La Generalitat planea abrir el instituto de la Arrabassada en los barracones de la escuela

El Govern estudia ubicar provisionalmente el futuro centro de Llevant en las instalaciones de la actual Escola cuando esta se traslade al nuevo edificio, que abrirá en septiembre de 2021

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Los barracones de la actual escuela. FOTO: Pere Ferré

Los barracones de la actual escuela. FOTO: Pere Ferré

La Generalitat de Catalunya planea avanzar la puesta en marcha del futuro instituto de la Vall de l’Arrabassada en los barracones donde está ubicada actualmente la escuela del barrio de Llevant. Así lo asegura en declaraciones al Diari el director de los Serveis Territorials d’Educació, Jean Marc Segarra (ERC), quien destaca que, de esta manera provisional, «podrá adelantarse dos años» la apertura del centro, que llegará hasta cuarto curso de ESO.

Desde hace una década, la Escola Arrabassada –que cuenta con 450 alumnos hasta sexto de Primària– está ubicada en la calle Carles Babot i Boixeda, en el entorno de la urbanización Antibes. En mayo de 2018 se inició la construcción del nuevo edificio del emplazamiento, situado en la calle Mercè Rodoreda del propio barrio de la Vall de l’Arrabassada. Desde entonces, la obra ha contado con notables problemas que han retrasado el calendario marcado, que preveía que el nuevo espacio abriera este próximo mes de septiembre, tras una inversión de 4,5 millones de euros, de los cuales 3,5 está previsto que se gasten a lo largo de este 2020 según los presupuestos de la Generalitat aprobados el pasado mes de abril.

Pese a ello, primero los problemas con la roca del terreno y ahora por la paralización por la crisis sanitaria del coronavirus han obligado a modificar el timing previsto. Así, después de unas semanas de dudas por la situación económica de la empresa, finalmente a mediados de junio la compañía adjudicataria de las actuaciones –Arnó– comunicó a Infraestructures.cat que podría finalizar el encargo en verano de 2021, sin especificar si ello sería en junio o en septiembre. De lo contrario, en caso de haber renunciado, la situación se habría alargado durante algunos meses, ya que debería haberse iniciado una nueva licitación pública.

Tras resolverse la incógnita, el Departament d’Educació trabaja ahora con el horizonte de poder iniciar el curso 2021/22 en las nuevas dependencias, liberando de esta forma la doce de barracones que usa la escuela en la actualidad.

Ahora, al Martí i Franquès

Con este escenario, y ante la falta de plazas en el entorno de Llevant para los alumnos de Secundària, el Govern ya ha puesto sobre la mesa al AMPA del centro avanzar la puesta en marcha del futuro instituto, de manera temporal, en los módulos donde ahora está la escuela.

Actualmente, los jóvenes que viven en las urbanizaciones de Llevant –como por ejemplo de Ferran, Cala Romana o La Móra– deberían ir a estudiar al Institut Martí i Franquès. Es el que les tocaría por ley. Pero en lo referente a los vecinos de Ferran, el centro les queda a 12 kilómetros de distancia. Es por esto que la mayoría prefieren ir al Institut d’Altafulla, a dos kilómetros de su casa. Los adolescentes que viven en la Vall de l’Arrabassada sí que apuestan por el Martí i Franquès, pero deben ir, sí o sí, en autobús. Toda esta situación provocó hace meses que los residentes de la zona más cercana al litoral tarraconense llevaran a cabo una recogida de firmas para impulsar el proyecto del nuevo instituto, que ahora ya forma parte de la planificación de futuro del Govern.

El futuro instituto. DT

«Si las obras de la nueva escuela van bien, podríamos avanzar dos años el instituto, mientras se construye el nuevo. Necesitamos el instituto-escuela, ya que ahora no hay ninguno de público debido a una mala planificación», indica Jean Marc Segarra, quien se muestra convencido de que, pese a que las obras de la nueva Escola finalicen a finales de verano, «se podrá hacer el traslado y adaptar los módulos para el instituto».

Inicialmente habrá dos cursos de ESO en el primer año, mientras que «la única duda será si dejamos al sexto curso de Primària en los módulos o no», afirma el director territorial, quien calcula que el tiempo máximo que los alumnos estarán en los barracones será de dos años, ya que los trámites entre Ayuntamiento de Tarragona y Generalitat de Catalunya para construir la parte del instituto en la Vall de l’Arrabassada ya están en marcha. Segarra añade que, a día de hoy, el centro no está previsto que albergue Bachillerato.

La voluntad es que el terreno que limita con el futuro colegio –que es de propiedad municipal– se destine para los alumnos de la doble linea de la ESO que habrá. De hecho, el proceso urbanístico ya está en marcha, y se espera que sea aprobado definitivamente a corto plazo. «Esta será la gran prioridad del próximo año. De cara a los presupuestos de 2021 ya habrá partida para esta obra, estoy seguro», afirma Jean Marc Segarra.

Temas

Comentarios

Lea También