Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Tarragona

Juicio a 28 detenidos por tráfico de drogas en Tarragona

El juez ha terminado la instrucción de dos de los tres procedimientos de una macrocausa, que culminaron con unos 40 arrestados en la ciudad y otras localidades del Tarragonès

A.JUANPERE

Whatsapp
Momento de la detención de una persona en el barrio de Sant Salvador durante la operación policial.  FOTO: àngel juanpere

Momento de la detención de una persona en el barrio de Sant Salvador durante la operación policial. FOTO: àngel juanpere

La mayor parte de los cuarenta detenidos en la macrooperación policial realizada este año en la ciudad de Tarragona –y en menor medida en otros municipios del Tarragonès– contra el tráfico de drogas ya están listos para que sean Juzgados.

En, total serán 28 las personas que se sentarán en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial, divididos en dos juicios, que tienen un nexo en común.

Así lo ha decidido el Juzgado de Instrucción número 1 de Tarragona, que ha redactado el auto de apertura de procedimiento abreviado para que el fiscal y las defensas presenten sus escritos de acusación. 

Los ahora 28 procesados fueron detenidos en dos de las tres operaciones policiales que se realizaron en prácticamente un mes y que permitió cerrar numerosos pisos donde se vendían sustancias estupefacientes, principalmente en el barrio de Sant Salvador, origen del operativo policial.

Las investigaciones policiales comenzaron a consecuencia de las declaraciones efectuadas ante los Mossos d’Esquadra por una mujer que había mantenido una relación sentimental con uno de los investigados y considerado uno de los cabecillas –tras ser detenido en esta operación  ingresó en prisión preventiva–.

La testigo identificó la vivienda de dicho sospechoso y señaló que en la misma podían haber diversas cantidades de droga, que posteriormente vendía el procesado a los diferentes compradores, tanto en su domicilio cono en el exterior.

Añadió que el individuo hacía uso de diferentes teléfonos móviles para cometer estos hechos. 

La testigo también manifestó que el investigado podría utilizar diversos espacios de las zonas comunes de la finca en donde estaba su vivienda para almacenar la droga y que, además, podría tener diversos colaboradores que le ayudaran en dicha actividad.

Y para demostrarlo la mujer aportó diversas fotografías en las que se podía apreciar cantidades significativas de sustancias blanquecinas, aparentemente cocaína.

También se intuían enseres propios del tráfico de drogas, tales como básculas de precisión, bolsas monodosis y envoltorios vacíos para la venta individual de sustancias estupefacientes. 

El 8 de agosto del año pasado los Mossos, con autorización judicial, entraron en el domicilio del sospechoso, situado en la avenida Sant Salvador.

Los agentes se incautaron de dispositivos móviles, diferentes resguardos de ingresos y 8.000 euros, «importe inusual para una persona que carece de ingresos y que no está dado de alta en actividad laboral alguna», señala el juez instructor en su auto de apertura de juicio.

En el cuarto de la limpieza del inmueble los Mossos encontraron unos 30 gramos de cocaína escondida entre diferentes objetos de limpieza así como una báscula de precisión.

Ordenadores robados

En el interior de la vivienda también se encontraron tres ordenadores portátiles. Todos ellos figuraban como sustraídos, dos de ellos en 2015 y uno, en 2016.

Para el magistrado, «existen sospechas de que la expareja de la denunciante podría haber vendido el ordenador al investigado (...) para la adquisición de sustancias estupefacientes».

En la misma habitación donde aparecieron los ordenadores se encontraron varios relojes de marcas de lujo. Uno de ellos era uno marca Bulgari modelo B Zero1, de esfera dorada y el interior blanco.

Su robo había sido denunciando en 2014, junto con otros relojes y joyas del interior de un domicilio.

En el auto se indica que en dicho domicilio se encontraron gran cantidad de joyas de notable valor, «impropias de una persona que carece de ingresos, así como una pistola de aire comprimido, un cuchillo de 22 centímetros, una catana así como un envoltorio con 0,68 gramos de éxtasis».

El valor total de la droga incautada en el domicilio asciende a 2.824,32 euros.

El detenido, tras pasar a disposición judicial, fue puesto en libertad provisional sin fianza.

Y el caso pasó al Juzgado de Instrucción número 1, que abrió diligencias de investigación, entre ellas el bloqueo de las cuentas del investigado y el análisis de sus circunstancias patrimoniales. 

El magistrado pudo constatar la «desproporción» existente entre los ingresos declarados ilegalmente por el sospechoso y aquellos que aparecían en sus cuentas, «apreciándose una importante cantidad de ingresos en efectivo desproporcionados para alguien que carece de empleo o remuneración conocida».

Pero el juez da un paso más y señala que se pudo constatar la vinculación entre el investigado y el tráfico de drogas. El 2 de diciembre de 2012 –cuando ya había empezado la relación con la denunciante- ya había sido detenido por los Mossos por traficar con marihuana y cocaína.

Vigilancias policiales

A partir de este momento, los Mossos llegaron a cabo una serie de vigilancias y seguimientos del investigado, así como también numerosas intervenciones telefónicas.

Éstas pusieron de manifiesto la presunta participación del sospechoso en un delito de tráfico de drogas así como el funcionamiento de su organización.

Los investigadores comenzaron a tejer el entramado de personas que presuntamente formaban parte de la red. Incluso pararon a compradores, quienes apuntaron las personas que les habían suministrado la droga.  

Unos seguimientos no fáciles por las contramedidas que tomaban los sospechosos.

Temas

Comentarios

Lea También