Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona ENTREVISTA

Jordi Fortuny: "Había una absoluta dejadez en la recaudación de impuestos en Tarragona"

Jordi Fortuny Guinart (Tarragona, 1963) es licenciado en Ciències Químiques y trabajó en el sector. También ha sido profesor de Física y Química, ejerciendo en la actualidad como inspector del Departament d’Educació.

Octavi Saumell

Whatsapp
Jordi Fortuny, en su despacho de la Plaça de la Font. FOTO: Pere Ferré

Jordi Fortuny, en su despacho de la Plaça de la Font. FOTO: Pere Ferré

Llevan casi cien días en el gobierno municipal. ¿En qué situación económica se encuentra el Ayuntamiento?
Está en un equilibrio inestable. Los gastos y los ingresos son muy justos. Estamos trabajando intensamente para poder acabar el año en positivo, ya que no hacerlo significaría no tener acceso al crédito ni poder realizar inversiones.

¿Es preocupante una situación de «equilibrio inestable»?
El año pasado se cerró con un saldo positivo de 400.000 euros, lo que en un Ayuntamiento como éste –con unos 2.000 trabajadores entre directos e indirectos– significa que estamos cerca de acabar con un euro en negativo, lo que sería nefasto.

¿Cuál sería el saldo positivo ideal?
Debería ser entre el 5 y el 10% del total de los ingresos, lo que serían unos cinco millones de euros, que nos servirían para inversiones y reducir la deuda.

¿Lo ve posible para 2020 con la situación que han heredado?
Deberemos potenciar los ingresos, ya que el capítulo de personal deberá crecer un 3,3% por ley. Esto implicará un aumento de 1,8 millones en masa salarial, además de algún retoque de plantilla que pueda haber.

¿Cómo aumentarán ingresos?
Tenemos recorrido. Por ello apostamos por incrementar los inspectores fiscales, de los contratos, de la basura... Debemos ir a buscar el dinero allí donde se genera. Hasta ahora había una absoluta dejadez en este aspecto.

¿Tendrán los inspectores fiscales antes del 31 de diciembre?
Estamos en ello. La tramitación es lenta, pero así lo esperamos. Estamos reclamando inspectores fiscales de Hacienda. Queremos a lo mejor de la Agencia Tributaria, que sean especialistas en el IBI, el IAE... No estamos hablando de un nivel para hacer un check list, sino de niveles altos porque las grandes empresas tienen ejércitos de abogados detrás.

¿Cuántos especialistas contratarán?
Hablamos de poca gente, pero muy especializada. Queremos a tres o cuatro especialistas, con sus ayudantes. También habrá gente de la casa.

La deuda municipal está a un ratio del 98%. ¿Es mucho?
De hecho, estamos en el 103%, ya que en 2018 hubo unos ingresos extraordinarios por los Juegos, pero esto ahora ya no se dará más. Es cierto que estamos por debajo del límite legal del 110%, pero esto es así porque estamos en un plan de ajuste económico. Debemos seguir bajando hasta estar por debajo del 75%, que es cuando dejaremos de tener tutela de la Generalitat.

¿Cómo se puede bajar de un 103% de deuda al 75%?
Con más ingresos, sin aumentar la presión fiscal.

¿Congelarán los impuestos para 2020?
Los actualizaremos desde la vertiente de que las tasas deben rehacerse, pero esto implica un estudio previo de seis meses.

Para 2020 ya no llegan...
No, imposible. Habrá alguna variación a nivel social, pero aún lo estamos negociando con los grupos políticos.

En todo caso, ¿el objetivo para 2021 es tener unas ordenanzas más progresivas?
Evidentemente. Y también que estén en función de su actividad y del impacto que tengan.

¿Grabarán más la sostenibilidad?
Exacto. Pasaremos de tratar a todo el mundo por igual a hacerlo en función de sus impactos.

¿Es posible definir tasas e impuestos según la renta?
El IBI, por ejemplo, no tiene crisis porque graba al propietario. No podemos inventarnos más bonificaciones de las que hay. Pero en las tasas sí que podemos actuar de una forma más social.

¿Se refiere a la basura?
Sí, y también del agua y a muchas otras cosas, pero para 2020 será difícil. Esto sí, aumentaremos el fondo social de Ematsa.

Pese a ello, el 90% de los ciudadanos paga al día.
Sí, el ciudadano paga. Pero el problema es cuando no se va a cobrar porque no se han detectado los elementos que no estaban contabilizados. Hay trabajo que no se ha hecho.

¿Cree que se ha hecho la vista gorda con los que no pagan?
Ya no sé que pensar. Realmente me parece que no se ha priorizado el tema de ingresar justamente. Me cuesta clasificarlo.

¿Mal piense y acertará?
Me cuesta calificar si ha sido por desidia; por no saber hacerlo mejor; o por mirar hacia otro lado. En todos los casos los motivos me parecen graves, pero esto ya se ha acabado. Ahora ponemos orden como se demuestra con las terrazas.

¿El Ayuntamiento es un caos?
Ahora se aguantan las piezas como se puede, pero si no se pone orden podemos fer llenya.

