Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

L'Espluga del Francolí 'zona cero' del temporal

La calle de la Font es uno de los viales más afectados y los vecinos ya trabajan para recuperar la normalidad. Tres edificios con graves afectaciones, dos de ellos derribados por la tromba. El municipio tiene restricciones de agua para uso de boca

ACN

Whatsapp
FOTO: Àngel Juanpere

FOTO: Àngel Juanpere

L'Espluga de Francolí ha sido uno de los municipios más afectados por el temporal que ha cruzado Catalunya este martes y miércoles. Las cañas y escombros que en la tarde-noche del martes bajaban con fuerza por el río Francolí taponaron uno de los puentes que cruza el río y esto hizo que el nivel del agua subiera unos metros.

La fuerza del caudal se llevó un restaurante entero y una vivienda, además de coches que había aparcados en la calle. La calle de la Font ha sido una de los más afectadas. La línea del agua se ve en las fachadas, a casi dos metros de altura. De hecho, este mediodía, el conseller d'Educació Josep Bargalló ha ido a la localidad de la Conca de Barberà para interesarse por lo ocurrido.

FOTO: Àngel Juanpere

Los bajos de las casas se encuentran llenos de barro y escombros y todo lo que había en el interior está destrozado, incluidos tractores, coches, maquinaria o herramientas. Los vecinos trabajan desde primera hora de este miércoles para recuperar la normalidad.

Imagen de lo que ha quedado de los dos negocios.

La tromba de agua ha hecho que tan solo haya quedado operativo el acceso norte al municipio, desde Vimbodí y Poblet. Hay dos puentes cerrados al tráfico, llenos de basura y sin barandillas. El cauce del río también ha quedado destrozado en el tramo urbano. El agua incluso se ha llevado el restaurante Lo Gatim y la bodega Rendé Masdéu enteros. Tan solo queda alguna pared derecha y cuatro baldosas.

La tromba de agua ha hecho que tan solo haya quedado operativo el acceso norte al municipio, desde Vimbodí y Poblet.

Dora Olivé es una de las vecinas que ha quedado afectadas por el temporal. Ha explicado que es la tercera vez que sufre la crecida del río en su vivienda en los últimos 25 años. “En el año 1994 vivimos el tornado por Sant Ramon, después la tromba de agua se llevó el tractor y el almacén a mi padre y esta vez nos ha afectado la parte de la casa. El río pasaba por dentro, entraba por delante y salía por el detrás. Estamos destrozados”, ha resumido Olivé.

El interior de su garaje ha quedado irreconocible. Cañas, troncos y barro han sustituido lo que había antes. El agua llegó muy arriba y movió el coche, que ha pasado de estar aparcado en la entrada a quedar apilado al fondo.

FOTO: ACN


Otro vecino, Miquel Vilar, ha comentado que a pesar de que han sufrido daños materiales, afortunadamente están bien. En la casa de la calle de la Font vive su madre, de 90 años. “Ella sufría por las goteras de la azotea y no se dio cuenta de lo que pasaba abajo, y se puso a dormir. Ahora esto es dantesco”, ha relatado.

FOTO: ACN

La actividad en el pueblo ha quedado parada, entre afectados que trabajan para recuperar la vida de antes y algunos curiosos. También ha empezado a aparecer la solidaridad entre vecinos. David Altarriba tiene una empresa de construcción en L'Espluga de Francolí y ha puesto la maquinaria y el personal a disposición de los afectados. “El restaurante de mi primo está inundado, las neveras son fuera, no queda nada. Nosotros hoy limpiaremos toda la zona pero para recuperarlo ya dependerá de los seguros”, ha asegurado.

FOTO: ACN


Horas o días para recuperar los suministros

El alcalde de l'Espluga de Francolí, Josep Maria Vidal, ha apuntado que harán falta “horas o días” para recuperar los suministros de agua, luz y gas a los domicilios de la localidad. Vidal ha avanzado que intentarán llevar algún generador de electricidad para restablecer el servicio, pero que los tres puntos de suministro del municipio han quedado afectados por las trombas de agua.

En cuanto al agua, el alcalde ha indicado que el municipio estaba a punto de hacer restricciones en los domicilios por la escasez que hay fruto de la sequía. El agua caída pero, no ha arreglado la situación, puesto que muchas cañerías se han roto y a causa de la carencia de electricidad no se ha podido trasvasar agua a los pozos.

Vidal ha apuntado que hay tres edificios con graves afectaciones. El del restaurante y la bodega, que ha quedado arrasado, un edificio municipal donde se almacenaba maquinaria de la Agrupación de Defensa Forestal y una empresa de deportes de aventura.

Temas

Comentarios

Lea También