Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Tarragona

Jaume Descarrega: 'Deberíamos estar en cada escuela'

Entrevista al presidente reelecto del Col·legi de Psicologia en Tarragona
Whatsapp
Jaume Descarrega en la delegación de Tarragona del Col·legi de Psicologia de Catalunya, de la cual es presidente. Foto: Juli Momdedeu

Jaume Descarrega en la delegación de Tarragona del Col·legi de Psicologia de Catalunya, de la cual es presidente. Foto: Juli Momdedeu

- ¿Por qué cree que volvieron a confiar en su equipo para estar al frente del colegio de psicólogos?

- Teníamos una ventaja: estos cuatro años en los que hemos podido abrir al colegio a otras disciplinas, a las instituciones y al movimiento asociativo; a la ciudadanía, en definitiva.

-Y ahora, ¿cuál es la tarea pendiente?

-Lo primero sería conseguir que los colegiados tengan una participación mucho más activa en todas las actividades para que realmente se sienta nuestra presencia. Somos unos 940 colegiados y tenemos mucho que decir.

-¿Cómo está la situación laboral de los psicólogos?

-La crisis afecta, sobre todo en lo que se refiere a puestos de trabajo de nueva creación... La cosa está mal, como en todos los colectivos. Aun así, gota a gota, vamos recibiendo ofertas de trabajo.

-¿Qué tal estamos de ratio de psicólogos por habitante?

-La ratio está muy por debajo de la de otros países. Por desgracia, por falta de recursos en la sanidad pública, los profesionales sólo pueden hacer seguimiento a las personas cada mes y medio a dos meses y medio, y eso no es lo que debería ser. Quien necesita un seguimiento semanal debería poder tenerlo, no debería ser la excepción, sino la norma.

-¿Esta crisis nos está dejando con peor salud mental?

-En el ámbito público las consultas por ansiedad o depresión que tienen que ver con la repercusión de la crisis, especialmente con la pérdida del trabajo o el miedo a perderlo, van en aumento. Por otra parte, a nivel privado las consultas han bajado a pesar de que hay servicios que se intentan adaptar a las posibilidades del usuario... Si hay un aumento en la pública y una disminución en la privada, implica que hay una necesidad que no está siendo cubierta como debe ser.

-¿Hay nuevos ámbitos en los que se podrían emplear?

-Deberíamos estar en sitios tan importantes como en la atención primaria, donde deberíamos trabajar al lado de las enfermeras y los médicos. Aproximadamente un 30% de las consultas que se realizan en la atención primaria están relacionadas con algún problema de tipo psicológico... Además, hay otros ámbitos menos conocidos, como el de la psicología deportiva, donde podemos ayudar a los deportistas a sacar mucho mayor provecho de sus aptitudes. Luis Enrique fichó un psicólogo, por ejemplo.

-También comenta que deberían estar en las escuelas.

-Los EAP(equipos de asesoramiento psicopedagógico) van por zonas y tienen un número de escuelas que atender. Es un recurso específico, que interviene a demanda del centro y cuando ya hay una problemática, una situación conflictiva. La figura del psicólogo educativo no está contemplada en la escuela, aunque algunas privadas la tienen. Podría trabajar con los alumnos y el profesorado para abordar situaciones que se puedan dar. Pueden implantar planes de prevención en temas tan importantes como la agresividad, las relaciones, los límites... Sería muy importante porque los maestros son los que pueden detectar precozmente situaciones en que es necesaria una intervención, allí debería estar esa figura para darles apoyo.

-Y tal vez evitar casos como el del instituto Joan Fuster...

-Desgraciadamente sólo pensamos en estos temas en casos como este, en el que un chico mató a un profesor. Es necesario que tengamos en cuenta no sólo los aspectos académicos, sino también los emocionales y relacionales.

-Además dice que faltan psicólogos en las oficinas de servicios sociales.

-Sí, en el ámbito de los servicios sociales en los momentos actuales es el que más necesidad tendría de incorporar psicólogos. El trabajador social tiene una formación muy importante, pero, ¿qué hace con una persona que tiene un brote psicótico?, o ¿cómo distingue a alguien que tiene una patología de alguien con mal carácter? Además hay que cuidar al que cuida.

-¿A qué se refiere?

-A que los que trabajan a diario con el malestar psicosocial de otros necesitan tener también personas que les puedan asesorar o, incluso, intervenir. El Ayuntamiento de Salou, por ejemplo, nos pidió que hiciéramos supervisiones a los equipos de servicios sociales. El equipo expresa las dificultades que tiene y el psicólogo, que viene desde fuera, escucha el caso y les ayuda a valorarlo.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También