Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Junts per Tarragona quiere más dinero a las entidades para avalar las cuentas de Ricomà

Nadal condiciona el «sí» al presupuesto a «un mayor acompañamiento humano y económico» a las asociaciones y clubes deportivos de la ciudad

Octavi Saumell

Whatsapp
El portavoz de Junts per Tarragona, Dídac Nadal, interviniendo en un pleno municipal. FOTO: ALBA MARINÉ

El portavoz de Junts per Tarragona, Dídac Nadal, interviniendo en un pleno municipal. FOTO: ALBA MARINÉ

Junts per Tarragona pone al final las cartas sobre la mesa para negociar con ERC y Comuns las cuentas para 2020. La formación liderada por Dídac Nadal quiere que el nuevo equipo de gobierno municipal incremente el próximo año la aportación a las entidades sociales, culturales, comerciales y vecinales, así como la ayuda económica a los clubes deportivos de la ciudad, para dar su OK a los primeros números elaborados por el equipo de Pau Ricomà.

«Nuestras propuestas se alejan de proyectos faraónicos. Priorizamos todas aquellas actuaciones orientadas a mejorar la calidad de vida de la ciudadanía», afirmó ayer el líder de Junts, quien reivindica que «en la ciudad hay centenares de entidades que dan vida a Tarragona y que ya hace demasiado tiempo que esperan el acompañamiento y la implicación del Ayuntamiento».

En este sentido, Nadal recuerda que «muchas» de las asociaciones y entidades tarraconenses «hace años que esperan un local digno o, en cambio, sufren serios problemas con los trámites administrativos y las subvenciones económicas, que se han reducido drásticamente».

Más urbanos e iluminación

Asimismo, otro de los puntos que reivindican los de Puigdemont es el incremento de la actual plantilla de la Guàrdia Urbana. «Solo así será posible la creación de los agentes de barrio», indica la edil Cristina Guzman, quien reclama «la mejora de la iluminación en diferentes zonas de la ciudad», así como «la instalación de cámaras de videovigilancia y lectores de matrículas», principalmente en las urbanizaciones de la zona de Llevant».

Junts, que el pasado 15 de junio avaló la investidura de Ricomà para dejar en la oposición a Josep Fèlix Ballesteros (PSC), también quiere una partida para un Pla de Verd Urbà, el aumento de la dotación para la conservación del patrimonio y la elaboración y ejecución del proyecto de la Illa Corsini, que fue una de las principales apuestas del antecesor de Nadal, Albert Abelló, durante el pasado mandato municipal.

La vía abierta: el PSC

El posicionamiento de los neoconvergentes puede ser clave para que ERC y Comuns logren aprobar las cuentas, si se mantiene la mayoría que hace cinco meses avaló la formación del nuevo ejecutivo. Para ello, también será necesario el OK de la CUP, que en las últimas semanas se ha desmarcado por completo del planteamiento de ERC y Comuns. Así se vio recientemente en las cuentas de Espimsa y de Tarragona Ràdio –en las que las cupaires se posicionaron en contra, pese a que en esta última finalmente se abstuvieron tras una modificación de crédito–, mientras que las dos ediles anticapitalistas tampoco respaldaron a Pau Ricomà en la subida del 11,6% de la basura, que ERC y Comuns aprobaron con con el apoyo de Cs y PSC.

Pese a la tensa relación con la CUP, lo cierto es que Ricomà podría tener la posibilidad de optar por un plan B, como sería un posible acuerdo con el PSC. En este extremo, el alcalde ya tendría los 14 votos necesarios para tirar hacia adelante las previsiones para 2020 y evitar los presupuestos prorrogados, en caso de que la CUP materialice la distancia que, durante las últimas semanas, ha mantenido con el equipo de la Plaça de la Font.

Sobre ello, recientemente el líder del PSC –Josep Fèlix Ballesteros– abrió la puerta para negociar las cuentas «por responsabilidad», en unas negociaciones que coincidirán en el calendario con las conversaciones para las cuentas de la Generalitat y la investidura del Presidente del Gobierno Central, Pedro Sánchez. De momento, la portavoz socialista –Sandra Ramos– lamenta, sin embargo, de que la principal formación del Saló de Plens «aún no conoce» la propuesta del ejecutivo. Se avecinan semanas intensas.

Temas

Comentarios

Lea También