Más de Tarragona

Judicializar el plenario tarraconense

Crónica. Ballesteros intentó convencer a los concejales de su inocencia en el Caso Inipro en una sala convertida en tribunal

Carla Pomerol

Whatsapp
José Luis Martín (PP), Josep Fèlix Ballesteros (PSC) y Pau Pérez (PSC), ayer en el pleno. FOTO: fabián acidres

José Luis Martín (PP), Josep Fèlix Ballesteros (PSC) y Pau Pérez (PSC), ayer en el pleno. FOTO: fabián acidres

Puntual entraba en escena el alcalde de Tarragona. Después de dormir pocas horas, Ballesteros se sentaba en el salón de plenos para convencer de su inocencia en el Caso Inipro. Le escuchaban concejales, aunque parecían jueces. «Firmé decretos para pagar facturas a Inipro porque si no lo hacía podía incurrir en un delito de enriquecimiento injusto por parte de la administración», decía Ballesteros. Era la octogésimaquinta vez que pronunciaba esta frase.

No todos se sentían cómodos con la situación. El portavoz de Units per Avançar (UpA), Josep Maria Prats, y la de ICV-EUiA, Arga Sentís, no encontraban sentido a la sesión. «Encuentro innecesario este debate. El procedimiento se encuentra en la justicia y creo que deberíamos respetar sus plazos», aseguraba Prats, quien añadió que «confío en la honorabilidad del alcalde».  «¿Qué estamos haciendo aquí? Esto es un pleno para discutir temas de ciudad, no es una sala de un tribunal», aseguraba Sentís.

Cabe recordar que fue Ciutadans quien pidió un pleno monográfico para que el alcalde pudiera explicarse. Algunos grupos vieron en este gesto la intención de la formación naranja para  iniciar la campaña electoral. «No sé si a alguien le va bien esto, pero a la ciudad seguro que no», decía Sentís. 

Piden la dimisión

Por su parte, la CUP –quien ejerce de acusación popular en el caso– hizo un repaso del auto del juez y acusó al alcalde «de contratar personas del partido para hacer tareas del promoción», aseguraba la portavoz Laia Estrada, quien pidió a Ballesteros que dimitiese, «por ineptitud o por mentiroso corrupto». 

El líder del PDeCAT, Dídac Nadal, hizo un discurso más contundente. «A usted –refiriéndose a Ballesteros– ya nadie le cree. Vaya yéndose tranquilamente», aconsejaba Nadal. Pero si hubo alguien que escenificó a la perfección el juicio y mostró sus dotes de abogado fue el portavoz de Ciutadans, Rubén Viñuales, quien entregó una batería de preguntas para el alcalde.

José Luis Martín, portavoz del PP y socio de gobierno, defendió la presunción de inocencia del alcalde y atacó a la portavoz de la CUP por su condena en el Caso Bershka. Por su lado, el líder de ERC, Pau Ricomà, aseguró que «me preocupa que Tarragona esté en manos de tramposos». Finalmente, Ballesteros declaró que «seguramente no he hecho bien en convocar este pleno, pero lo he hecho para no dar la sensación de que me escondo detrás de formalismos. Quería dar la cara». 

Temas

Comentarios

Lea También