Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Fiscalía investigará la fuga de ácido nitroso de la empresa Nitricomax

Una avería en la planta causó una nube de gas tóxico que salió del exterior de la empresa y se dirigió hacia Bonavista
Whatsapp
La nube de color anaranjado fue visible desde varios kilómetros de distancia.  Foto: Marta Morales/DT

La nube de color anaranjado fue visible desde varios kilómetros de distancia. Foto: Marta Morales/DT

La fuga de ácido nitroso, un producto altamente tóxico e irritante, ocurrida el pasado 25 de mayo en la empresa Nitricomax, ubicada en La Canonja, puede tener repercusión penal. Así lo entiende la Fiscalía de Medio Ambiente de Tarragona, que ha abierto diligencias de investigación, según ha confirmado al Diari el fiscal Ignacio Monreal.

Por ahora sólo cuenta con las noticias aparecidas en los medios de comunicación. Por ello, ha solicitado información para saber las causas exactas de la fuga, los responsables de la misma, así como las posibles personas afectadas. Aunque desde la Direcció General de Protecció Civil se consideró no necesaria la activación de las sirenas del Plaseqcat –que se activó sólo en fase de alerta de forma preventiva– al determinar que no había riesgo para la población, desde el barrio de Bonavista se criticó dicha medida. El presidente de la asociación de vecinos aseguró que varias personas –entre ellas algunos niños– que se encontraban entrenando en el campo de fútbol notaron irritación en los ojos, aunque reconoció que, según sus noticias, nadie tuvo que ser atendido en ningún centro sanitario.

Por ahora, el representante del Ministerio Público tiene seis meses para investigar el asunto. Al cabo de este tiempo, si considera que hay indicios de delito, presentará una denuncia ante el Juzgado de Instrucción, que abriría diligencias previas.

Como se recordará, el incidente se produjo hacia las cuatro y media de la tarde, cuando hubo una avería en un intercambiador. Como consecuencia de esta situación, la empresa paró totalmente la planta de forma controlada y dirigió los gases presuntamente hacia la chimenea, aunque los testigos vieron que también salían por la parte baja, una circunstancia que quería esclarecer el propio alcalde de La Canonja.

Esto generó una nube tóxica que se extendió por el interior de la planta y, posteriormente, se trasladó al exterior de la industria. Algunas personas sufrieron molestias por la presencia de esta nube tóxica. El teléfono de emergencias 112 recibió un total de 91 llamadas, tres de las cuales por molestias.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También