Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Audiencia de Tarragona absuelve a un hombre que cortó dos dedos de su pareja con una catana

La Audiencia Provincial fija como medida su internamiento en un centro psiquiátrico durante nueve años

Àngel Juanpere

Whatsapp
La sentencia fue emitida por la Audiencia Provincial de Tarragona.  FOTO: LLUÍS MILIÁN

La sentencia fue emitida por la Audiencia Provincial de Tarragona. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Un hombre que agredió con una catana a su compañera sentimental con intención de matarla ha sido ahora absuelto por la Audiencia Provincial de Tarragona a pesar de considerar que intentó acabar con la vida de la mujer. Los magistrados han tenido en cuenta la eximente completa de trastorno mental. Por ello, han decretado como medida de seguridad que el procesado sea internado en un centro adecuado a sus dolencias por un periodo máximo de ocho años por un delito de tentativa de homicidio y otro año más por un delito de lesiones. Asimismo, se ha fijado que durante nueve años no pueda acercarse ni comunicarse con su expareja ni durante tres al hijo de ambos. Como responsabilidad civil abonará 1.800 euros a la mujer por la lesiones que le causó y 19.000 por las secuelas y perjuicios estéticos que le quedaron. También pagará 1.150 euros a su hijo. Fiscal, acusación particular, Generalitat y defensa llegaron a un acuerdo sobre la pena.

El acusado, de 39 años, está en situación regular en España. Se encontraba en prisión preventiva desde el pasado 3 de marzo. Dos días antes, sobre las cinco de la madrugada, entró en el domicilio donde dormía su pareja sentimental y le gritó: «¿Dónde está, dónde está?, ¿con quién hablas?», mientras la insultaba y amenazaba. Asimismo, la comenzó a golpear y darle puñetazos en la cabeza.

La mujer se dirigió a una de las habitaciones a refugiarse, precisamente en la que estaba su hijo, de 12 años. A continuación entró el acusado, que cogió una catalana de casi 70 centímetros de largo que tenía guardada encima del armario. «Siendo consciente de que con su acción podría causarle la muerte, comenzó a golpearla en la cabeza» mientras la insultaba. La víctima levantaba las manos y los brazos para protegerse la cabeza y la cara. En uno de los golpes le seccionó las falanges de dos dedos de la mano derecha así como le hizo un corte en el brazo izquierdo. A su hijo, que se encontraba en la cama, le causó un corte en el pie izquierdo.

El acusado presentaba un trastorno psicótico breve, anulándose sus capacidades. Dicho trastorno vino determinado por la dependencia al consumo de droga, presentando riesgo de sufrir nuevos brotes, según la sentencia.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También