Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

Junts per Tarragona avalará la alcadía de Pau Ricomà (ERC)

La asamblea de la formación de Carles Puigdemont aprueba por unanimidad apoyar la investidura de Esquerra, después de llegar a un acuerdo programático de diez puntos con ERC 

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de la asamblea de militantes de este jueves de Junts per Tarragona. FOTO: Octavi Saumell

Imagen de la asamblea de militantes de este jueves de Junts per Tarragona. FOTO: Octavi Saumell

La asamblea de militantes de Junts per Tarragona ha acordado este jueves avalar la investidura de Pau Ricomà (ERC) como nuevo alcalde de Tarragona. El candidato de Esquerra Republicana, el segundo más votado en las elecciones municipales de hace tres semanas, ya cuenta con los 14 votos necesarios para desbancar a Josep Fèlix Ballesteros (PSC), después de confirmar esta tarde los tres apoyos de la formación de Carles Puigdemont, que se suman a los dos de En Comú Podem, los dos de la CUP y los siete del propio grupo municipal de los republicanos.

De esta forma, el alcaldable independentista sumará la mayoría absoluta entre los 27 integrantes del Saló de Plens, un hecho que le permitirá ostentar una vara de mando que, desde 2007, había estado en manos del líder socialista.  

El pacto de investidura entre las dos formaciones soberanistas incluye diez puntos programáticos reclamados por los de Nadal, y que son bien vistos por parte del equipo del nuevo alcalde. Así, ambas formaciones se comprometen a impulsar un «plan de choque de mejora del espacio público», y una «modernización» del contrato de la basura, que caduca en 2023 y que, sin lugar a dudas, será uno de los grandes retos del nuevo mandato municipal.  

FOTO: O. Saumell

Asimismo, ERC y JxTGN acuerdan también la creación de la Policia de Barri, así como tirar hacia adelante «un incremento de los presupuestos participativos», que en 2019 ha contado con una partida de 200.000 euros. Las formaciones soberanistas trabajarán conjuntamente para una mayor «cohesión de la ciudad, tanto físicamente como socialmente», y «la mejora, conservación y ampliación de los equipamientos culturales y de los espacios históricos». 

El acuerdo para investir a Pau Ricomà e instar al cambio de alcalde impulsado por Junts per Tarragona pretende «convertir Tarragona en un referente en la lucha contra la violencia machista, con la ampliación de los servicios especializados», a la vez que se apuesta por fomentar «subvenciones municipales para rehabilitar y hacer accesibles los inmuebles», así como consensuar «la dinamización y apoyo al pequeño comercio de proximidad» y «la redacción y ejecución del proyecto de Illa Corsini». 

Finalmente, los últimos puntos del documento que ayer fue avalado por la militancia de Junts son «el incremento de la inversión destinada al deporte base», así como la elaboración de «un plan de mejora, adecuación y protección de la Anella Verda», sin concretar, esto sí, el futuro del proyecto de la Budellera.  

Temas

Comentarios

Lea También