Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona ENTREVISTA

Josep Fèlix Ballesteros (PSC): «He aprendido un poco a delegar»

La propuesta de gestión del alcaldable del PSC: «Crear una estructura de trabajo municipal más eficiente e informatizada»

Xavier Fernández José

Whatsapp
Josep Fèlix Ballesteros (PSC), en el Diari. Foto: Pere Ferré

Josep Fèlix Ballesteros (PSC), en el Diari. Foto: Pere Ferré

¿Por qué quiere renovar su empleo como alcalde?
Porque me insistió mucha gente. 

¿Cómo podemos creer que desarrollará su trabajo con ganas de verdad si opta ‘obligado’, porque «me lo han pedido»?
Si no me hubiese visto con capacidad, no hubiese optado ni aunque me lo pidiera el Papa, y ya sabe usted que quiero mucho al Santo Padre. Me siento joven.

Usted tiene once competidores por su empleo. ¿Por qué deberíamos renovarle a usted y no fichar a uno de ellos o ellas?
Primero por mi experiencia. Ningún otro tiene tanta como yo. Segundo, porque en este empleo es muy importante la proximidad. Y ese es uno de mis valores. Y tercero, por mi optimismo, que no es un optimismo naïf, sino que me anima a levantarme cada día y hacer lo que no pude hacer ayer.

Habla de experiencia. Lleva usted doce años de alcalde y 36 años en política. Corre usted el peligro de acomodarse en su empleo, de apoltronarse.

No, porque cada mandato es diferente. Los primeros cuatros años fueron de micropolítica, como arreglar calles, y de políticas sociales. En los siguientes cuatro años me propuse salir de la crisis con inversiones públicas. Lo conseguimos. Y en este tercer mandato, acabar las transformaciones que teníamos en marcha: Jocs Mediterranis, el Mercat Central, la Rambla de Campclar...

Usted ha cometido errores de gestión. ¿Por qué deberíamos prolongar su contrato?
Porque he demostrado con obras concretas que eran muy complicadas, como el Mercat, la Escola Oficial d’Idiomes, el Teatre Tarragona, que somos capaces de hacerlas en el tiempo que toca y sin pasarnos del presupuesto.

¿Por qué deberíamos confiar en que usted mejorará su gestión de estos doce años?
Porque soy capaz de reconocer mis errores y solucionarlos.

¿Su principal acierto?
No tener un ‘no’ como respuesta de entrada a la gente.

Me refería a una cosa concreta, más allá de esa actitud.
Instalar el carillón en el Mercat. Mucha gente lo criticaba y ahora muchos abuelos van a verlo con sus nietos. Otro acierto es haberme encabezonado, junto con el anterior presidente del Port, en construir por fin la pasarela que conecta la Rambla con el mar.

¿Su principal fracaso?
No haber conseguido que la Administración municipal sea suficientemente eficiente, ágil y diligente. Es un fracaso.

Es usted el responsable. ¿Cómo piensa solucionarlo?
Soy el responsable, sí. No derivo la culpa a los funcionarios. Haremos una reforma en profundidad en Recursos Humanos para crear una estructura de trabajo más eficiente, más informatizada y con más capacidad de hacer cosas simultáneamente.

¿Cuál es el proyecto concreto más reciente en que ha tenido que coordinar un equipo?
El Mercat Central, con los intereses de los paradistas, las miradas de desconfianza de los marchantes (los paradistas del mercadillo ambulante), la alta expectativa del tejido comercial del entorno, la mediana superficie que se iba a instalar dentro, las instrucciones de los técnicos, el operador del propio Mercat, el Ministerio que se ofreció a pagar la urbanización de la Plaça Corsini...

Explique el cambio laboral más reciente al que se ha tenido que adaptar. 
Combinar las necesidades derivadas de una enfermedad en mi familia con el trabajo de la alcaldía sin reducir la dedicación. Eso ha implicado que muchos días durmiera solo entre 4 y 6 horas.

¿Cómo ha aplicado la cultura de la innovación en su trabajo?
La innovación es como pedalear. Si dejas de pedalear, te caes. La innovación no es un desiderátum o un objetivo más. Es como el aire que respiramos. 

De acuerdo, pero concrete.
Fui de los primeros alcaldes en sumarme con el rector de la URV Francesc Xavier Grau a la Regió del Coneixement. Es una apuesta clara por la investigación, la innovación y el I+D.

Insisto, ¿una aplicación práctica de la innovación?
Pido a mis colaboradores que siempre vengan con tres posibles soluciones a un problema, nunca con una sola. Esto les obliga a no dar la respuesta más fácil, de inercia, y genera innovación.

¿Qué mejora concreta ha aplicado en su trabajo?
No tener ordenador de sobremesa sino una tablet pequeña que me permita conectarme desde casa, el tren o donde sea.

¿Qué reto ha asumido?
Colocar a los Xiquets de Tarragona en el Pati del Pou del ayuntamiento. Tuvimos que trasladar la Oficina de Projectes. Priorizamos a la gente que lleva la marca Tarragona por todo el mundo.

¿Y un riesgo?
Instalar la pasarela del Miracle. Se quejó mucha gente. Decidí asumir la responsabilidad y tirar adelante. Nos ha salido bien. Fue difícil, meses de darle la vuelta. 

¿Cómo ha logrado mejorar la eficacia de un equipo de trabajo?
Me lo sugirió Pau Pérez: tener un gerente que coordinase todas las empresas municipales por encima del gerente de cada una de ellas

¿Prefiere trabajar solo o en equipo?
En equipo, pero habiendo tomado antes decisiones en solitario para luego contrastarlas. He aprendido a delegar un poco.

Diga una situación en la que haya tenido que improvisar.
(Reflexiona durante 15 segundos). Tuve que improvisar un discurso entero ante el Rey Felipe VI durante una visita suya a Tarragona porque se habían equivocado al darme el discurso que tenía que leer. Aquel día sudé la camiseta y todo lo que llevaba dentro. Fue en el Teatre Tarragona. Aún sudo hoy al recordarlo. Tenía que ir bajando la mirada, como si leyese, para que nadie viera que el discurso estaba equivocado.

Entrevistas de trabajo a los candidatos de TGN: ¿Les contratamos?

Un psicopedagogo que lleva 36 años en política, doce de ellos como alcalde. Tres abogados con despacho en marcha. Un exdirector bancario. Una ambientóloga. Y una investigadora en Sociología. Son las siete personas, cuyos partidos ya tienen representación en el Ayuntamiento de Tarragona, que optan a ser alcaldes o alcaldesas, es decir, a gestionar un presupuesto de 174 millones de euros.

Temas

Comentarios

Lea También