Más de Tarragona

Jordi Fortuny: «En marzo liquidaremos la deuda de la crisis de 2008»

Entrevista al Concejal de Serveis Centrals, primer teniente de alcalde y presidente de la EMT. «La EMT dejará el gasoil en 10 ó 15 años» «El proyecto para financiar vehículos de hidrógeno con los Fondos Next Generation está maduro. Trabajamos para tener una flota casi sin emisiones para 2030»

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Jordi Fortuny, el pasado jueves en el Ayuntamiento de Tarragona antes de la entrevista veraniega con el Diari. FOTO: PERE FERRÉ

Jordi Fortuny, el pasado jueves en el Ayuntamiento de Tarragona antes de la entrevista veraniega con el Diari. FOTO: PERE FERRÉ

Vivimos el segundo verano afectado por la pandemia de la Covid. Los agentes económicos de la ciudad dicen que la situación es mejor que en 2020, pero aún un 25% por debajo de 2019. ¿Cómo afecta esto a las arcas municipales?

La recaudación va bien, en general no es menor de la prevista. Esto no quiere decir que en el caso de la EMT hayamos notado un descenso importante del 25% en el número de pasajeros respecto a los que teníamos en 2019.

¿Qué implica esta bajada del 25% para las cuentas de la Empresa Municipal de Transports (EMT)?

No lo sabemos aún con exactitud, pero la afectación es mucho menor a la de 2020 cuando tuvimos que poner dos millones de euros adicionales. Este año la cifra no llegará al millón, pero debemos acabar de verlo porque tendremos una contabilidad única con Aparcaments.

¿El registro mercantil ha aceptado la fusión entre EMT y AMT? El secretario expresó sus dudas en el pleno municipal de junio al no haber acuerdo sobre el consejo de administración.

Si, nos la ha aceptado. La fusión ya está registrada y, por ello, en breve ya será efectiva.

¿El consejo de administración será el de la EMT como ustedes proponían y no aceptaban los partidos de la oposición?

Sí. La empresa ya trabaja como una sola firma y con esta dirección.

¿Cambiarán el nombre de la compañía tras la fusión?

EMT también puede ser Empresa de Mobilitat de Tarragona... Lo estamos analizando. Ya lo decidirá el consejo, así como su imagen. De momento, ya tenemos una gerencia unificada.

¿El gerente cobra 20.000 euros más que su antecesor?

No es así, es falso. El antecesor cobraba su sueldo en la EMT y, como se hizo cargo de la AMT, tenía un complemento sobre el sueldo. Ahora hemos unificado las plazas y actualizado las remuneraciones. Piense que antes había un gerente para la EMT y otro para la AMT. Y ahora solo habrá uno.

¿Reducirán la plantilla?

No, al contrario. Necesitamos más personal. La fusión permitirá a los trabajadores estar ahora en una empresa con más posibilidades.

¿Qué es lo primero que harán?

Tenemos previsto el cambio de la tecnología. Se renovarán las barreras y se publicitarán con carteles informativos las plazas disponibles en cada aparcamiento.

¿La nueva EMT podría gestionar el servicio de los patinetes eléctricos?

Ya se verá. Los técnicos lo estudiarán.

¿Cree que se podrán recuperar las cifras precovid tanto en el transporte en bus como en los parkings y aparcamientos soterrados?

Deberá verse, hay mucha incertidumbre de cara al futuro sobre si podremos llegar a los 11 millones de pasajeros. Hemos notado que ha habido un cambio de hábitos. Tenemos un turismo que se ha recuperado pero que ha disminuido respecto a 2019, y el teletrabajo y la educación combinada han reducido la movilidad obligada. También hay personas que aún tienen muchas dudas con el transporte público por el miedo a los contagios.

Fortuny presidirá la empresa resultante de la fusión entre la EMT y Aparcaments Municipals. Foto: Pere Ferré

Recientemente han impulsado un sondeo de mercado para adquirir buses de hidrógeno. ¿Por qué?

Consultamos al mercado para elaborar la licitación, seguir con la transformación de la flota y pasar, de esta forma, del gasoil al hidrógeno, a los híbridos o a los eléctricos. Debemos hacer esta prospección para ver lo que existe. Buscamos unos buses de tecnología nueva, que necesitan un mantenimiento diferente al del gasoil y que requieren suministro de hidrógeno. Queremos un pack.

¿Cuándo los tendrán?

La licitación queremos sacarla en otoño y tener los buses en 2022.

¿Qué inversión realizarán?

De inversión, cero. Debemos estudiar el gasto. Será el que nos convenga según el servicio que nos ofrezcan. Calculamos que el precio de cada bus de hidrógeno oscila entre los 600.000 y los 800.000 euros, cuando los de gasoil cuestan unos 225.000. Pero fíjese que no hablamos de comprar, sino de incorporar buses.

¿Serán de renting?

Sí, pagaremos por un contrato en el que nos darán el servicio, el hidrógeno y el mantenimiento.

¿Cuándo prevén eliminar el gasoil de la flota de buses?

