Más de Tarragona

La Escola Pax quiere crecer en aulas en el edificio anexo que ahora utiliza

El inmueble está en régimen de cesión hasta enero de 2022 y el Ayuntamiento tiene la última palabra para prorrogarlo de forma indefinida. Uno de los proyectos es instalar un laboratorio

Jordi Cabré

Whatsapp
El edificio anexo ya perteneció a la escuela hasta 2002. Desde 2018 se hacen extraescolares y también hubo clases por la pandemia. FOTO: cedida

El edificio anexo ya perteneció a la escuela hasta 2002. Desde 2018 se hacen extraescolares y también hubo clases por la pandemia. FOTO: cedida

La Escola Pax quiere ampliar sus dominios incorporando de forma definitiva un edificio anexo que hasta 2002 perteneció al centro. En aquellos años fue comedor y cocina (en la planta baja) y aulas (en el piso de arriba). Este edificio, tras un periplo de 16 años volvió a formar parte de la escuela en régimen de cesión, que vence el 15 de enero de 2022. Y ahora, el equipo directivo, encabezado por Eva Masvidal, pretende que el Edifici Annex sea del Pax indefinidamente.

El proceso para lograrlo es un acuerdo a tres bandas. Y el primer paso lo debe dar la Generalitat, solicitante formal de la petición. El Ayuntamiento de Tarragona, titular de estas dependencias, debe aceptar la solicitud y establecer un acuerdo entre las dos administraciones. Y una vez firmado, la Escola Pax será la encargada de organizar su espacio.

El curso pasado se instalaron los alumnos de sexto de primaria.FOTO: cedida

En julio hubo una primera reunión entre la Escola Pax y el Departament d’Educació. En las mismas fechas se puso en conocimiento del Ayuntamiento estas intenciones. Respecto a esta petición, el Ayuntamiento ha dicho públicamente que: «Estamos trabajando con el Departament d’Educació  para que elabore un escrito para solicitar por la cesión definitiva a la Escuela Pax. Desde el Ayuntamiento se ve con buenos ojos esta cesión, pero tenemos que esperar la solicitud formal».

Una idea ‘premeditada’

La petición del Pax no es una propuesta surgida a bote pronto. Ya venía implícita en el convenio que firmó el Ayuntamiento y la Asociación de Familias de Alumnos (AFA) del centro en 2018. 

El consistorio otorgó licencia de uso privativo para el AMPA por el plazo de cuatro años. Las familias de los alumnos, con sus cuotas, financiaron la adecuación de un edificio que una parte estaba en desuso desde 2012 (cierre de la Escola Olga Xirinacs) y otra se utilizó durante unos años para una guardería llamada el Jardí de l’Olga. 

El convenio termina en 2022, pero en septiembre de 2020 y, con el inicio del curso marcado por la Covid-19, se decidió dar un uso diferente al Annex para poder espaciar el alumnado y reducir el riesgo de contagio en el centro. Se ubicaron los alumnos de sexto de primaria.

Con este edificio ya dotado de todos los requisitos necesarios para dar clase, la actual dirección no quiere perderlo después del vencimiento del convenio y la inversión realizada. Entre los proyectos que contempla está un aula multisensorial, un laboratorio de ciencias y tecnología, un aula de plástica y otra de teatro.

Orígenes

Originariamente, el edificio anexo de Mas Mallol acogía el comedor y la cocina de la Escola Pax hasta 2002, cuando el centro se reubicó en el nuevo edificio. Las dependencias quedaron en desuso cinco años hasta que en 2007, Mas Mallol resurgía como Escola Olga Xirinacs. Hasta 2012 formó parte de sus instalaciones y en ese año el centro educativo cerró puertas, diversificando el alumnado entre la Escola Pax, Escola Tarragona y otros centros.

El Annex todavía mantuvo el latido educativo con el Jardí de L’Olga y la escuela Pax, cada uno tenía una planta. Cuando el Jardí se disolvió en 2018, fue cuando el centro educativo movió ficha para poder recuperar todo el espacio con extraescolares. 

Temas

Comentarios

Lea También