Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Joan Negrié: "Estamos hartos del teatro clásico"

Es el director del Festival Internacional de Teatre de Tarragona, que se celebra desde el martes 25 hasta el sábado 29 de junio

Javier Díaz

Whatsapp
Joan Negrié, en el exterio de la Sala Trono. FOTO: Alfredo González

Joan Negrié, en el exterio de la Sala Trono. FOTO: Alfredo González

Joan Negrié (La Riera de Gaià, 1978), gestor y programador de la Sala Trono, dirige el Festival Internacional de Teatre de Tarragona- Noves Dramatúrgies (FITT), cuya sexta edición arrancará el martes 25 y se alargará hasta el sábado. El cartel consta de nueve espectáculos, de los cuales 6 están en concurso, repartidos en diversos espacios de la ciudad. 

Será una edición especial dedicada a Xavi Zaragoza, fallecido el pasado mayo.
Así es. Xavi fue jefe de prensa de la Sala Trono hace años y era el marido de Oriol (Grau), que es parte esencial de esta casa.

El FITT ofrece espectáculos fuera del teatro convencional. ¿Cuál es su base?
Estamos hartos del teatro clásico con cuarta pared, como decimos los actores: un teatro donde la gente se sienta en una butaca y hace de agente pasivo para ver una función. En el FITT, el público verá espectáculos que le van a sorprender sí o sí porque no tienen nada que ver con lo que está acostumbrado a ver. Es teatro participativo, itinerante, sorprendente; cada año especificábamos si era música, teatro, danza o circo, pero esta vez no hemos puesto nada porque entendemos que la nueva dramaturgia lo engloba todo.

¿Qué es exactamente la nueva dramaturgia?
Una revisión o una limpieza de cara completa del teatro convencional en el que vas a una sala, los actores salen por la derecha y por la izquierda y tú te  sientas y chao pescao. Aquí puede haber un espectáculo en la calle, en un rincón o en un espacio del Palau Firal i de Congressos donde la gente no está acostumbrada a ver teatro.

¿El público puede formar parte de la obra sin saberlo?
Exactamente.

¿Hablamos de una experiencia sensorial?
Sí. Por ejemplo, la compañía madrileña Grumelot tiene ganas de venir aquí para ver cómo reacciona el público en Tiestes. Ha preparado un espectáculo en la cabecera del circo romano con muy poca luz que será muy sensorial. En función de la reacción de los asistentes, la obra irá hacia un lado u otro.

‘Tiestes’, por cierto, se estrenará a nivel mundial en el FITT.
Amigos de la compañía vendrán desde Madrid para ver el estreno y aprovecharán para pasar tres días de vacaciones aquí y ver otras obras del festival.

¿Qué tipo de público acude a este festival?
El público que es fiel al FITT es fiel a la Sala Trono. Tiene inquietudes y ganas de conocer lo que pasa hoy en día en las artes escénicas. Aparte, hay un público no de la Trono que ha venido a las cinco ediciones anteriores y se ha quedado fascinado con lo que ha visto. Después de 15 años de programación de la Trono sabemos qué público tenemos y qué le gusta a nivel teatral. 

También atrae a espectadores de fuera de Tarragona.
Cada año viene más gente de Barcelona porque la programación que presentamos es muy interesante y hay cosas que no pasan por su ciudad. Las entradas para ver en Barcelona Suite Toc núm 6 (obra inaugural del FITT) se agotaron en Barcelona la primera semana, así que mucha gente se quedó sin verla allí y vendrá aquí.

¿Se trata de un certamen puntero a nivel catalán  y español?
Claro, aunque está feo que yo lo diga. Es un festival que poco a poco va cogiendo su sitio en el panorama teatral contemporáneo. Cada vez tiene más feedbacks positivos de otros festivales.

Empezó siendo bianual y, desde 2017, es anual.
Cuando acababa el festival la gente nos pedía más FITT, así que le damos a la gente lo que quiere. Hablamos con el Ayuntamiento y decidió apostar por el FITT con la condición de que fuese anual, cosa que nosotros ya queríamos, así que se juntaron todos los factores.

¿Cómo preparan el cartel de cada edición?
Viendo muchísimo teatro, viajando mucho y pensando, a la vez, en el público y los espacios potenciales de Tarragona. Por ejemplo, si nos gusta un espectáculo en una fábrica industrial de Birmingham nos imaginamos dónde nos gustaría verla en Tarragona. Es complicado porque hay que conjugar muchos verbos y que converjan muchos factores para que quede bien.

El FITT ha incorporado este año dos nuevos espacios: el Palau Firal y CaixaForum.
Las tres compañías internacionales ofrecerán workshops gratuitos en CaixaForum el día después de su actuación. El festival no es solo exhibición, sino que también es formación.

¿En qué sentido?
Son cursos abiertos a todo el mundo con inquietudes artísticas: programadores, actores profesionales y amateurs... Son clases magistrales de cuatro horas: el miércoles de danza, el jueves de teatro y clown y el viernes de teatro de calle. Unos workshops así en una escuela cuestan mucho dinero.

¿Tarragona es una ciudad de teatro?
Al público de Tarragona le gusta el teatro, lo vemos porque a la Trono viene mucha gente y las programaciones del Metropol y el Teatre Tarragona funcionan. Es una ciudad de teatro, pero falta una apuesta decidida de las administraciones por el teatro.
 

Temas

Comentarios

Lea También