Más de Tarragona

La Covid deja en Tarragona una muerte cada siete horas en un año

El año de la Covid deja una defunción cada siete horas en Tarragona. Ayer, ocho muertes más en la provincia. 

Raúl Cosano

Whatsapp
Imagen del CAP de Sant Salvador durante la primera ola de coronavirus. David Oliete

Imagen del CAP de Sant Salvador durante la primera ola de coronavirus. David Oliete

La tercera ola de la pandemia ha quedado atrás dando sus coletazos finales. Las ocho defunciones por Covid-19 sumadas ayer empañan la positiva dinámica de los últimos días, marcados por una drástica disminución de los decesos tras un letal envite del virus después de la Navidad. Por delante, eso sí, queda una perspectiva algo más halagüeña, sobre todo por la vacuna, que invita a pensar que lo peor ha pasado, a las puertas de que se cumpla un año de la pandemia. Desde el 10 de marzo, se han producido 1.224 muertes por coronavirus en la provincia (1.056 en el Camp de Tarragona y 168 en las Terres de l’Ebre), según las cifras oficiales de Salut.

Muertes por semana en la provincia de Tarragona (en rojo las muertes totales y en azul las muertes residenciales). DT

De ellas, 457 han sido en residencias. Es un 37%, casi cuatro de cada diez, lo que confirma que estos equipamientos de gente mayor han sido los espacios más azotados por la virulencia del SARS-CoV-2 pero ahora son también los que más pronto están notando la recuperación por la inmunidad que han generado los antígenos. 

El 88% de los fallecidos en el Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre tenían más de 70 años. La edad avanzada es un factor clave para un desenlace fatal de la enfermedad. 

Una mujer de 88 años de Badalona que fue a visitar a su hijo a Montblanc (Conca de Barberà) falleció el 16 de marzo en el Pius Hospital de Valls. Fue, oficialmente, la primera víctima mortal en Tarragona por coronavirus, justo cuando arrancaba el estado de alarma para intentar contener el avance del patógeno. Desde entonces, se ha producido un goteo de un fallecimiento cada siete horas en la provincia, con puntas verdaderamente dramáticas en cada una de las tres olas. La más violenta fue la primera, con un tope de 95 fallecidos solo por Covid-19 a la semana en la provincia, pero la siguiente fue la tercera, la recién concluida, que durante enero dejó puntas de hasta 62 traspasos de coronavirus. 

Excesos de mortalidad

Una estadística experimental del INE, que recoge y publica datos semanales, muestra que Tarragona arrancó el año con un exceso de mortalidad del 36,42%, el peor balance de lo que llevamos de emergencia sanitaria y entre los más graves de España en esos momentos. En las cuatro primeras semanas de enero, se registraron 839 fallecidos (no solo por coronavirus, sino también por otras causas) por los 615 de 2020, antes de que irrumpiera el SARS-CoV-2.

El 37% de las defunciones en la provincia han tenido lugar en residencias de ancianos, casi cuatro de cada diez. En el Camp de Tarragona es un 38% y en el Ebre un 42%.

Pero lo más llamativo es que las casi 230 defunciones semanales que hubo se parecen mucho a los balances en los mismos intervalos del mes de abril, el momento más crudo de aquel primer envite, en pleno confinamiento domiciliario. Ahora la situación ha mejorado ligeramente, a consecuencia de las restricciones y del efecto de la vacuna. El exceso de mortalidad es del 26,13%, lo que indica que aún se está notablemente por encima de los registros de defunciones. Cuando remite una oleada epidémica, la estadística de decesos siempre es la última en mejorar, después de los contagios y las hospitalizaciones. 

El 53% de los muertos en la provincia eran hombres, por el 47% de mujeres, pese a que ellas se contagian más. El coronavirus es más letal con el sexo masculino. 

Pasado un año de pandemia, es posible trazar un perfil concreto de los fallecidos. Si usted es hombre y se contagia, tiene más peligro de que su estado de salud empeore. Un estudio sobre factores de riesgo del servicio de Cardiología del Hospital Joan XXIII apunta, entre otros condicionantes, al propio sexo masculino. Los datos lo corroboran. La Covid-19 mata más a los hombres que a las mujeres, a pesar de que ellas se contagian más.

Letalidad masculina

Durante estos 12 meses de pandemia, las mujeres han protagonizado el 53,6% de los casos diagnosticados y notificados en Tarragona por el Departament de Salut. En el Camp de Tarragona ese acumulado sube al 54% y en el caso de las Terres de l’Ebre es del 52%. He aquí otra comparativa con datos absolutos: más de 23.590 mujeres contagiadas en las comarcas tarraconenses por unos 20.600 hombres, según los diagnósticos por PCR y test de antígenos realizados desde el pasado mes de marzo.

En las últimas semanas solo ha habido una muerte por Covid en geriátricos de Tarragona. En el pico de la tercera ola, en enero, hubo hasta 22 en una semana. La mejora es clarísima

En cualquier caso, ellas parecen infectarse más durante las diferentes fases de la epidemia, incluidas las olas y sus picos, pero son ellos los que padecen más la letalidad del virus y, por lo tanto, los que acaban falleciendo tiempo después. A estas alturas, han perdido la vida a manos del SARS-CoV-2 un total de 650 hombres y 580 mujeres en la provincia. Desde el primer momento, el género masculino se ha visto golpeado por los casos más graves y, en último término, por la mortalidad derivada. Por supuesto, además de las patologías previas, la edad avanzada es otro de los factores de riesgo fundamentales para un desenlace fatal de la patología. El 88% de los fallecidos en la provincia tenían más de 70 años. 
 

Temas

Comentarios

Lea También