Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Audiencia ordena investigar la muerte de un recién nacido en Tarragona

Insta al juez a tomar declaración a varias personas como testigos e investigados y a los forenses a redactar un informe más concreto

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los hechos que el Juzgado está investigando ocurrieron en la Clínica Viamed-Monegal el año pasado.  Foto: lluis milián

Los hechos que el Juzgado está investigando ocurrieron en la Clínica Viamed-Monegal el año pasado. Foto: lluis milián

La Audiencia Provincial de Tarragona ha ordenado al juez instructor que reabra la investigación a raíz de las extrañas circunstancias de la muerte de un bebé de poco más de una hora de vida en la Clínica Viamed-Monegal de Tarragona. Los magistrados han solicitado a los médicos forenses un nuevo informe, «más preciso que el anterior, en la medida de lo posible» sobre el origen de los traumatismos y hematomas que presentaba el bebé. Una vez se tenga dicho documento, se insta al juez instructor a que se tome declaración «en calidad de investigados o de testigos, según los casos, a las personas de la clínica que, directa o indirectamente, participaron en el parto o estuvieron en las horas posteriores.

El parto tuvo lugar a las 10.20 horas del 22 de noviembre de 2015 a través de una cesárea urgente practicada por dos doctores. Según el auto de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona, la cesárea «aparentemente fue exitosa», pero el bebé falleció a las 11.30 horas del mismo día «en lo que parecía que era un caso de muerte súbita del lactante». Sin embargo, cuando se realizó la autopsia, los médicos forenses concluyeron que la causa de la muerte fue un traumatismo craneal, habiéndose constatado la presencia de lesiones craneales y extracraneales, unas lesiones que tienen características «vitales».

Ante el resultado de la autopsia, el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Tarragona ordenó a los Mossos d’Esquadra la realización de una investigación y acordó el secreto de las actuaciones.

Tras la investigación policial, el juez levantó el secreto de sumario y acordó el sobreseimiento. Sin embargo, en el auto posterior que resolvía el recurso de reforma manifestó que apreciaba «la existencia de una infracción penal, pero que no tenía elementos para imputar dicha infracción a ninguna persona».

Criterio diferente

Pero los magistrados de la Audiencia Provincial no comparten el criterio del juez instructor. Recuerdan que en la presente causa el círculo de los presuntos responsables «está totalmente acotado, ya que todos los posibles e hipotéticos responsables aparecen en el folio 110 del expediente». Reconocen que la tramitación de una instrucción penal es una circunstancia que puede afectar al ámbito familiar y profesional de las personas. Pero añaden que una investigación en el que el círculo de los posibles responsables está totalmente delimitado no puede calificarse nunca como una actividad prospectiva.

La Audiencia señala que en el presente caso no se ha efectuado una diligencia que considera fundamental para intentar determinar las circunstancias en las que se produjo el fallecimiento de la recién nacida. Entiende que es indispensable recabar a los médicos forenses un nuevo informe en el que concreten la causa por la que se pudieron originar los traumatismos y los hematomas –una caída, un golpe, fuerte presión, presión leve dado que se trata de una neonata, por el uso del fórceps, etc- así como que informe al Juzgado sobre si el efecto de las lesiones sería inmediato o, por el contrario, habría pasado un tiempo desde que se produjo la lesión hasta el resultado fatal. También deberán informar sobre cuál puede ser la causa de la presencia de la cafeína en el cuerpo de la menor y si dicha sustancia tiene alguna relevancia. Todo ello podría dar luz a saber cuándo y dónde se produjeron las lesiones, «y, por lo tanto, quién podría ser su responsable».

Por otra parte, la máxima instancia judicial de la demarcación considera necesario que se tome declaración como investigados o testigos a las personas que figuran en el folio 110 del atestado, ya que las declaraciones escritas del atestado policial «carecen de la inmediación necesaria para que el juez de instancia pueda percibir directamente posibles contradicciones, evasiones o respuestas inconcluyentes». Es más, señala que en este tipo de investigaciones «es tan importante poder apreciar lo que se dice como lo que no se dice o la forma en que se dice lo que se dice».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También