciones. Ciudadanos se desplomó de 36 a 6 diputados en Catalunya (de 5 a 1 en Tarragona). El PP también cayó pero no tanto. Bajó de 4 a 3 en Catalunya ya que perdió su representante por Tarragona.

Los 217.371 votos que se llevó Vox en Catalunya (26.071 de ellos en Tarragona) no se pueden comparar con las elecciones al Parlament de 2017 (las convocadas en virtud del artículo 155 de la Constitución por el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy tras el 1-O), pero sí con las generales de noviembre de 2019, repetición de las de abril del mismo año. Hay que tener en cuenta además el alto porcentaje de abstención que se produjo ayer, en plena tercera ola de coronavirus.

La candidatura de Vox obtuvo el 10-N en el conjunto de Catalunya 243.640 votos (el 6,29%) y dos escaños, ambos por Barcelona. Entonces no logró superar al PP (287.714 papeletas y dos escaños por Barcelona), pero sí a Ciudadanos (217.935 votos y otros dos escaños por Barcelona).

En Tarragona aquel noviembre ya hubo sorpasso a sus máximos rivales de la derecha. Los 31.124 votos (8,08%) que logró su candidato, Álex de Anta, superaron a los del PP (29.923) y Ciudadanos (22.814).

En las generales de abril de 2019, Vox había obtenido 148.844 votos (3,59%) y un escaño por Barcelona y 20.105 papeletas (4,18%) en Tarragona.

La formación ultra, por tanto, no para de crecer en apoyos en Catalunya: el 3,59% de los catalanes que fueron a votar en abril de 2019; el 6,29% en noviembre de 2019; y el 7,69% ayer. También crece en Tarragona: 4,81%, 8,08% y 9,40% sufragios, respectivamente. En resumen, casi uno de cada diez tarraconses que ayer decidió no quedarse en casa e ir a votar optó por Vox.

En las municipales de mayo de 2019, Vox se presentó solo en Tarragona, Reus, El Vendrell y Salou y sumó 3.576 votos. Los 1.701 votos en la elecciones locales en Tarragona se convirtieron ayer en 5.662. En Reus pasó de 1.180 a 3.346. En Salou de 371 a 1.271. Y en El Vendrell de 324 a 1.265.

El único municipio de toda la demarcación en que ganó Vox fue en La Pobla de Mafumet

En Salou fue ayer la segunda fuerza más votada por detrás del PSC. En Tarragona, Reus y El Vendrell, la cuarta, superada por PSC, Esquerra y Junts per Cat. En el conjunto de la provincia fue cuarta tras ERC (5 diputados), PSC (4) y Junts per Cat (4). Superó a la CUP, Ciudadanos y En Comú Podem (uno cada uno).

El único municipio de toda la provincia en que ganó Vox fue La Pobla de Mafumet, pero por solo un voto ante el PSC (249 frente a 248). En el resto de Catalunya, Vox venció en otra localidad: Vilamalla (Girona), con 102 votos, seguido de Junts per Cat (87).

Según informa Europa Press, Abascal habló ayer de gesta histórica y erigió su formación como la «primera fuerza nacional en Catalunya», pero advirtió que no caerá en la euforia absurda. «Tenemos que reconocer que estos son unos malos resultados para España y, por tanto, son unos malos resultados para Vox, por lo que asumo la responsabilidad ante millones de españoles de recuperar el orden constitucional en Catalunya».

Los nuevos diputados ultras por Tarragona son Isabel Lázaro y Sergio Macián. Lázaro tendrá que dejar ahora su cargo de asesora del partido en la Diputación de Zaragoza. Percibía un sueldo de 30.000 euros brutos. Ahora, contando las 14 pagas anuales y la indemnización que reciben los diputados de fuera de Barcelona, recibirá unos 71.000 euros.

La cúpula del partido se volcó en la campaña de Lázaro. Abascal, presidente del partido, estuvo en Tarragona y Tortosa. Javier Ortega Smith, secretario general de la formación, en Reus, Salou y Valls. El portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, en Calafell y Tarragona. La secretaria general en el Congreso, Macarena Olona, en El Vendrell y Vila-seca. Solo Cambrils y Amposta, entre las diez localidades más pobladas de la demarcación, no contaron con una visita de un líder de Vox.

Indudable éxito de la formación de Abascal. La cuestión ahora es si el resto de partidos se pondrán de acuerdo o no en hacer un cordón sanitario a la ultraderecha para que no convierta el Parlament en una cámara aún más ruidosa y caótica de lo que lo ha sido en estos años de Procés.

Temas

Comentarios

Lea También