Más de Tarragona

La Baixada del Pajaritu: Los de Reus son más pájaros que nosotros

El acto, organizado este año por la Colla Jove Xiquets de Tarragona, contó con la participación de 18 trastos. Pocos han sido capaces de realizar el recorrido con éxito. Por suerte, no ha habido ningún herido

Carlos Domènech Goñi

Whatsapp
St. Pauli Bardinet bajó literalmente sin frenos y se estampó delante del local de la Jove. Foto: Lluís Milian

St. Pauli Bardinet bajó literalmente sin frenos y se estampó delante del local de la Jove. Foto: Lluís Milian

El grupo Mar i Neta se llevó el premio ?Fem-ho maco? gracias a su cuidada puesta en escena. Foto: Lluís Milian

El grupo Mar i Neta se llevó el premio ?Fem-ho maco? gracias a su cuidada puesta en escena. Foto: Lluís Milian

Los Castellers de Sant Pere i Sant Pau, con su Troncomovil, chocaron a medio camino. Foto: Lluís Milian

Los Castellers de Sant Pere i Sant Pau, con su Troncomovil, chocaron a medio camino. Foto: Lluís Milian

La Baixada del Pajaritu es uno de los actos más esperados del carnaval tarraconense. Una de esas citas consolidadas, incrustadas en el ADN festivo de la ciudad. Sin embargo, la XII edición, celebrada esta mañana, ha destacado por la presencia de un numeroso grupo de reusenses. Iban disfrazados de pulpo, llevaban una estructura a juego y muy trabajada y bajaron por la Baixada Peixateries como si la conocieran de toda la vida. Ya se lo preguntaban las speakers, Claustre y Tecla (o al menos así se llamaban bajo el efecto de su disfraz), antes de entregar los premios: «¿Los de Reus tienen que enseñarnos a bajar?».

Los PopStars, nombre del grupo reusense, se llevaron el premio a la mejor trayectoria, conseguido gracias a la velocidad y pulcritud con la que realizaron el recorrido. Su participación gustó pese a la gran rivalidad Tarragona-Reus, pero el público no mostró tanta felicidad cuando celebraron el premio cantando consignas dedicadas al Reus Deportiu.

Pero más allá de rivalidades y pulpos llegados de una ciudad sin mar, la Baixada del Pajaritu destacó por la gran afluencia de público. Centenares de tarraconenses se acercaron a disfrutar del ambiente festivo. Todos sabían que las carcajadas estaban aseguradas, y así fue. Cada impacto contra los bloques de paja que protegían al público era celebrado por los presentes.

Una de las agrupaciones que más risas generó estaba formada por los castellers de Sant Pere i Sant Pau. Y es que antes de que pudieran coger la suficiente velocidad para impresionar a los presentes, se estamparon dos veces. Esto les hizo merecedores del premio Trompada. Aunque también lo podrían haber ganado los St. Pauli Bardinet, disfrazados de unicornios azules. Bajaron a toda velocidad y no pudieron trazar la curva como es debido, por lo que se estamparon contra la protección justo delante del local de la Colla Jove.

Aunque el certamen se zanjó, por surte, con ningún herido, no estaría de más que los organizadores colocaran para la próxima edición más barreras protectoras. Más de una agrupación se llevó por delante a algún espectador despistado que no vio venir a los participantes.

Por otro lado, la Baixada del Pajaritu echó de menos la presencia de la sátira. Aunque la Agrupació Fent Camí reivindicó nuevamente un local, la crítica no fue más allá por parte de ninguna agrupación participante. Tan sólo un grupo de jóvenes, que bajó con menos éxito de lo que tenían esperado, imitó con sorna a los Mossos d’Esquadra. Por este motivo, uno de los miembros del jurado, Héctor de la Salud, destacó que «como la sátira ha desaparecido de la Baixada, vamos a eliminar el premio que la valoraba». El mismo expresó con preocupación que «no sólo ha desaparecido en la Baixada, también en el Carnaval tarraconense».

Quizás la sátira ha dado paso a las plumas y a los disfraces cuidados. Una de las agrupaciones que en la Baixada destacó en este ámbito fue la llamada Mar i Neta. Reivindicaban un mar limpio y justo, y lo hicieron con una ‘andròmina’ elegante, trabajada y firme. Esto les bastó para hacerse con el premio ‘Fem-ho maco’, que como todos los demás, otorgaba vales de descuento o premios en comercios de toda la vida de la ciudad.

La Baixada del Pajaritu terminó con una fiesta de disfraces infantil dentro de la Colla Jove y con un vermut festivo en el exterior. Casi todos los espectadores se quedaron a disfrutar de la velada, animada por dos jóvenes DJ’s que alentaron a los presentes a seguir la juerga hasta la hora de comer. Habrá que esperar a la decimotercera edición de la Baixada para saber si la sátira vuelve y si realmente, los de Reus son mas pájaros que nosotros.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También