Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona POLÉMICA

La EMT estudia salvar la parada de Solimar con un paso soterrado

Los residentes piden adecuar un acceso que ahora está deteriorado para poder mantener el punto de bajada dels bus municipal. El área de mobilitat analizará la propuesta presentada por los vecinos

Octavi Saumell

Whatsapp
Varios vecinos de Solimar, la pasada semana, en la parada que podría ser suprimida. Foto: Pere Ferré

Varios vecinos de Solimar, la pasada semana, en la parada que podría ser suprimida. Foto: Pere Ferré

La Empresa Municipal de Transports (EMT) de Tarragona «estudiará» opciones alternativas a la supresión de la parada del bus que está a la altura del barrio de Solimar, junto a la gasolinera Jaume I en dirección Barcelona. Una representación de los vecinos se han reunido este lunes con técnicos de la compañía pública y han expuesto la opción de adecuar un paso soterrado que sirva como acceso de los residentes para mejorar la seguridad en la vía.

Después del encuentro, la presidenta de la EMT –Begoña Floria (PSC)– asegura que, ahora, el área de Mobilitat de la corporación local «estudiará» la viabilidad de realizar reformas en el paso, que se encuentra en un estadio muy deteriorado. «Lo vemos difícil, ya que se trata de un espacio que no está adaptado para para las personas con movilidad reducida», indica la representante socialista. Pese a ello, la teniente de alcalde afirma que «recogemos la propuesta de los vecinos» para «tenerla en cuenta y estudiar su viabilidad».

La edil del PSC muestra su «predisposición para buscar opciones alternativas» a la supresión de la parada, que se encuentra en la antigua N-340, que es propiedad del Gobierno Central pero que se espera que en breve pueda ser transferida al Consistorio.

«La parada de Solimar es la única de toda la red que se encuentra en este elevado grado de peligrosidad» afirma Floria, quien recuerda que esta situación «ya se puso de manifiesto en el consejo de administración del pasado mes de diciembre y que ayer los técnicos informaron a los vecinos» indica la edil, quien no participó en el encuentro con la entidad de los residentes.

«Desde el equipo de gobierno hemos pedido en varias ocasiones al Estado que resuelva los problemas de permeabilidad que hay en la actualidad. La última vez que lo hicimos fue el 28 de abril de 2014» especifica la edil, quien remarca que la decisión de suprimir la parada se tomó en base «a un análisis del uso de los usuarios y teniendo en cuenta que la urbanización continuará teniendo servicio mediante la línea 13».

Corte de carretera

La opción de los vecinos es la de mejorar el paso soterrado para que los ciudadanos puedan salvar el carril de aceleración de la gasolinera. La presidenta de la Associació de Veïns, Elvira Vidal, se muestra crítica con la decisión de la compañía pública, hasta el punto que amenaza con cortar la N-340 si finalmente la EMTelimina este punto de bajada de los vecinos de la urbanización de Llevant.

«Los vecinos hemos pedido en varias ocasiones que se adecúe, ya que no cuenta con aceras, hay barrera arquitectónicas y no hay ni una sola barandilla en condiciones», por lo que lamentan que su utilización es «muy difícil, especialmente en horario nocturno» afirma la presidenta de los vecinos.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También