Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Juan Carlos Galindo: 'Hay que castigar más al corrupto'

Entrevista al experto en blanqueo de capitales y financiación del terrorismo
Whatsapp
Juan Carlos Galindo pronunció una conferencia en el Col·legi d\'Advocats horas antes de atender al \'Diari\'. Foto: Lluís Milián

Juan Carlos Galindo pronunció una conferencia en el Col·legi d\'Advocats horas antes de atender al \'Diari\'. Foto: Lluís Milián

- Después de que en los últimos años hayan aflorado e investigado varios casos de corrupción de partidos políticos, ¿cree que éstos irán ahora con más cuidado o se echarán atrás en sus pretensiones?

- Creo que la judicatura está más suelta. Los jueces y fiscales ya no se conforman con que estos delincuentes devuelvan el dinero y no entren en prisión, sino que van a buscar la pena privativa de libertad. Todavía no estamos en este estado. Falta un apretón más, para que los partidos, de verdad, lo que digan lo hagan, porque hasta ahora todos sólo hacen declaración de intenciones en el tema de la corrupción.

 

- ¿Hay muchos casos de corrupción que todavía no han aflorado?

- Sí. Por supuesto. Si esta entrevista la estuviéramos haciendo a las once de la mañana me atrevería a decir que se está cometiendo un delito en la administración. Sin temor a equivocarme. Porque dentro de ella tienen oportunidad. Existe la oportunidad de delinquir diariamente.

 

- ¿El Código Penal es poco duro con estos casos o se aplica con poca contundencia?

- Las dos cosas. Necesitamos revisar el Código Penal en cuanto a los delitos de ‘guante blanco’, como corrupción, prevaricación, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, cohecho, apropiación indebida... Las penas también hay que aumentarlas.

 

- ¿Qué penas?

- El soborno o cohecho en EEUU son 20 años de prisión. Aquí, en el mejor de los casos, dos.

 

- ¿Hay más corrupción en España que en otros países?

- Actualmente, sí. Rotundamente. Porque no tenemos ninguna medida para prevenir el delito en su fase temprana dentro de la administración pública. Somos un país donde lo dejamos todo en manos de la parte represiva-punitiva. Por ello, llegamos tarde.

 

- ¿Hasta hace unos años no se investigó el blanqueo de capitales por parte de los grupos organizados y por ello se ha extendido tanto?

- Sí, claro. Han campado a sus anchas en todo el mundo. Hasta 1996 no existía el delito de blanqueo de capitales. Hasta hace tres años el delito no era autónomo. Tenemos que esforzarnos mucho más en los modelos preventivos. El Banco de Madrid era un paraíso fiscal en territorio español. Y eso no puede volver a ocurrir.

 

- ¿Cómo blanquean el dinero las organizaciones asentadas en nuestras costas?

- Normalmente la delincuencia organizada afincada en la costa utilizaba históricamente el ladrillo y accesorios, compraventa, hogar de vacaciones, empresas de reforma... Como el ladrillo ha acabado y estas empresas han migrado al sector servicios, ahora usan a las pymes como herramientas instrumentales para sus procesos de blanqueo. Por lo tanto, tenemos que estar alerta en este sector porque podemos ser utilizados dentro de un esquema de blanqueo de capitales.

 

- ¿También hay delincuencia de guante blanco con el blanqueo de capitales?

- Por supuesto. Todos los estafadores, los cybercriminales, necesitan de esquemas de blanqueo de capitales para este rendimiento ilícito para pasarlo al circuito formal del dinero.

 

- ¿Los delincuentes van por delante de la Policía?

- Sí. Están en el siglo XXIII. Y nosotros todavía estamos en el XX. Necesitamos políticos que tengan más voluntad política para acabar con el delito del siglo XXI, que es el blanqueo de capitales, que está dilapidando nuestro estado de bienestar.

 

- ¿De dónde viene el dinero a blanquear?

- El orden sería narcotráfico, contrabando de metales y piedras preciosas, contrabando de efectivo, delincuencia organizada (armas, trato de personas, extorsion) y corrupción política.

 

- ¿Hacienda tiene suficientes inspectores para perseguir el blanqueo?

- Sí tiene inspectores, pero no medios. Cada vez se hacen menos inspecciones. Hacen falta medios tecnológicos para recaudar más y mejor.

 

- Con todo lo que se sabe del caso Gürtel, ¿en otros países ya habría habido dimisiones?

- Por supuesto. Hubiera sido un escándalo mayúsculo de dimensiones estratosféricas. Con este caso, en la Comunidad Valenciana y en la madrileña no quedaría títere con cabeza en el Partido Popular. Es vergonzoso.

 

- ¿Cómo ve el trabajo de jueces como Ruz?

- Hay que felicitarle, indudablemente, y decirle y animarle que siga por el camino de la verdad, como tendrían que haber hecho jueces anteriores.

 

- El Ministerio de Justicia ha rebajado el tiempo para investigar los delitos. ¿Provocará que muchos casos se tengan que archivar en plena instrucción?

- El acortar el plazo de una manera jerárquica sin que ello vaya acompañado de una mejora de las herramientas tecnológicas y capital humano no es la solución.

 

- ¿Medida electoralista?

- Esa medida es un brindis al sol, un canto de sirenas y ‘date prisa que vienen las elecciones’.

 

- ¿Realmente hay voluntad política para acabar con la corrupción?

- (Se ríe). Ningún partido tiene la suficiente voluntad política para llevar a cabo lo que dice, porque una cosa es decir y otra es hacer. Tengo ganas de comprobar cómo se comportan los partidos emergentes cuando tengan poder en las administraciones públicas.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También