Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona ENTREVISTA

Josep Maria Estela: "Habrá más mossos para patrullar por la Part Alta de Tarragona"

El comisario de los Mossos d’Esquadra del Camp de Tarragona reconoce que la presencia de determinados jóvenes genera un «punto de inseguridad» y asegura que ahora por ahora la solución no pasa por utilizar drones

Àngel Juanpere

Whatsapp
Estela hace 24 años que es Mosso d’Esquadra. FOTO: Alba Mariné

Estela hace 24 años que es Mosso d’Esquadra. FOTO: Alba Mariné

Nacido en Alcarràs (Segrià) en 1970, cuando tenía 24 años dejó su pueblo natal para ingresar en la entonces Escola de Policia de Mollet, a pesar der tener solo el graduado escolar, según confiesa. Nadie en su familia había sido policía. Miembro de la octava promoción, su primer destino fue la comisaría de Figueres.

En 2007 se licenció en Dret en la Universitat de Lleida, donde siguió estudiando. Se enorgullece de haber estado destinado en seis de las nueve regiones policiales de los Mossos. Ahora, este comisario de talante abierto ha pedido permanecer unos años al frente del Camp de Tarragona.

¿Los Mossos viven momentos convulsos?

No. Salimos de una situación mala y tiene que ver con el número de efectivos. Ha salido una promoción de 500 mossos, y una parte la recibimos aquí en Tarragona. Y ahora otros 750 entrarán en el Institut de Seguretat Pública de Catalunya. Además, el Departament d’Interior hizo público que aprobaba otra promoción de 750 agentes. En total dos mil mossos más en tres años.

Pero están en el punto de mira de algunos….

Se les tendría que preguntar a ellos.

¿Qué piensa cuando oye que Madrid tendría que asumir la dirección de los Mossos d’Esquadra?

Todas las opiniones son respetables.

El Dispositiu Toga les está llevando muchos quebraderos de cabeza, especialmente en comisarías pequeñas como la de Falset….

Significa una carga de trabajo añadida y que esperamos que en un futuro no muy lejano las circunstancias que hicieron que se tuviera que llevar a cabo este dispositivo desaparezcan y, por lo tanto, podamos dedicar los efectivos de este servicio otra vez a tareas de prevención de seguridad ciudadana.

¿Entiende la petición del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya?

Sí, la entiendo porque ha habido unas determinadas circunstancias en nuestro país. Pero reitero que espero que una vez desaparezcan las circunstancias podamos destinar estos efectivos a lo que realmente queremos.

«Nos han aflorado las cifras oscuras de los delitos de índole sexual, casos que otros años no se hubieran denunciado y ahora sí»

¿Qué les diría a los vecinos de estas comarcas, donde algunos días la única patrulla es la que está vigilando los Juzgados?

Que hasta ahora no hemos desatendido ningún tipo de servicio urgente. Y que detrás de las patrullas de Seguretat Ciudadana que hay por ejemplo en el Priorat hay una infraestructura y un cuerpo policial que cuando es necesario dar apoyo lo hacemos. Por ejemplo, servicios de tráfico, de orden público, etc.

Si se pierde una persona mayor en el Priorat y necesitásemos un helicóptero, muy posiblemente en menos de una hora lo tendríamos en la comarca.

Pero el tiempo de respuesta es mayor.

Los tiempos de respuesta están dentro de los parámetros que nosotros entendemos como normales. Eso no significa que en algún caso puntual en vez de tardar diez minutos hayamos tardado 30. En términos generales, el tiempo de respuesta no ha subido para que nos tengamos que preocupar.

¿Han calculado cuántos agentes harían falta para tener una plantilla adecuada a las necesidades reales?

Con la plantilla actual, que está oscilando entre 1.300 y 1.400 agentes, cubrimos la demanda de seguridad del día a día. Lo estamos haciendo. A partir de aquí, cuantos más recursos materiales tengamos y más agentes podamos disponer, está claro que mejor estará el servicio.

¿Qué balance delincuencial haría de este verano?

Este verano hemos estado muy pendientes de todo lo que son incidentes relacionados con peleas y uso de armas blancas. En Barcelona hemos podido ver que han tenido un problema de orden público en este ámbito, relacionado con el ocio nocturno.

Una de las nuestras preocupaciones ha sido que no tuviésemos episodios como estos en las principales zonas de ocio costeras, como Salou, Cambrills o Tarragona. Hacemos un balance positivo porque, a pesar de algún hecho puntual, no hemos tenido que lamentar ninguna desgracia mayor.

«Este verano han subido ligeramente los robos con violencia e intimidación en la vía pública. También han aumentado los robos a empresa»

Otro tema que nos ha preocupado mucho son los delitos de índole sexual, de difícil prevención, que requieren de una respuesta más multidisciplinar. Nos han aflorado las cifras oscuras, casos que otros años no se hubieran denunciado y ahora sí.

Hemos tenido el caso de un depredador sexual en mayúsculas que detuvimos en verano en el Baix Penedès. Utilizaba mucha violencia contra las víctimas y requirió un esfuerzo considerable por parte nuestra para identificarlo y poder disponer de las pruebas necesarias que confirmasen su participación en los hechos. Actualmente está en prisión. Hay unas cinco víctimas.

En general nos preocupan los delitos que preocupan a los ciudadanos. Y esos delitos son los que tienen más afectación a la sensibilidad de las personas.

