Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Joan Malet, el cazador de brujas de Flix

Un personaje imprescindible en el imaginario popular de la brujería en Tarragona

Raúl Cosano

Whatsapp

A la profusa persecución de la brujería en el Camp de Tarragona durante la época medieval contribuyó la figura de Joan Malet, un morisco de Flix que cogió fama en la época como cazador de brujas. «Muchos pueblos le llamaban y reclamaban sus servicios para que fuera a identificar a estas mujeres. Eso sucedió en lugares como Alcover, Montblanc, Tarragona o Reus. No había más pruebas que la denuncia de esta persona», cuenta el historiador Pau Castell.

En una carta, que forma parte de la documentación de la tesis, se informaba de que Tarragona y Montblanc le habían hecho venir, a causa de las desgracias que asolaban la zona, «no podiéndose allar remedio a las enfermedades y muertes de mochachos y personas grandes ni por médicos ni medesinas algunas, el qual dixo que dichos males los causavan dichas bruyxas». Según cuenta Castell en su investigación, Malet hizo estragos en el Camp de Tarragona, «llevando a la hoguera y a la horca a decenas de mujeres y evidenciando la vitalidad de la cacería». El destino de Malet se empezó a truncar cuando, después de numerosas ejecuciones en cortes locales, algunos familiares apelaron al tribunal inquisitorial de Barcelona. «En ese momento, envían a un visitador que hace parar todos los procesos y absuelve a todas las mujeres. De hecho, Malet acabará muerto a manos de la Inquisición», relata el autor de la investigación.

El relato de aquel misterioso y siniestro personaje acabó dando pie a unas famosas coblas. Joan Malet pasó a figurar como un personaje imprescindible en el imaginario popular de la brujería en Tarragona.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También