Aún pasarán del orden de 10 ó 15 años. Debemos ver cómo evoluciona el mercado, pero esperamos que en 2030 casi toda la flota sea de cero emisiones.

¿Por qué de hidrógeno y no eléctricos?

En estos momentos nos da más garantías, fiabilidad y operatividad que un eléctrico, pero esto puede cambiar.

¿Todo este plan de transformación sostenible se hará con fondos propios o acudirán a los ‘Next Generation’?

Acudiremos a los Next Generation, sí. El proyecto está maduro, y esto es muy importante para lograr la ayuda. Por esto hacemos el sondeo, para diseñar un proyecto ajustado a la realidad.

¿Municipalizarán al 100% Ematsa?

Ematsa ya es municipal, el control de la empresa es del Ayuntamiento. Marcamos la tarifas, las políticas de la empresa... Tenemos poder y la mayoría para gestionar la compañía. Es una empresa que hasta 2033 tiene esta configuración pública del 51%. Piense que en 1983 había una mayoría del socio privado. Se ha ido adquiriendo hasta tener el 51%.

¿Contemplan ampliar este porcentaje?

No. Esto implicaría un gasto sin incrementar el control.

El interventor ha alertado de gastos inapropiados en las compañías públicas. ¿Actuarán al respecto?

Todo lo que pasó en el pasado o bien está en la categoría del delito o es feo. Debe distinguirse. Lo que es delito y no ha prescrito se ha llevado a Fiscalía. Y lo que es feo se ha puesto en evidencia, como ir a según qué restaurantes. Nuestra transparencia es total.

¿Crearán una empresa de energía?

No, pero sí que alguna de las empresas que tenemos puede tener una actividad adicional de asesoramiento. No podemos improvisar sobre esto como ha hecho alguna gran capital, que lo primero que aprobó fue poner a un gerente con un sueldo de 200.000 euros pese a tener unas pérdidas millonarias.

¿Habilitarán un Servei Municipal d‘Energia?

Sí, será una oficina de apoyo. Deberá explicar qué es lo que se puede hacer y qué no, así como las posibles subvenciones, la tecnología a aplicar, la burocracia a seguir... Todo esto debemos canalizarlo mediante alguna empresa municipal.

¿Cuál será?

Debe tener alguna actividad próxima al servicio, como puede ser Smhausa, Desenvolupament Econòmic, la EMT... Esperamos que al final de este mandato ya podamos ver la semilla de todo esto, ya que estos días vemos que hace mucha falta. Lo que no haremos será vender energía a corto plazo. Puede haber alguna colaboración con cooperativas energéticas, pero no es fácil.

Han paralizado hasta 2023 la retirada de los contenedores soterrados. Falta dos millones de euros. ¿Han sido un desastre?

No han sido eficientes. Cuando se colocaron se hizo en dos fases y con tecnologías diferentes para estirarlos, con el añadido de que estaban los dos tipos de contenedores juntos, lo que ha supuesto una barbaridad en gasoil de los camiones y horas de los trabajadores. Hace poco se retiraron los de la primera fase, y quedan las 119 islas de la segunda. Nos falta comprar los nuevos contenedores en superficie. Y cada isla son 15.000 euros. Además, también deberemos adquirir un par de camiones para poder dar el servicio, pero lo retrasamos hasta la nueva contrata.

El contrato finaliza en mayo de 2023. ¿Llegarán a tiempo para no tener que prorrogarlo?

Trabajamos para que así sea.

¿Licitarán la limpieza y la recogida conjuntamente, o lo separarán?

Lo estamos estudiando. Como muy tarde, a principios de 2022 empezaremos a licitar servicios.

Reus ha anunciado que ha rebajado un 70% su deuda en ocho años. ¿Cómo está Tarragona?

La deuda viva tiene diversas variables. Está en función de los ingresos; si estos aumentan, baja la deuda viva; y también está en función de lo que se pueda ir amortizando.

Actualmente están a un índice del 97%, por debajo del 110% que supone el límite legal pero aún lejos del 75% que sería deseable para tener total autonomía.

La hoja de ruta es bajar del 75% en el año 2026, pero no descarto llegar antes.

¿Esto permitiría no tener que pedir el ‘OK’ del Institut Català de Finances (ICF) para concertar créditos?

Sí. Creemos que es muy asumible lograrlo en cinco años porque no nos genera ninguna tensión presupuestaria.

También están condicionados por el plan de ajuste estatal desde 2012.

Tras una década, de este espero poder salir a principios de 2022. Nos faltan cinco millones, después de amortizar este año 7,2 con el remanente.

¿Amortizarán el crédito estatal con el remanente de 2021?

Sí. No tenemos aún los números del cierre económico del primer semestre, pero de cara al presupuesto de 2022 todo parece indicar que, como este año, podremos volver a contar con todo el sobrante que generemos. Sin el coronavirus quizás ya estaríamos fuera de la deuda de la crisis económica de 2008, pero la liquidaremos en marzo.

Temas

Comentarios

Lea También