Más de Tarragona

Tarragona Seguridad

La Guàrdia Urbana de Tarragona vigilará las fiestas ilegales en los domicilios

Este fin de semana se han desalojado dos, una en la calle Méndez Núñez y la otra en Estanislau Figueras

CARLA POMEROL

Whatsapp
Una de las fiestas desalojadas se celebró en la calle Méndez Núñez. Foto: Pere Ferré

Una de las fiestas desalojadas se celebró en la calle Méndez Núñez. Foto: Pere Ferré

La Guàrdia Urbana de Tarragona pondrá especial atención en los próximos días a la celebración de fiestas ilegales en domicilios, tras haber desalojado dos este pasado fin de semana. Este ligero repunte tendría que ver con la nueva normativa anticovid, que contempla el toque de queda de una de la madrugada a seis de la mañana, y el cierre de los bares a las doce y media de la noche. El dispositivo policial antibotellón de la Guàrdia Urbana volvió a salir a la calle el pasado fin de semana. La concejal de Seguretat Ciutadana, Cristina Guzmán, asegura que han sido unos días tranquilos y agradece «la responsabilidad de los tarraconenses y la colaboración de los establecimientos».

La Guàrdia Urbana interceptó dos fiestas ilegales en casas particulares, ambas con más de diez personas invitadas. Una tuvo lugar el sábado por la noche en la calle Estanislau Figueras, y la otra, durante la madrugada del sábado, en la calle Méndez Núñez. En ambas celebraciones fueron los vecinos quienes alertaron a la Guàrdia Urbana de fuertes ruidos, que no les dejaban dormir. La policía local acudió al lugar, tocó el timbre, desalojó a los participantes y puso la denuncia pertinente.

El control de este tipo de fiestas es complejo porque para acceder al domicilio se precisa de la autorización del propietario, de un juez o la constancia de que se está cometiendo un delito. Lo que la policía hace ante estos casos es acercarse a la vivienda alertada por algún vecino y, cuando salen de ella los participantes, se les identifica y sanciona. La celebración de este tipo de festejos podría ser el escenario principal de los contagios en esta quinta ola. Por eso, la Guàrdia Urbana de Tarragona pondrá el foco aquí durante los próximos fines de semana.

Sigue el operativo ‘antibotellón’

Dejando aparte estas dos intervenciones, la noche del viernes la Urbana multó a dos personas por hacer acampada en una playa de la ciudad, interpuso cuatro denuncias por estar haciendo botellón y otras tres por tenencia de estupefacientes. La noche del sábado fue más tranquila, y solo se registró una denuncia por tenencia de drogas.

Todo ello estuvo a cargo del dispositivo que lleva semanas en marcha por parte de la Guàrdia Urbana, cuando agentes –tanto a pie como en coche– barren la ciudad en busca de botellones. Su principal función es cerrar el paso a algunos de los puntos calientes donde grupos de jóvenes consumen alcohol de manera ilegal, como son la Plataforma del Miracle, el Parc Francolí o el Camp de Mart. «Seguiremos, fin de semana tras fin de semana, llevando a cabo este operativo con el objetivo de poner fin a la quinta ola en Tarragona», decía la concejal de Seguretat Ciutadana, Cristina Guzmán.

Temas

Comentarios

Lea También