Algunos delitos han aumentado…

Han aumentado ligeramente los robos con violencia e intimidación en la vía pública. No hay una violencia extrema pero sí intimidación en el momento de sustraer objetos a la víctima. También han subido los robos a empresa.

«Personalmente soy partidario de endurecer las sanciones a los conductores borrachos, drogados, con exceso de velocidad y que usen el teléfono móvil»

Otro de los temas que nos preocupa son los robos en interior de domicilio. Hemos conseguido reducirlos en un 10 por ciento respecto a los mismos ocho meses del año pasado.

Los vendedores ambulantes del ‘top manta’ siguen enfrentándose con los mossos, como en el caso de Calafell, que pudimos ver en un vídeo…

Lo que está claro es que jugar al ratón y al gato no es la solución. Porque corremos el peligro de hacerse daño la Policía y los vendedores, sabiendo que no solucionaremos el problema de fondo. Por tanto, hay que buscar una solución normativa que establezca claramente medidas que vayan más allá del enfrentamiento entre vendedores y policiales en los principales paseos marítimos del país.

Este verano, en el Camp de Tarragona, no ha habido ninguna operación contra las bases de suministro de material a estos vendedores….

No.

¿En la ciudad de Tarragona hay un problema grave de inseguridad en la Part Alta por la actuación delincuencial de jóvenes, muchos de ellos menores de edad?

No. Pero aun así sabemos que hay determinados menores que generan este punto de inseguridad porque están llevando a cabo pequeños hurtos y robos. He hablado con los responsables policiales de la comisaria de Tarragona y estamos trabajando para aumentar nuestra presencia allí.

En ciudades donde he trabajado, como Lleida o Manresa, hemos aumentado la presencia de Mossos por parte de ARRO en zonas comerciales, en determinados días y franjas horarias de mayor afluencia. Y estas acciones policiales no solo tienen carácter preventivo sino que generan una potente sensación de seguridad hacia los ciudadanos que circulan por estas zonas.

¿Es complicado luchar contra estos jóvenes?

No. Es igual de complicado que trabajar con otro tipo de delincuentes.

¿Qué opina cuando algún dirigente vecinal dice que en la Part Alta se tienen que utilizar drones para luchar contra la delincuencia?

No sé qué pasará dentro de unos daños. Actualmente no son viables. Tenemos otras fórmulas que son más efectivas.

¿Han obligado a retirar las cámaras que algunos vecinos del núcleo antiguo han colocado en el exterior de sus edificios?

El uso de las cámaras en la vía pública está regulado y sólo se puede hacer en determinados supuestos. Y el permiso lo concede la Comissió de Videoviligància del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, que da los permisos en determinadas circunstancias.

Cuando asumió el cargo de jefe de la Regió de las Terres de l’Ebre se marcó como uno de los objetivos luchar contra los robos en el campo. ¿También es uno de los retos aquí en Tarragona?

Sí, y también lo era en Lleida. Son dos realidades totalmente diferentes. En los robos en el mundo rural basamos nuestra estrategia en la corresponsabilidad de los agricultores. Y partimos de la base de que ellos tienen que ser nuestros ojos. Cuanta más información nos hagan llegar, más podemos dirigir nuestro servicio policial y más fácil será realizar nuestro trabajo. La estrategia pasa por buscar la complicidad de las personas que viven en el mundo rural. No puede ser que en un determinado municipio todos sepan que hay un molino o un centro que está comprando material o productos de la tierra sustraídos y los Mossos no lo sepan.

Cuesta creer que puedan patrullar por el campo cuando faltan recursos también para las ciudades...

Las destinamos donde hagan falta. Ponderamos el servicio dependiendo de las necesidades.

Hablemos de Tráfico. El número de fallecidos en las carreteras de la demarcación sigue siendo alto. ¿Qué más pueden hacer los Mossos para rebajar las cifras?

En el tema de la seguridad viaria tengo una sensibilidad especial. He estado bastante crítico por cómo la sociedad ha normalizado un número de víctimas mortales que, de forma periódica, se van produciendo en las carreteras de Catalunya. Está claro que si queremos combatir esta lacra de mortalidad en las carreteras no hay suficiente con la acción de la Policía. Necesitamos la complicidad de los conductores.

Personalmente, apuesto por un endurecimiento de la norma respecto a aquellas situaciones más reprochables, como son la conducción bajo los efectos de las drogas, alcohol, el exceso de velocidad... Y actualmente nuestro gran caballo de batalla, las distracciones al volante ocasionadas por un uso indebido de nuestros dispositivos móviles.

En el Camp de Tarragona, este año llevamos 18 víctimas mortales respecto a las 25 del año pasado. Pero seguimos pensando que 18 son muchas.

Pero pueden hacer más….

Mossos estamos haciendo todo aquello que está en nuestras manos en nivel de prevención, de presencia en las carreteras y de campañas de sensibilización.

Dos antiguos responsables de la Regió Policial del Camp de Tarragona están ahora en la cúpula del cuerpo, como son los comisarios Boneta y Comas. ¿Espera llegar tan lejos y trabajar a su lado en el Complex Central Egara?

Espero poder seguir trabajando unos años más en la Regió Policial del Camp de Tarragona. Estoy muy ilusionado en el nuevo cargo. Me gusta el contacto con el territorio, con sus instituciones, con su gente, y me genera una satisfacción personal muy grande poder contribuir a la calidad de vida de los ciudadanos de la región. Me siendo como en casa.

Para mí ser comisario de los Mossos y ser el jefe de la Regió Policial del Camp de Tarragona es estar arriba del todo.

Temas

Comentarios

Lea También