La Canonja otorga a Iqoxe la última licencia necesaria para reanudar la actividad

Las unidades llevan más de 22 meses paradas

Europa Press

Whatsapp
La explosión de Iqoxe. PERE FERRÉ

La explosión de Iqoxe. PERE FERRÉ

El Ayuntamiento de La Canonja ha otorgado a Iqoxe el visto bueno para la reanudación de la actividad en las tres unidades de Derivados U-2500, U-2360 y U-350, tras la autorización de la Generalitat de este viernes.

Se trata del último trámite pendiente para poder reactivar las unidades, que hace más de 22 meses que están paradas, desde el accidente de la planta en enero de 2020, según un comunicado de la empresa este viernes.

El consistorio ha enviado la licencia de nueva ocupación para las obras realizadas en la reconstrucción de las unidades de Derivados, consistentes en la instalación de una nueva subestación eléctrica y de una nueva sala de control en los terrenos que antiguamente ocupaba la accidentada U-3100.

Iqoxe ha invertido 40 millones de euros en el proceso de reconstrucción y "ha satisfecho todos los requerimientos solicitados por la Generalitat" para adecuarla a la normativa actual y a otras medidas complementarias que por el momento no son de obligado cumplimiento.

Además, la empresa también ha implementado un paquete de salvaguardias y medidas adicionales, dirigidas a reforzar las garantías de seguridad.

El director general de Iqoxe, Javier de Benito, ha recordado a las víctimas del accidente de enero de 2020 y ha explicado que "la puesta en marcha de estas tres unidades permite garantizar todos los puestos de trabajo de la empresa". 

Temas

Comentarios

Lea También