Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La EMT suprimirá la parada de bus de Solimar antes del 1 de mayo

Los técnicos consideran que es la más peligrosa de la N-340 y que no hay alternativa de paso para los usuarios

Octavi Saumell

Whatsapp
Varios vecinos de Solimar, recientemente en la parada que en pocas semanas será suprimida. FOTO: PERE FERRÉ

Varios vecinos de Solimar, recientemente en la parada que en pocas semanas será suprimida. FOTO: PERE FERRÉ

La Empresa Municipal de Transports (EMT) suprimirá la polémica parada de bus del barrio de Solimar antes del próximo 1 de mayo. Así lo asegura al Diari la presidenta de la compañía pública, Begoña Floria (PSC), quien indica que la decisión se toma a raíz de un informe técnico «en el que se constata que es el punto más peligroso de toda la N-340 en la ciudad». Asimismo, la responsable del equipo de gobierno afirma que, según los números elaborados por parte de la EMT durante el pasado mes de diciembre, «sólo subía una persona al día y bajaban diez».

La edil socialista comunicó la decisión a los vecinos el pasado jueves y, en breve, la EMT iniciará una campaña informativa para anunciar la modificación a los residentes del barrio de Llevant. «No es una iniciativa que hayamos tomado a la ligera. Hemos estado buscando alternativas durante cuatro meses, pero no hemos encontrado ninguna que sea viable», afirma la representante del ejecutivo municipal.


Petición de CUP y C’s
La decisión obligará ahora a los residentes de Solimar a coger la línea de bus ‘13’, cuando hasta la fecha podían usar también la ‘11’ y la ‘12’. «Este bus les dejará dentro del barrio. Es la alternativa más factible que hemos logrado», afirma Floria.

Hace semanas, los vecinos solicitaron a la EMT que estudiara la posibilidad de arreglar el paso soterrado que hay en la entrada del barrio, ya que consideran que, de esta forma, los usuarios podrían superar la N-340 sin peligro. «Lo hemos analizado, pero ese paso no es un acceso, no puede condicionarse», asegura Floria, quien también reconoce que «hay otras paradas de la N-340 que están en mal estado, sobre todo la de Cala Romana». Sobre este punto, Floria admite que se mantiene «porque tiene una alternativa de paso a la N-340, como es el puente».

La edil socialista indica que la decisión se tomó en el consejo de administración de la EMT, y que el estudio sobre las paradas «se llevó a cabo a raíz de una petición que nos hizo primero la CUP en julio de 2016 y posteriormente Ciutadans en noviembre de 2016 para que analizáramos el estado de las paradas de esa zona».


Estudian actos de protesta
Los vecinos de la zona llevan semanas reivindicando el mantenimiento de la parada, hasta el punto de que se plantean llevar a cabo acciones de protesta por la decisión.

La presidenta de la Federació de Veïns de Llevant, Gemma Fusté, critica la decisión de no querer remodelar el paso soterrado «cuando inicialmente el Ayuntamiento quería construir un aparcamiento justo en ese mismo punto». Asimismo, la representante de la entidad vecinal lamenta que «la alternativa que nos da el Ayuntamiento es mucho peor, ya que la línea 13 tiene mucha menos frecuencia que la 11 y la 12».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También