Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La EMT pone en marcha el lunes la primera parada ‘a demanda’

La Línea 55, que va desde Sant Pere i Sant Pau a Mas Pastor, se desviará a la urbanización Balcó de Tarragona cuando lo solicite algún usuario en la nueva parada que ya se ha instalado

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de la línea 55 de la EMT, que une la parada de Sant Bartomeu con Mas Pastor. Foto: Pere Ferré

Imagen de la línea 55 de la EMT, que une la parada de Sant Bartomeu con Mas Pastor. Foto: Pere Ferré

La Empresa Municipal de Transports de Tarragona (EMT) pondrá en marcha este próximo lunes el sistema de paradas «a demanda». Según ha podido saber el Diari, la compañía municipal impulsará a partir del 10 de julio esta forma de funcionamiento en la urbanización Balcó de Tarragona, situada junto a Els Pallaresos, donde hasta la fecha no llegaba el servicio de bus municipal. 

Esta prueba piloto se llevará a cabo en la línea 55, que conecta Sant Pere i Sant Pau con la urbanización de Rodolat del Moro y Mas Pastor. En la actualidad, este trayecto se inicia en la parada de Sant Bartomeu y finaliza en Mas Pastor, pero a partir del lunes también pasará por la zona de Balcó de Tarragona, siempre que lo solicite algún usuario. «Desde hace meses existe una petición vecinal para que el bus llegue a esta urbanización», indica la presidenta de la EMT, Begoña Floria, quien ha tomado la decisión de iniciar la prueba piloto en este núcleo. Por ello, los vehículos de la EMT acudirán al Balcó cuando lo requiera algún cliente. En este sentido, la parada variable se situará después de la de  Violant d’Hongria y antes de la Tarragonès.  

Según los horarios 

Después de varios meses de trabajo, los técnicos ya han acabado de perfilar el software necesario para poder poner en marcha este nuevo sistema, que no será en horario libre –como si fuera un taxi–, sino que la petición se adapta a los horarios de la línea ya existentes. 

La línea 55 de la EMT

El sistema de funcionamiento, que ha costado unos 3.000 euros, será muy sencillo. En la nueva parada que ya se ha instalado hay un pulsador que el usuario deberá usar con una antelación mínima de 15 minutos sobre el horario establecido que aparece en el panel informativo. «De esta forma, el bus tendrá tiempo para desviarse y pasar por Balcó. En caso de querer bajar en esa parada, el viajero sólo deberá avisar al conductor cuando suba al vehículo», afirma Begoña Floria. 
La frecuencia de paso por este núcleo será aproximadamente cada 45 minutos de lunes a viernes desde las siete de la mañana hasta las nueve de la noche. Los fines de semana y festivos no habrá servicio. 

«Poner una parada en Balcó del Mediterrani de forma habitual supondría que el bus realizara entre tres y cuatro kilómetros más por viaje para no llevar a nadie en la mayoría de recorridos. De esta forma, garantizamos el servicio público y apostamos por el equilibrio económico de la empresa, ya que reducimos el coste de gasolina y podemos mejorar el resto de frecuencias», asegura Begoña Floria. 

Los usuarios deberán pedir el bus 15 minutos antes del horario previsto de paso

Los técnicos de la EMT estudiarán durante tres meses el funcionamiento de esta prueba piloto. En caso de que la evaluación sea positiva, la idea es implantar el sistema en varios barrios de Llevant –como por ejemplo Molnars, Solimar, l’Escorpí o La Móra– donde se ha detectado que hay paradas en las que únicamente sube una persona al día.  
«Tarragona es una ciudad muy complicada a nivel urbanístico. Ir a según qué urbanizaciones es realmente muy caro, por lo que creemos que la activación de las paradas a demanda puede ser una solución muy interesante», afirma la edil socialista, quien recuerda que «de La Móra a Bonavista hay 15 kilómetros de distancia». 

Esta circunstancia, según la presidenta de la EMT, «encarece mucho la viabilidad económica del transporte público de la ciudad», que desde hace años arrastra una deuda cercana a los nueve millones de euros. «Sería viable si fuéramos una ciudad de 400.000 habitantes, pero la realidad es que tenemos 140.000, por lo que –a nivel de usuarios– es muy difícil poder cubrir los costes», remarca finalmente Floria. 

Temas

Comentarios

Lea También