¿Qué es lo prioritario a ordenar?
Sobre todo, Recursos Humans. Debe hacerse una evaluación de los puestos de trabajo de la casa. En algunos departamentos hay desorganización y falta de efectivos. En áreas como Llicències, que generan ingresos, falta musculatura.

¿Dónde se incrementará personal?
En los departamentos que nos generan recursos, como Inspecció Fiscal o Llicències. Necesitamos gasolina para que el motor arranque.

¿Cómo está el expediente por las ocho infracciones «muy graves» detectadas a FCC?
Está en trámite. Creo que entre todas suman unos 250.000 euros, pero en algunos casos faltan las alegaciones aún.

Según los últimos sondeos, la ciudadanía cree que la ciudad está sucia.
Una cosa es la realidad y otra la percepción. De nada nos servirá que esté limpia si la percepción es que no lo está. Es cierto que los circuitos turísticos están bien, pero hay otros rincones donde debemos trabajar mucho más.

¿Los tarraconenses son más sucios que el resto?
Trabajaremos la educación. Haremos campañas contantes. Y multaremos a los incívicos.

¿Endurecerán las sanciones?
Lo estamos pensando. No es tanto la cantidad como el hecho de que efectivamente se sancione. No se trata de recaudar, sino de educar.

¿Les hicieron una huelga encubierta en el inicio de mandato?
No me consta. Este verano ha habido un incremento de muebles muy bestia. Imagino que fue en junio debido a la paga doble... (ríe).

En abril de 2023 acaba la concesión. ¿Estudiarán recuperar la gestión directa?
Tenemos claro que la nueva contrata será por lotes, y no descartamos que alguno puede que se internalice subrogando a los trabajadores.

¿Una misma empresa no llevará la recogida de la basura y la limpieza de la vía pública como hasta ahora?
En breve empezaremos a dibujar cómo lo haremos. Podríamos separar los lotes por tareas o por zonas, como por ejemplo dividir la recogida o la limpieza entre Ponent y Llevant. Lo estudiaremos, pero está claro que no repetiremos otro megacontrato.

¿Hay demasiados servicios públicos externalizados a empresas privadas?
Hay más de los que querríamos.

¿Podrían recuperar alguno?
Nos gustaría recuperar los servicios de los teatros.

¿La grúa también?
Sí, asociado con alguna empresa. La linea es internalizar todo lo que sea factible.

Ematsa es una compañía mixta. ¿Seguirá siendo así o se municipalizará?
Ematsa debe ser mixta hasta 2033 porque se creó en 1983 por cincuenta años. De todas formas, es una gran empresa, con una potencia de servicio importante. Es una de nuestras joyas de la corona.

Endesa les pide que abonen el 50% de la deuda de los consumidores vulnerables. ¿Es un chantaje?
Sí, en toda regla. No podemos caer en esta forma de hacer.

Todos los indicadores auguran una nueva recesión económica. Estos problemas podrían acentuarse...
Estaremos preparados para hacer frente a todo lo que venga. Pero para esto debemos poner orden desde ya en los ingresos, en el análisis de los gastos y en la organización de personal.

Los empresarios se quejan de la lentitud administrativa para obtener licencias.
Claro, es como el que no paga porque no se le va a cobrar. Nos falta rodaje, protocolos y mejorar el sistema. Debemos actualizar todo el sistema informático.

¿Aprobarán las cuentas para 2020? Dependen de los votos favorales de la CUP.
Soy optimista, porque todo será muy razonable y participado. No descarto a nadie.

¿Ni a PSC, PP y Cs?
No. Hablaremos con ellos, pero también podrían abstenerse... No descarto la buena voluntad por tirar Tarragona hacia adelante por parte de todo el mundo.

¿En qué se diferenciarán los suyos de los del anterior gobierno?
Intentaremos concretar al máximo las partidas para evitar los modificativos de crédito. Tendremos más certezas.

Pero menos flexibilidad.
No haremos como en el pasado, cuando decían que incrementaban Serveis Socials y, después, sobraba más de un millón de euros que no los ejecutaban.

¿Serán unas cuentas más realistas?
Exacto. El presupuesto debe ejecutarse en el máximo porcentaje posible.

¿Qué prioridades tendrán las cuentas?
Educació, Serveis Socials y el micro urbanismo, olvidando las obras faraónicas y apostar por actuaciones necesarias. También muscularemos la casa para dar un mejor servicio.

En Educació han subrogado a los trabajadores de las Llars d’Infants. ¿Presionarán a la Generalitat para que las financie como antes de la crisis?
Sí, y a la Diputació también. El servicio debe ser de calidad. No recortaremos aquí. De hecho, hemos incrementado la plantilla.

¿El Ayuntamiento seguirá financiando el deporte profesional?
Debemos dar servicio al deporte base, al educativo y al que da cohesión en todos los barrios. La gestión del Patronat va en esta linea. La política de subvenciones es revisable.

¿Habrá dinero para gestionar el Palau d’Esports?
Debemos analizar el coste de mantenimiento de esta instalación.

¿La Iglesia debe pagar IBI?
Sí, en los locales donde hace actividades civiles y no religiosas.

¿Y las fundaciones?
Están exentas, pero debemos vigilar que no nos pasen bou per bèstia grossa. Debe pagarse por actividad.

Temas

Comentarios

Lea También