Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Juegos de Tarragona 2018: Un legado de más de 75 millones

Los Juegos impulsan reformas en las  instalaciones de las 16 sedes del evento

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen virtual del aspecto general que tendrá el velódromo cuando éste sea remodelado para los Juegos del Mediterráneo de 2018. FOTO: CEDIDA

Imagen virtual del aspecto general que tendrá el velódromo cuando éste sea remodelado para los Juegos del Mediterráneo de 2018. FOTO: CEDIDA

Ya falta menos de un año para que los Juegos del Mediterráneo de Tarragona den el pistoletazo de salida. A sólo 357 días para que se organice la ceremonia de inauguración del esperado evento deportivo, esta semana empiezan a finalizar las primeras de las principales obras que se han realizado para los Juegos que se llevarán a cabo entre el 22 de junio y el 1 de julio de 2018, cuyo epicentro se situará en el Anillo Mediterráneo de Campclar. 

Inversiones en obras por los Juegos de Tarragona 2018
2,5 millones se invierte en la reforma del estadio de atletismo  1,3 millones cuesta la reforma del complejo de Campclar 0,3 millones se destinan para reformar el velódromo  2,7 millones se invierten en la piscina olímpica 14,7 millones se invierten en el Palau d’Esports  12 millones ha costado urbanizar el Anillo
Comités Olímpicos de los Juegos 2018

La competición, sin embargo, no se situará sólo en la ciudad de Tarragona, sino que contará con otras 15 sedes, 13 de las cuales estarán en la demarcación de Tarragona (Reus, Salou, Vila-seca, Calafell, El Vendrell, Altafulla, Torredembarra, Cambrils, El Morell, Constantí, La Pobla de Mafumet, Valls y La Selva del Camp) y otras dos en la de Barcelona –la propia Barcelona y Castelldefels.  

La competición de los Juegos 2018 se reparte por el territorio
La competición de los Juegos 2018 se reparte por el territorio: Una de la características principales del evento que empezará dentro de 357 días es que la competición no se centrará únicamente en la ciudad de Tarragona, sino que se repartirá entre un total de 16 sedes, dos de las cuales son de fuera de la provincia: Barcelona y Castelldefels.

Ésta es, principalmente, la gran prioridad de los Juegos: ser un referente para todo el territorio, con una inversión global de unos 75 millones de euros. Por ello, aparte de la construcción del Anillo Mediterráneo de Campclar, el mayor logro será el legado que la celebración del evento dejará en todas las sedes en forma de instalaciones deportivas modernizadas, cuyos usuarios de futuro serán, precisamente, los habitantes de cada población. Esto será posible gracias a la inversión de nueve millones de euros que la Diputació de Tarragona ha realizado para reformar los equipamientos ya existentes de los municipios que albergan deportes.  

Presupuesto avalado

Después de ser escogida como sede el 15 de octubre de 2011 en la localidad turca de Mersin, el camino de Tarragona para poder albergar el evento no ha sido fácil. La crisis económica, la inestabilidad del Mediterráneo y la paralización política de España han sido piedras en el camino que Tarragona ha tenido que superar para poder convertirse en la capital del deporte en 2018. 

Especialmente significativa fue la falta de un Gobierno Central estable, que impidió que durante 2016 el ejecutivo en funciones de Mariano Rajoy (PP) pudiera firmar un compromiso por escrito para asegurar la celebración de los Juegos. Generalitat de Catalunya, Diputaciones (tanto la de Tarragona como la de Barcelona) y ayuntamientos firmaron hace tiempo sus compromisos con la organización, pero a finales de 2016 Tarragona seguía pidiendo a Madrid una implicación de 15 millones de euros para asegurar el presupuesto operativo de los juegos y poder construir la piscina olímpica, valorada en unos tres millones de euros.  Esta situación derivó en el aplazamiento que se acordó el pasado mes de noviembre en Orán y que supuso un pequeño paso atrás para las expectativas de la ciudad. 

La mayoría de obras ya están acabadas o afrontan los detalles finales

Pese a ello, y después de varios meses de incertidumbre, finalmente pudo acordarse con el Gobierno del PP –con las polémicas abstenciones de algunos diputados del PSOE y la marcha de Pedro Sánchez– y, el pasado mes de abril se firmó el convenio entre Estado y Tarragona 2018. Según el documento, el ejecutivo estatal aportará 10,5 millones para asegurar la viabilidad financiera de la celebración del acontecimiento deportivo. Este dinero lo aportará el Consejo Superior de Deportes (CSD), que durante 2017 pagará 6,7 millones de euros, dejando otros 3,8 para el siguiente año. Asimismo, la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado también firmará un patrocinio de dos millones, que pagará a partes iguales entre los ejercicios 2017 y 2018. 

las inversiones en obras de los juegos

Este dinero servirá para financiar los 2,7 millones que costará la construcción de la piscina olímpica, así como para poder cubrir el presupuesto operativo del evento. En total, el Estado habrá pagado 15 millones de euros, por los 14,7 de la Generalitat, los 12 del Ayuntamiento, los nueve de la Diputació de Tarragona y los dos de la Diputació de Barcelona.

Temas

  • Juegos Mediterraneos

Comentarios

Lea También