Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Atención Primaria reclama más medios para combatir al Covid-19

Los sindicatos advierten que la presión que han tenido los hospitales durante la pandemia recaerá ahora sobre unos centros de salud donde faltan médicos de familia y personal de enfermería

JOAN MORALES-EFE

Whatsapp
Usuarios esperando a poder entrar en el CAP Sant Pere de Reus el pasado miércoles por la mañana. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Usuarios esperando a poder entrar en el CAP Sant Pere de Reus el pasado miércoles por la mañana. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La presión que durante semanas y semanas de pandemia ha puesto en una situación límite a muchos hospitales del país -algunos de ellos al borde del colapso- podría trasladarse desde ya a la Atención Primaria. Las hospitalizaciones de enfermos del Covid-19, afortundamente, van a la baja desde hace días. Pero, tal y como nos advierten las autoridades sanitarias, el virus está ahí fuera y todavía se producen contagios, sin olvidar el seguimiento de las personas contagiadas que son asintomáticas o las que ya han pasado la enfermedad.

En este contexto, la Atención Primaria gana un gran protagonismo en esta lucha contra la pandemia y sus profesionales ya están empezando a sufrir la presión de hacer frente a la enfermedad con los medios justos.

Montse Anglès, responsable de Atención Primaria dentro del área de Salud del sindicato UGT en la provincia de Tarragona, explica que «la Atención Primaria es la puerta de entrada de los enfermos de Covid-19 al sistema sanitario. Tenemos que detectar a los posibles positivos. Se les hace la prueba PCR y una vez conocidos los resultados, si son positivos pero están bien se les aisla en casa y se les hace un seguimiento desde la Primaria y se si complica los derivamos al hospital».

Anglès advierte de que «la población estaba contenida y, con el confinamiento, no visitaba a su médico para controles. Pero ahora que estamos en desescalada la gente quiere que los visite su médico y va a empezar a venir a los CAPs». Por eso, esta representante de la UGT recuerda que «ahora tendemos que hacer el seguimiento de los covids que han salido del hospital, más todos los que detectemos, más la gente que nos visite por otras patologías. Sin olvidarnos de las residencias de ancianos».

Colapso

Todo ello puede llevar a los centros de salud al colapso, teniendo en cuenta el personal con el que cuentan. «Es necesario reformar el modelo y facilitar los recursos porque con los que tenemos es imposible llegar. Nuestra sociedad es gran demandante del sistema sanitario y la Atención Primaria necesita más recursos, tanto humanos como materiales», explica Montse Anglès, quien advierte que «existe mucho desánimo laboral. En la primaria también ha existido presión y el personal está cansado».

Desde el sindicato Usitac coinciden con este diagnóstico de la situación. Su secretario general, Joseo Tutusaus, explica al Diari que «Los CAPs no están preparados para asumir todo el volumen de trabajo que vendrá a partir de ahora. Faltan medios, no sólo materiales. Se va a producir mucho estrés porque, a parte del trabajo habitual se va a tener que hacer el seguimiento de todos los enfermos de Covid-19. La sobrecarga de trabajo podrá generar bajas laborales por estrés y habrá problemas».

El secretario general de Usitac cree que la experiencia por la que han pasado los hospitales «tendría que servirnos para que en la atención primaria no pasase lo mismo»

Los médicos advierten

En el tercer informe realizado por la Comisión Asesora Covid-19-OMC, del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, la Atención Primaria reclama dotar a cada centro de salud de una persona dedicada al rastreo epidemiológico y destaca «la evidente necesidad de dotar a este ámbito asistencial a muy corto plazo de nuevos recursos humanos y tecnológicos para la tele-asistencia» para cumplir esos objetivos en la desescalada.

También propone rediseñar la accesibilidad a los centros de salud, potenciando las Unidades Administrativas, reforzando su personal, aportando líneas telefónicas y teléfonos móviles, instalando aplicaciones y posibilitando que lideren la gestión de flujos y la distribución de peticiones de asistencia.

«Los puntos de triaje en la entrada son esenciales; su diseño, composición, los criterios, y las circulaciones, deben ser definidos por el Equipo de forma participativa», explica el informe en el que han participado expertos de Atención Primaria.

Para mejorar la respuesta a la pandemia, se propone priorizar la seguridad de personal y pacientes, limitando el aforo y organizando y las zonas de espera exteriores e interiores y que las direcciones asistenciales y gerencias garanticen suministros, potencie la limpieza de los espacios y habilitar en su caso mamparas y protecciones.

Más dotación tecnológica

Respecto a cambios de organización, reclaman nuevas dotaciones tecnológicas (aplicaciones, correo electrónico, mensajería instantánea) que incrementen la conectividad telemática de forma legalmente correcta y con seguridad.

Las agendas deben gestionarse por los profesionales, espaciar las visitas, intercalar consultas telefónicas, y gestionar demoras según criterio clínico, con apoyo institucional y campañas de información a la ciudadanía.

En el desempeño de funciones de vigilancia epidemiológica, plantean la necesidad de contar con todos los medios diagnósticos sin restricciones, los sistemas de información y el control de casos y contactos, priorizando la asignación al Centro de Salud del personal que refuerce esta función de rastreo, adecuadamente formados.

La Atención Primaria propone reducir las cargas burocráticas, profundizando las experiencias de simplificación de las bajas laborales, de la gestión de la prescripción por receta electrónica, y de consultas electrónicas con el Hospital de referencia.

El documento, elaborado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, aboga por la máxima colaboración de los profesionales, «dada la dimensión de los retos a los que nos enfrentamos como sistema sanitario». Considera que es en situaciones como esta donde los mejores valores deben afluir.

Por ello, defiende que la «búsqueda del bien común basada en la ética y la deontología debe ir de la mano de la máxima protección de los profesionales y del mantenimiento de su moral y ánimo», así como «la coordinación de todos los actores dentro de la sanidad y a estos con los responsables políticos y con la sociedad que es hoy un objetivo fundamental».

Temas

Comentarios

Lea También