Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona ENTREVISTA

Jordi Tresserras: «Falta más inversión en personal en el patrimonio de Tarraco»

Este experto ha inspeccionado el conjunto monumental de Tarraco a raíz de la denuncia de un ciudadano por las actuaciones en el Teatre Roma y la grada del Circ, en la Plaça dels Sedassos

Núria Riu

Whatsapp
Jordi Tresserras, en el Seminari de Tarragona.  FOTO: Pere Ferré/DT

Jordi Tresserras, en el Seminari de Tarragona. FOTO: Pere Ferré/DT

Como miembro del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), Jordi Tresserras inspeccionaba a principios de esta semana los monumentos Patrimonio de la Humanidad de Tarraco. Se trata del primer «examen» de estas características desde que el conjunto monumental romano fue reconocido por este organismo internacional, hace 19 años.

¿Por qué se hizo esta inspección?
Fue una visita exploratoria a partir de una denuncia al centro de Patrimonio Mundial de la Unesco en París, que nos llegó también a Icomos. El procedimiento cuando nos llega cualquier denuncia es contactar con el Ministerio de Cultura y Deporte que, por su parte, en este caso se informó a la Direcció General de Patrimoni y desde la Generalitat, al Ayuntamiento. Cuando vemos que se trata de una queja bien fundamentada, se hace una valoración in situ de los puntos de la denuncia y después se solicita una reunión con las entidades responsables. 

La queja hacía referencia a las intervenciones en el Teatre Romà y las gradas del Circ en la Plaça Sedassos.
Sí. La persona que presentó la denuncia cree que deberían retirarse las estructuras. No nos entrometeremos sobre si son bonitas o no. Pero, en el primero de los casos, se aportó bastante documentación relacionada con la presencia de palomas y sobre el estado de corrosión de la estructura de hierro, que genera una mancha que está afectando a las piedras. En cambio, en el caso de Sedassos hay unas gradas de madera que generan confusión. Llevan desde junio del año pasado allí y aún no sabemos muy bien el uso que se hará del espacio.

Es una intervención que ha generado mucha polémica. ¿Cree que debería desmontarse?
Ahora mismo, tal y como está, genera problemas de interpretación. La gente se piensa que las gradas del Circ eran de madera. De hecho, así lo constaté un día que estaba con un grupo de alumnos de la universidad y había unos turistas que lo estaban comentando entre ellos. Incluso la guía les dijo que sí, lo que hizo que tuviera que intervenir.  

¿Recomendaría deshacer el proyecto?
Cualquier intervención sobre el patrimonio no puede ser agresiva. En este caso, en Sedassos se justificó que se había hecho para crear un nuevo uso y que se harían actividades. El tema es que sigue cerrado. Nos entrevistamos con los vecinos, ya que temían que se convirtiera en una zona de botellón. Pueden buscarse soluciones para las noches y que tanto la ciudadanía como los visitantes puedan disfrutarlo, pero es que no se ha hecho nada. Por ello, una de las cuestiones que vamos a preguntar es sobre el uso. El Teatre tan solo abre una hora a la semana, los domingos, para una visita guiada, mientras que Sedassos sigue cerrado.

¿Qué otras cosas detectó?
Hay una falta de mantenimiento en muchos espacios y hay temas también relacionados con la conservación preventiva. No sé, los cables que hay en la zona de la Capçalera del Circ o los solares, también en esta zona, que son de propietarios privados y que se han convertido en vertederos. Además, está la falta de personal, ya que la plantilla actual no es suficiente para tener todos los recintos abiertos. Es un tema de responsabilidad. La gente cada vez se lo cree más. Turisme se lo cree, pero desde Patrimoni no se sigue al mismo ritmo.

¿Y ahora, qué?
A mediados de junio haremos una segunda misión, aunque tengo previsto que el informe lo acabaré esta semana y ya lo haré llegar al Ayuntamiento y a la Generalitat para que lo tengan. Sin embargo, esperaremos hasta junio para la segunda visita, a la espera de que hayan pasado las elecciones y ya esté ejerciendo sus funciones la persona responsable de cara a los próximos cuatro años. La idea es que puedan buscarse soluciones. Los informes siempre son constructivos, aportando cosas a mejorar para no entrar en la lista de patrimonio en peligro.

¿Hay riesgo de que pueda perderse este sello de Patrimonio de la Humanidad?
No, Tarragona no entrará en la lista de patrimonio en peligro, pero sí que es un toque de atención. Deben hacerse cosas para mejorar. No sé, vemos por ejemplo que en el Amfiteatre como mínimo se ha puesto un sistema de protección y se han tomado las medidas más urgentes. Hay un largo recorrido sobre todo en lo que se refiere a la conservación preventiva. También falta la creación de un ente gestor del patrimonio mundial, una especie de consorcio, que debería haberse constituido en el año 2000.

Hablaba también de la falta de una visión general.
Es que no hay ninguna parte en la que te expliquen el porqué Tarragona es patrimonio mundial. La maqueta es lo más similar, pero en ninguna parte te dicen el porqué la Unesco le otorgó este reconocimiento o el porqué Tarraco fue la primera ciudad de estas características fuera de Italia.  

¿Cree que es fruto de la falta de recursos de la administración?
Falta de inversión no ha habido. Las intervenciones del Teatre Romà y Sedassos suman dos millones de euros. En cambio, sí que veo una falta de inversión en mantenimiento y personal. Se están haciendo cosas, como las obras de reforma del MNAT. En cambio, la propuesta del parque arqueológico de la Part Baixa está en stand by. Se hacen anuncios que después se esfuman. Y uno de los temas pendientes de forma permanente es que hace falta explicar mucho mejor la ciudad. No hay ninguna herramienta que recoja toda la información.  

¿En qué se ha avanzado en estos 19 años?
Se han hecho muchas cosas pero no al ritmo que hubiera sido necesario. Falta coordinación. Abertis tiene un espacio de interpretación sobre la cantera del Mèdol, pero para acceder hay que solicitar la llave porque está cerrado. No sé, hay muchas propuestas pero no están articuladas.

¿La suya fue una visita más de las que hacen los expertos de la Unesco para comprobar el estado del patrimonio?
No, el informe periódico de revisión se hizo en octubre de 2014. La visita de esta semana era fruto de una denuncia.

Temas

Comentarios

Lea También