Joan Negriè: «Contagiarse en un teatro sería casi un milagro»

Entrevista. El embajador teatral tiene claro que costará mucho recuperar la confianza del público tarraconense. «La gente puede pensar: Si cierran los teatros será por alguna cosa», dice Negrié

CARLA POMEROL

Whatsapp
Joan Negrié es un referente en el teatro contemporáneo. FOTO: CEDIDA

Joan Negrié es un referente en el teatro contemporáneo. FOTO: CEDIDA

Joan Negrié (Riera de Gaià, 1978) es el director de la Sala Trono y un referente del teatro independiente y contemporáneo en la ciudad. El embajador teatral de Tarragona vive principalmente en los escenarios de Barcelona. Actualmente hace una función en La Villarroel y está ensayando otra en el Teatre Nacional de Catalunya. Después de que el Ayuntamiento de Tarragona decidiera hace unos días cerrar todos los equipamientos culturales de la ciudad, Negrié habla sobre el estado y el futuro del sector teatral en Tarragona.

¿Cómo valora el cierre de teatros solo en la ciudad de Tarragona?

Se trata de una decisión política con la intención de velar por la seguridad y la salud de los ciudadanos. No puedo estar en contra de ello. Pero sí que es cierto que yo no lo hubiera hecho así, de esta manera. Llevamos mucho tiempo demostrando que la cultura es segura. No es solo un hashtag. Un último informe del País aseguraba hace unos días que solo se ha registrado un rebrote en ambientes culturales, lo que demuestra que estamos trabajando bien. Sin lugar a dudas, la medida afectará y mucho a los agentes culturales tarraconenses.

¿Así que en los teatros y en las salas de conciertos la gente no se contagia?

Son cosas distintas. Contagiarse en un teatro sería casi un milagro. Yo estoy haciendo una función en Barcelona, de martes a domingo, y,¡ viendo como se lo toman los acomodadores, no hay ningún peligro. Parecen cazafantasmas tal como van vestidos... Desinfectan toda la sala, la gente sale organizada y por filas y están pendientes de que nadie se quite la mascarilla. Es imposible contagiarse. Otra cosa es que de camino al teatro, en el metro o en el tren, los espectadores se infecten.

¿El colectivo teatral se esperaba la decisión del alcalde Pau Ricomà?

Para nada, nos pilló totalmente por sorpresa, de un día para el otro.

Cierran teatros, pero los cines siguen abiertos.

No lo puedo entender. Si es exactamente lo mismo.

Durante las Festes de Santa Tecla, el consistorio insistía mucho en qué la cultura era segura. ¿Ahora ya no lo es?

La cultura es segura, durante la Santa Tecla y ahora. Sabemos que el alcalde ha tomado la decisión por un bien general, pero ahora nos costará mucho volver a recuperar la confianza de los tarraconenses. Los agentes culturales nos lo tendremos que currar el doble para que la ciudadanía vuelva a pisar un teatro.

¿Por qué?

La gente debe pensar: si cierran los teatros será por alguna cosa. También se deben preguntar: ¿Porqué aquí sí y en Mollerussa, por ejemplo, no? Al final, todos estos temas crean cierta confusión. Los ciudadanos tendemos a pensar qué algo pasa que no nos explican.

¿Cómo afecta al sector este cierre temporal?

En el caso de Tarragona, el colectivo teatral se centra entre el Teatre Tarragona, El Magatzem y la Sala Trono. A nivel artístico e industrial, es una patacada económica tremenda. Pensar que tenemos una estructura a mantener, unos trabajadores a pagar, y un alquiler de material para toda la temporada que no amortizaremos en todo el año y, sin embargo, es un coste fijo, del que no nos podemos librar. Las compañías se están quedando sin trabajo, con contratos firmados.

La Sala Trono tenía programadas dos funciones durante estos días. ¿Cómo se soluciona un imprevisto de estas características?

Recolocaremos las obras. Pero también hemos informado a los espectadores que tienen la opción de recuperar el dinero.

¿Siente que las autoridades intentan criminalizar la cultura?

No, la verdad es que no tengo está sensación.

¿Se imagina que una ciudad como Barcelona adoptase la medida que ha tomado el Ayuntamiento de Tarragona, la de cerrar teatros?

Tal y como están las cosas hoy en día, me resulta totalmente impensable que esto ocurra en Barcelona, centro neurálgico de la cultura catalana. Se hundiría el sector, definitivamente. Es enterrar la cultura del todo, teniendo en cuenta que en la Ciudad Condal concentra la mayor parte de actos culturales. Estoy prácticamente seguro de que si esto ocurriera en Barcelona, se hubiera generado un revuelo social mayor que en Tarragona.

¿Si la situación se alarga, tal como se prevé, qué pasará con el sector? ¿Sobrevivirá a esta crisis?

No lo quiero ni pensar. Una cosa tengo clara: esto no puede alargarse más de quince días. Hace poco tuve una reunión donde lo hablábamos. Trabajamos con el marco mental de que el próximo 31 de octubre, en Tarragona se abrirá la veda y los ciudadanos podrán volver a consumir teatro, por fin.

¿Cómo arrancará la Sala Trono?

Como siempre, con las mismas ganas, ilusión y fuerza que nos caracteriza. Tenemos un equipo maravilloso, que trabaja para que la ciudad de Tarragona tenga teatro contemporáneo de primera calidad.

Temas

Comentarios

Lea También