Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Jordi Miró: «El dolor crónico existe en niños y jóvenes»

Catedrático de la URV, coordina el equipo humano que investiga desde el Hospital Sant Joan de Reus

Gloria Aznar

Whatsapp
El doctor Jordi Miró.

El doctor Jordi Miró.

El dolor crónico se asocia a la tercera edad…
Que se asocie a la tercera edad no es extraño porque durante mucho tiempo se pensó que los niños no experimentaban dolor hasta etapas avanzadas del desarrollo. Tanto es así que hasta finales de los 80, las intervenciones quirúrgicas a menores de dos años se hacían sin anestesia en muchos lugares del mundo. Pero la población infantojuvenil tiene problemas de dolor crónico y esto es muy desconocido.

¿Cuándo se considera que el dolor es crónico?
Cuando va más allá de los tres meses y no se resuelve satisfactoriamente con los tratamientos médicos habituales.  

¿Dura para siempre?
Sabemos que cuando el dolor se ha cronificado es muy difícil que desaparezca, por lo que es muy importante intervenir cuanto antes. Es posible que el dolor llegue a desaparecer, pero no es lo habitual. No obstante, existen tratamientos que ayudan a mejorar la calidad de vida.

¿A dónde puede dirigirse una familia con este problema?
Sugeriría plantearlo al especialista. Además, en nuestro entorno existe un programa gratuito de tratamiento  que funciona desde 2007 en el Hospital Universitario Sant Joan de Reus. Este es un programa de investigación que se concretó gracias a una ayuda de la Fundació de La Marató de TV3 que en aquel año se dedicó al dolor crónico. Este programa de investigación se ha mantenido en el tiempo gracias a las ayudas que nos han concedido entidades como la Fundación Grünenthal y la Obra Social de Caixabank. Aunque lo mejor será que se pongan en contacto directamente con nosotros  (algos.dolor@urv.cat), con la cátedra de Dolor infantil de la URV (977558658). Nosotros ayudamos a que aprendan a afrontar de forma más adecuada sus problemas. Y los datos que tenemos nos dicen que funciona bien.

No estamos hablando de un problema sólo físico.
El dolor es una experiencia muy compleja que resulta de la interacción de diferentes factores, físicos, cognitivos, emocionales, contextuales. Llega a afectar a todas las áreas de la vida y si se cronifica los problemas empeoran.   Por ejemplo, algunos de estos niños tienen problemas para dormir bien y se sienten deprimidos, también es frecuente observar que tienen problemas para relacionarse con los compañeros, pues a los demás les puede costar entender que se tienen que saltar las clases de gimnasia o que no hacen el examen cuando toca y pueden verlo como un trato de favor…

¿Podemos hablar de cifras?
Los estudios epidemiológicos que se han realizado señalan que entre el 20 y el 30% de la población infantojuvenil tiene problemas de dolor crónico. Según el único estudio que se ha realizado en España en población general, en nuestro entorno llega al 37% entre niños y jóvenes de 8 a 16 años.

¿Qué herramientas proporcionan ustedes?
Además del tratamiento presencial que se ofrece en Reus, hemos desarrollado aplicaciones móviles para facilitar la evaluación del dolor y su tratamiento a distancia ya que no existen suficientes profesionales formados para atender las necesidades de estos jóvenes. Ahora tenemos dos aplicaciones, Painometer y Fibroline, que han recibido el reconocimiento de las sociedades científicas y profesionales; las únicas que tienen un certificado de calidad de las disponibles en español. Actualmente, desde la Cátedra de Dolor Infantil de la URV estamos desarrollando otras. Por ejemplo, para ayudar a los maestros que tienen jóvenes con dolor crónico en sus aulas. También para ayudar a los jóvenes supervivientes de cáncer.

¿La sociedad es consciente?
La sociedad tiene que ser consciente de que los niños experimentan dolor. Pero aún más importante es saber que existen alternativas para hacerle frente. Y que aquí, muy cerca de sus casas, tienen un programa experimental de tratamiento que ha demostrado su eficacia y que lo tendrían que poder utilizar cuando lo necesiten, porque además es gratuito.

Una trayectoria al servicio del paciente
Jordi Miró es Doctor en Psicología, Catedrático de Psicología de la Salud de la URV e investigador distinguido ICREA-Academia. Es Director de la Unidad para el estudio y Tratamiento del Dolor de la URV y dirige la Cátedra de Dolor Infantil URV - Fundación Grünenthal (http://www.dolor-infantil.catedra.urv.cat). Entre los proyectos actuales del equipo que coordina, están concretando un nuevo estudio epidemiológico que debe ayudar a identificar a los jóvenes en situación de riesgo de desarrollar problemas crónicos de dolor. Y buscan cómo prevenir la discapacidad asociada al dolor. El lema del equipo,  ‘Investigar, compartir, mejorar’ resume todo a lo que se dedican.

Temas

Comentarios

Lea También