Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona ENTREVISTA

«Juntos iremos más lentos, pero llegaremos más lejos»

Una región con municipios diversos. Poblet apuesta por el liderazgo compartido y por poder tomar decisiones propias en algunos ámbitos

Carla Pomerol

Whatsapp
El presidente de la Diputació recuerda lo que fue el Consorci del Camp de Tarragona.  FOTO: pere ferré

El presidente de la Diputació recuerda lo que fue el Consorci del Camp de Tarragona. FOTO: pere ferré

Josep Poblet i Tous (1956) es presidente de la Diputació de Tarragona desde verano de 2007 y alcalde Vila-seca desde 1993. También ha sido diputado en el Parlament de Catalunya y conseller del Consell Comarcal. Poblet habla sobre los liderazgos, competencias e inversiones en la región.

¿Nuestra región sufre agravios comparativos respecto a otros lugares?

Visto el esfuerzo y la creación de riqueza de esta región, es posible que el país, en ocasiones, tenga poca sensibilidad con los tarraconenses y los ebrenses. Pero también tenemos que ser conscientes de que es complicado hacer comparaciones, ya que cada región tiene una magnitud distinta.

¿A qué se debe?

Las dinámicas pasan por invertir en donde vive más gente, en lugar de equilibrar las regiones. A veces no contamos con la mirada amable que esperamos. Nos tenemos que espabilar nosotros mismos.

¿Cree que la actitud individualista de los alcaldes tiene alguna cosa que ver?

Probablemente. Es cierto que falta mucho por hacer en el terreno de actuar de manera conjunta. Pero nuestra región está integrada por municipios de una naturaleza diversa y desigual. La preocupación de un alcalde de un pueblo pequeño no es la misma que la del alcalde de un pueblo grande. Así es complejo encontrar campos de trabajo comunes.

¿Esto hace perder oportunidades?

No. La realidad de cada localidad también tiene capacidad propia para conseguir oportunidades. Defiendo un liderazgo común y compartido que quizás no tengamos ahora, pero contamos con potentes liderazgos en plural. Lo que nos hace perder oportunidades es no poder decidir sobre algunas políticas, como la ferroviaria, la energética o la aeroportuaria. Son campos en que la decisión pasa por otras administraciones, que no son locales, ni regionales, ni nacionales.

¿Cómo se debe actuar ante esto?

Pedir más competencias propias y poder tener más capacidad de decisión. Debemos poder acreditar que tenemos capacidad y talento suficiente para gestionar espacios de nuestra vida.

¿Vamos por este camino?

Aún no. Es mi opinión. Pero lo conseguiremos. Un ejemplo de ello es la universidad. Ahora, después de 25 años, tenemos competencias en este ámbito. 

¿Falta liderazgo?

Lo puedo llegar a aceptar, pero el mundo local ha mostrado a lo largo de los últimos 30 años que tiene la capacidad de poner en marcha iniciativas potentes que nos hacen distintos al resto. Y esto es importante que no quede tapado bajo un titular porque una mañana nos enfadan las declaraciones del ministro. Nos tenemos que sentir orgullosos de lo que hemos construido desde la pluralidad de liderazgos.

¿Ha habido intentos de unir estos liderazgos?

Sí, muchos. Desde los años 60 hasta la actualidad. En la etapa más reciente fue el Consorci del Camp de Tarragona, que pretendía justamente esto. Establecimos cinco ejes y sobre estos creábamos consensos.

¿Funcionaría esto ahora?

Claro. Allí nació el pacto de la Boella y se llegó al primer consenso del Corredor del Mediterrani. El problema fue las dilaciones del gobierno. Si las cosas se eternizan, acaban diluyéndose.

¿Se ha sentido interpelado cuando estos días se hablaba de falta de liderazgo?

No, apostamos por un liderazgo compartido, donde la Diputació sea un agente más. La gente no quiere sentir que se les manda, quiere poder tomar decisiones compartidas. Este modelo funciona y es el liderazgo del siglo XXI. Juntos quizás vamos más lentos, pero llegaremos más lejos.

¿Cómo valora el anuncio del ministro de invertir en el aeropuerto de Girona?

Desafortunado. Que venga a hacer un anuncio de inversiones sobre las que él no tendrá autoridad, porque probablemente no gobernará, le hace perder credibilidad.

¿Le sorprendió que no hablara de Reus?

Sí, porque hay un plan director desarrollándose y el aeropuerto vive un buen momento. El olvido es lo que me sorprendió. 

Ballesteros dice que no renunciará a una estación intermodal.

Ahora ya va tarde. Pero no se puede culpar a los alcaldes actuales. Los actores han cambiado y los proyectos, también. 
 

Comentarios

Lea También