Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Escuela Cèsar August de TGN, de nuevo víctima del vandalismo

El centro educativo sufrió destrozos de distinta consideración la noche de Sant Joan. La semana pasada también hubo intrusiones en la Escola Els Angels y en Riu Clar 

Norián Muñoz

Whatsapp
Una de las puertas destrozadas, la de la zona de profesores y dirección.  FOTO: Cedida

Una de las puertas destrozadas, la de la zona de profesores y dirección. FOTO: Cedida

El viernes pasado la Escola Cèsar August se llenaba de fiesta para celebrar con sus alumnos la despedida del curso y ayer, tres días después, el personal del centro regresesaba para ser testigo, de nuevo, de las desagradables escenas que dejaba el vandalismo. Los actos se produjeron, presumiblemente, la noche de la verbena de Sant Joan. Ese día se activó la alarma del centro por la noche y acudió una patrulla de la Guàrdia Urbana, pero desde fuera no encontró nada fuera de orden.

No obstante, ayer, a plena luz del día, las imágenes eran elocuentes. Quienes entraron a la escuela lo hicieron reventando una puerta de vidrio lateral que da a la zona de educación infantil donde también se entretuvieron en rociar pintura por las clases. En esa misma planta hicieron explotar un petardo en el buzón del Ampa y reventaron la puerta de un baño, así como una puerta de vidrio. Además se dedicaron a vaciar íntegramente dos extintores de incendios en el salón de psicomotricidad, que quedó todo cubierto de una capa blanca.

Los destrozos más llamativos, no obstante, se produjeron en el primer piso, donde destrozaron por completo la puerta que da acceso a los despachos.  En la sala de profesores se dedicaron a hacer explotar con petardos una nevera, una máquina expendedora de café, el ascensor  y un aparato de aire acondicionado.

En esta zona, igual que en el segundo piso, se dedicaron a revolver y tirar todo lo que encontraron a su paso. Lo que no hicieron, no obstante, fue sustraer objetos de valor, como ordenadores y proyectores, por los que no mostraron ningún interés. Tanto Mossos d’Esquadra como Guàrdia Urbana se personaron ayer en la escuela para seguir con la investigación y se agradece a quienes puedan tener información al respecto que la hagan llegar a las autoridades. De hecho, la escuela está rodeada de diferentes edificios de viviendas.

Entraron en otras escuelas

Se da la circunstancia, además, de que la semana pasada también ingresaron en dos escuelas más de la ciudad, la Escola Riu Clar y la Escola Els Angels, aunque en este caso el interés sí que habría sido robar. En esta última, por ejemplo, rompieron las cerraduras de dos puertas e intentaron, sin éxito, llevarse un ordenador.En este caso resultó imposible porque tenía un cable de seguridad y porque el conserje de la escuela, alertado por la activación de la alarma, acudió al lugar.

Francesc Roca, concejal de educación, acudió ayer a ver los destrozos junto a Montse Fortuny, directora del Institut Municipal d’Educació, IMET. Roca aseguraba que corroborar esta situación «hace serntir impotencia y entristece mucho», tratándose de una escuela que ha hecho un importante esfuerzo por abrirse a la comunidad y «ser un referente para el entorno».

La directora del centro, Blanca Carrión, junto a Francesc Roca, concejal de educación, observando los daños. FOTO: N.M.

Historia repetida

La directora de la escuela, Blanca Carrión, aseguraba estar muy preocupada por la seguridad del centro de cara al verano. De hecho, aunque las clases ya han terminado, la escuela permanecerá abierta unas semanas más para acoger un casal de verano para los niños.

Más de 40.000€  en reparaciones

Recuerda Carrión que la escuela ya padeció diferentes actos vandálicos el año pasado. Los más graves tuvieron lugar la primera semana de agosto e incluyeron también el vaciado de extintores y destrozos en puertas y ventanas. Los importantes daños obligaron a hacer reparaciones a toda prisa para poder comenzar a tiempo el curso escolar. Durante el último semestre del año pasado también hubo ataques de todo tipo y pintadas (algunas de carácter sexual) en las escuelas Marcel·lí Domingo, PAX y la Llar d’Infants Municipal Cèsar August. Reparar los daños y hacer frente a los robos costó al consistorio más de 40.000 euros.

Temas

  • sucesos
  • vandalismo

Comentarios

Lea También