Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Calle Pere Martell

Juzgado por violar a una prostituta que contrató en Tarragona

La mujer acudió al piso de él, que cerró la puerta y le quitó el teléfono móvil. El fiscal pide para el acusado 14 años de prisión

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los hechos se produjeron en un piso de la calle Pere Martell FOTO: DT

Los hechos se produjeron en un piso de la calle Pere Martell FOTO: DT

Un hombre que había contratado los servicios de una prostituta para que acudiera a su domicilio se enfrenta a 14 años de prisión y al pago de una indemnización de 10.000 euros por los delitos de violación y detención ilegal. El fiscal, en su escrito de acusación, pide también una orden de alejamiento para que no pueda comunicarse ni acercarse a menos de 300 metros de la víctima durante 15 años. Y que cuando haya cumplido las tres cuartas partes de la pena sea expulsado de España, país al que no podrá volver antes de nuevo años. El caso será juzgado el próximo 13 de marzo en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona.

El acusado es un ciudadano marroquí de 28 años. A las cinco de la tarde del 5 de septiembre del año pasado contactó con una mujer, a través de una aplicación de internet. Pactaron que ella vendría a su domicilio de la calle Pere Martell de Tarragona para tener relaciones sexuales previo pago por las mismas. Media hora más tarde, la mujer llegó al piso. Cuando entró en el mismo, el acusado cerró la puerta con llave y la escondió, según el fiscal. Además, él le cogió el teléfono móvil para que no pudiera llamar. La víctima, al ver la situación, intentó marcharse. Pero el encausado sacó una navaja y se la mostró de forma amenazadora para impedir que se marchara.

El procesado llevó a la víctima a la habitación, le quitó la ropa y la violó, siempre teniendo la navaja a su lado. Después de consumar el acto sexual, el acusado quiso ir a buscar bebida y tabaco a un supermercado que había en las inmediaciones de su domicilio. La mujer le convenció para acompañarlo y no quedarse encerrada en el piso.

Una vez en el supermercado, y siempre siguiendo con la amenaza con la navaja que llevaba en el domicilio, la víctima consiguió pedir socorro. En un forcejeo con el acusado logró desarmarlo.

El sospechoso, vista la situación, huyó a su domicilio, lugar donde fue detenido instantes después por agentes de la Guàrdia Urbana. Los policías recuperaron allí el bolso y el teléfono móvil de la víctima. Esta no sufrió lesiones y reclama una indemnización por lo ocurrido.

El acusado se encuentra en prisión provisional desde el 7 de septiembre del año pasado.

Temas

Comentarios

Lea También