Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Galia de la democracia

Política. 227 días.  El gobierno de Ricomà se convertirá el lunes en el ejecutivo que habrá estado más tiempo con menos ediles en la Plaça de la Font

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Imagen de los nueve concejales con los que cuenta actualmente el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Tarragona.  FOTO: PERE FERRÉ

Imagen de los nueve concejales con los que cuenta actualmente el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

El gobierno liderado por el alcalde Pau Ricomà (ERC) se convertirá el próximo lunes en la Galia de la democracia en la ciudad de Tarragona. El ejecutivo formado entre Esquerra Republicana y En Comú Podem está integrado desde el pasado 15 de junio por solo nueve concejales –una cifra que significa únicamente el 33% de los 27 representantes de la Plaça de Font– y que se sustenta gracias al apoyo externo de los tres representantes de Junts per Tarragona y los dos de la CUP, que primero hicieron posible la investidura y, posteriormente, la aprobación del presupuesto.

Este número de miembros de la Junta de Govern Local es el más bajo desde la recuperación de los ayuntamientos democráticos, en 1979. De hecho, el actual equipo de gobierno con solo nueve ediles solo ha sido igualado en cuatro décadas por los nueve que tuvo el anterior alcalde –Josep Fèlix Ballesteros (PSC)– en el inicio del anterior mandato municipal. Sin embargo, el entonces ejecutivo en minoría de los socialistas aguantó únicamente 233 días esta situación. El exalcalde tomó la vara el 14 de junio de 2015, pero el 2 de febrero de 2016 firmó el Pacte de Casa Canals con el PP y Unió Democràtica, formando un gabinete de 14 ediles que, a partir de octubre de 2017, se redujo a 13 tras la marcha del democristiano Josep Maria Prats.

Ahora, Ricomà lleva ya 227 días liderando un equipo con solo nueve miembros: 7 de ERC (él mismo, Laura Castel, Xavier Puig, Paula Varas, Jordi Fortuny, Manel Castaño y María José López) y dos de En Comú Podem (Carla Aguilar-Cunill y Hermán Pinedo). Esto significa que –si no hay novedades– el actual equipo de gobierno se convertirá el próximo lunes en el ejecutivo con menos sillas que habrá estado más tiempo gobernando en minoría en la Plaça de la Font.

Silencio en torno a JxTGN

Todo ello sucederá a no ser que antes se firme un pacto de gobierno que, a día de hoy, no parece ser inminente. Ayer, Esquerra Republicana y En Comú Podem mantuvieron silencio en torno al ofrecimiento que Junts per Tarragona realizó el pasado sábado en una entrevista con el Diari para incorporarse al gabinete municipal. «Si el alcalde Ricomà nos pide que entremos en el gobierno, lo haremos. El acuerdo será en cinco minutos», afirmó el portavoz de los neoconvergentes, Dídac Nadal, quien añadió que las divergencias con el proyecto de la Budellera no serán un problema «para gestionar el día a día de la ciudad».

La aparición de los de Puigdemont es especialmente significativa después del acercamiento que el gobierno de Ricomà concretó el pasado mes de diciembre con la CUP, una formación con la que a partir de febrero mantendrá reuniones bimensuales para concretar la ejecución del presupuesto. «El gobierno, a priori, no debería tener problemas para incorporar JxTGN, pues con los comunes ya comparten el gobierno del Consell Comarcal del tarragonès», afirma la portavoz cupaire, Laia Estrada, quien añade: «Con la experiencia que tuvimos negociando con ERC y ECP nuestra entrada en el gobierno, queda claro que prefieren ser un gobierno de solo 9 concejales pese a que no lleguen a todo. No tienen intención de cambiar esta situación», añade.

En minoría solo en 1987 y 2011

Los actuales nueve ediles –junto a los de los 233 días entre 2015 y 2016– son, de mucho, el equipo de gobierno más minoritario desde 1979. Entre 2011 y 2015 Ballesteros gobernó también con mayoría relativa, con un equipo de doce personas que, inicialmente, estuvo en alerta por una posible moción de censura pero que, a la práctica, tuvo como aliados a CiU y PP para aprobar presupuestos cada año.

Esta situación de doce integrantes solo se había dado antes tras las elecciones de 1987, las últimas en las que ganó el socialista Josep Maria Recasens. El histórico alcalde desde 1979 –que antes había gobernado en mayoría junto al PSUC– solo aguantó dos años con un ejecutivo en minoría, ya que en agosto de 1989 el acuerdo entre los 15 ediles de CiU, CDS y Alianza Popular forzó el cambio en favor convergente Joan Miquel Nadal (padre de Dídac).

El alcalde nacionalista estuvo en el cargo entre 1989 y 2007, siempre con gobiernos fuertes. En 1991 contó con mayoría absoluta; en 1995 mandó junto al PSC con una mayoría de 20 concejales; y entre 1999 y 2007 pactó con el PP, sumando 16 y 14 ediles en dos mandatos. La última gran mayoría fue entre 2007 y 2011, en el primero gobierno de Ballesteros, tras el pacto con la ERC de Sergi de los Rios. Eran otros tiempos.

Temas

Comentarios

Lea También