Más de Tarragona

Junts y CUP, sin propuesta aún de ERC y Comuns para pactar en Tarragona

Crónica. Compás de espera. Las dos formaciones de la oposición siguen sin recibir el documento para estudiar su incorporación al gobierno local

Octavi Saumell

Whatsapp
Eva Miguel y Laia Estrada, ayer, con la nueva concejal de la CUP, Inés Solé (en el centro). FOTO: CEDIDA

Eva Miguel y Laia Estrada, ayer, con la nueva concejal de la CUP, Inés Solé (en el centro). FOTO: CEDIDA

Han pasado ya 12 días desde las elecciones autonómicas del pasado 14F y Junts per Tarragona y CUP siguen sin recibir una propuesta política concreta para ampliar el gobierno municipal, ahora formado solo por Esquerra Republicana y En Comú Podem. Las dos formaciones del ejecutivo de la Plaça de la Font tienen en marcha una comisión negociadora para abordar la cuestión, pero hasta la fecha las conversaciones no se han plasmado en ningún acuerdo ni documento por escrito para ensanchar un equipo que, desde hace 20 meses, está integrado solo por nueve ediles: los 7 de ERC y los dos de los Comuns.

El punto de discordia es la posible entrada de los tres representantes de Junts per Tarragona: Dídac Nadal, Cristina Guzman y Elvira Vidal, que pese a formar parte oficialmente de la marca liderada por Carles Puigdemont son independientes. La apuesta inicial de los Comuns era la de aceptar la incorporación de los postconvergentes siempre que también entre la CUP al equipo de gobierno, para evidenciar «una apuesta por reforzar desde la izquierda». Pese a ello, la situación en la que se encuentra las negociaciones para formar Govern en la Generalitat de Catalunya –con Jéssica Albiach (En Comú Podem) vetando cualquier acuerdo con Junts per Catalunya– dificulta que ahora haya fumata blanca en Tarragona. Un acuerdo de gobierno «con la derecha catalana» –según lo ha calificado la propia Albiach en campaña electoral– en una capital de provincia sería una contradicción difícil de llevar en estos momentos para negociar la entrada de los Comuns al Palau de la Generalitat. Por ello, en la Plaça de la Font se ha pisado el freno y, de momento, no hay ni fecha para la asamblea pese a que en enero Carla Aguilar-Cunill afirmó que «no hay ninguna puerta cerrada» a Junts y CUP.

Inés Solé releva a Laia Estrada

A la espera de noticias, el pasado miércoles la CUP convocó a su asamblea local, en la que la militancia avaló la entrada de la número ‘3’ de la lista, Inés Solé, al pleno municipal para relevar a Laia Estrada, portavoz y candidata desde 2015 y que en marzo dejará el Saló de Plens para iniciar una nueva etapa en el Parlament de Catalunya.

Ayer, tanto Estrada como la nueva portavoz –Eva Miguel– como la propia Inés Solé afirmaron que el cambio de cromos «está pensado tanto para estar en el gobierno como en la oposición», y reconocieron que en la reunión del miércoles no se abordó el posible pacto «porque no tenemos ninguna propuesta sobre la mesa», según indicó Miguel, quien afirmó que antes de «desgastar» el debate en la asamblea piden a Esquerra y En Comú Podem «abordar las líneas políticas, las líneas rojas o la propuesta de cartapacio», a la vez que dejó claro que «desmentimos» que estén cerca de llegar a ningún acuerdo, tal y como anunció el lunes el portavoz municipal, Manel Castaño (ERC).

En la misma linea se expresan desde Junts per Tarragona, una formación que, pese a ello, asegura mantener «activa» la relación con Esquerra. Pese a ello, y pese al hecho de contar con solo dos concejales, el desbloqueo pasa por convencer a los Comuns, que parece que después de dar hace semanas un paso adelante, ahora ha dado otro hacia atrás.

Temas

Comentarios

Lea También