Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¡June, resiste!

#series en vena

‘El cuento de la criada’ ha vuelto a HBO con su segunda temporada, muchísimo más aterradora, dura y cruel

Yolanda Fernández

Whatsapp
'El cuento de la criada' protagonizada por Elisabeth Moss. FOTO: HBO

'El cuento de la criada' protagonizada por Elisabeth Moss. FOTO: HBO

Que El cuento de la criada (The Handmaid’s Tale) no es una serie fácil de ver ya quedó claro en la primera temporada y más si eres una persona con sentimientos y un mínimo de sentido común.

Recordemos que esta serie está basada en el libro del mismo nombre escrito por Margaret Atwood donde se refleja una sociedad indeseable por sí misma (distopía), un país que tras sufrir un ataque terrorista donde muere el presidente y la mayoría de los miembros del Congreso de los Estados Unidos, pasa a vivir bajo el yugo de unos líderes absolutos. Este nuevo país pasa a llamarse República de Gilead y es la punta de lanza del movimiento fundamentalista perverso que pretende expandirse por todo el mundo imponiendo sus crueles leyes.

Esta sociedad totalitaria, que recibe el nombre de ‘hijos de Jacob’ trata a todas las mujeres como bienes de propiedad del Estado, donde si eres una mujer fértil pasas a formar parte de la casta de las Criadas, esclavas sexuales de los comandantes de Gilead,  que tendrán que someterse a las continuas violaciones a las que son sometidas con el fin de procrear.

Criada Defred
Defred (Elisabeth Moss) forma parte, para su desgracia, de esta casta. Es separada de su marido y su hija y pasa a vivir en la casa del comandante Fred Waterfod y su cruel mujer. El nombre de la protagonista es significativo ya que muestra el nivel al que llega la ausencia de libertad y de decisión sobre su propia vida. Realmente se llama June pero como su nuevo amo se llama Fred ella pasa a llamarse Defred. Y desde luego esto no es lo peor que le pasa.

Durante la primera temporada vemos como Defred/June intenta adaptarse a su nueva realidad aunque se resiste con todas sus fuerzas sufriendo más de un castigo que pone los pelos de punta. Junto con sus compañeras del grupo de las criadas busca una salida a su situación, pero les parece del todo imposible que su vida pueda llegar a cambiar… hasta que June se queda embarazada.

En esta segunda temporada, al igual que en la primera, nos muestran continuamente mediante flashbacks cómo era la vida anterior al golpe de Estado y de qué manera poco a poco la semilla del fundamentalismo va arraigando en una parte de la sociedad y llega a hacerse con el control del país. Y esto da miedo, porque la vida de Defred/June y del resto de sus compañeras era totalmente normal, tenía a su familia, un trabajo, amigos… y de repente todo eso lo pierde y se ve abocada a vivir en un auténtico infierno en donde una palabra mal dicha o una mala actitud puede desembocar en tragedia.

Cabe decir que el libro termina justo donde acabó la primera temporada por lo que todo lo que venga a continuación va a ser basado en él pero totalmente nuevo tanto para los telespectadores como para los lectores.

El cuento de la criada ha sido ampliamente galardonada. Ganó ocho premios en los Emmys de 2017 y dos Globos de oro en este 2018, como mejor serie dramática y mejor actriz dramática, entre otros. Los Emmys otorgados a mejor vestuario y mejor fotografía son, si cabe, más merecidos que los concedidos a la interpretación. Me explico: en un mundo donde las castas están claramente determinadas las ropas de cada una de ellas son importantísimas. El rojo del uniforme de las criadas y su cofia blanca ya ha pasado a ser un clásico del mundo seriéfilo.

Ellas de un rojo llamativo andando sobre un manto de nieve que cubre las calles de la ciudad, atravesando parajes de un gris plomizo y custodiadas por unos guardias vestidos de negro absoluto. Las esposas de un azul apagado, los amos de gris absoluto. Definitivamente hay imágenes que valen más que mil palabras.

Mirada sobrecogedora
Elisabeth Moss (Defred/June)
realiza una actuación magistral. Su mirada directa a cámara mientras se escucha su voz en off pone los pelos de punta. Sus reflexiones y pensamientos, que son el hilo conductor de toda la serie, son lapidarias y no van a dejar a nadie indiferente.

También hay que destacar la actuación de Alexis Bledel (Emily) más conocida por su papel de Rory en Las chicas Gilmore. Bledel definitivamente se nos ha hecho mayor. En esta segunda temporada su papel tomará más protagonismo que en la primera donde, aparte de formar parte de la casta de las Criadas, también era integrante de la resistencia denominada Mayday.

Hasta la fecha HBO lleva emitidos cuatro capítulos del total de trece que conformarán esta segunda temporada. Después de ver la primera parecía que no podía ser, pero en esta segunda todo da un giro de tuerca más y veremos cómo acaba...

Está ya renovada para una tercera temporada.

HBO sigue buscando sustituta para cuando termine Juego de Tronos el próximo año. Creo que pueden dejar de buscar.

Temas

  • #cultura&vida #seriesenvena #series

Comentarios

Lea También