Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Iglesia Bautista Bona Nova de Tarragona pide ser centro de culto

La asociación dispone de un local en la calle Sant Antoni Maria Claret en el que se reúne desde hace más de un año. La Generalitat deberá autorizar el proyecto para regularizar su situación

Núria Riu

Whatsapp
La Iglesia Bautista tiene un local en la calle Sant Antoni Maria Claret número 1. Foto: Pere Ferré

La Iglesia Bautista tiene un local en la calle Sant Antoni Maria Claret número 1. Foto: Pere Ferré

La Iglesia Evangélica Bautista Bona Nova de Tarragona confía en que podrá celebrar su segundo aniversario «con toda la tramitación aprobada». Esto supondría que el local que ocupa la asociación, en el número 1 de la calle Sant Antoni Maria Claret, este otoño ya estará regulado, de acuerdo con la normativa de la Generalitat sobre centros de culto. Así, el local obtendrá definitivamente la catalogación de iglesia.

Es una petición que arrancó hace aproximadamente dos años, según explica su pastor, Josep Segurado. «Estábamos en Torredembarra y vinimos a Tarragona a partir del deseo de crecer», asegura. Alquilaron el espacio, que anteriormente había sido la Autoescola Europa, que había quedado vacío desde que ésta cerró. Sus miembros se reúnen en el local todos los domingos a las once.

Segurado explica que «pagamos a un arquitecto y se hicieron reformas para acondicionarlo e insonorizarlo». Esta mejora se hizo a la espera de aprobarse el plan especial que exige el Ayuntamiento de Tarragona para la apertura de un nuevo centro de culto.

La tramitación ha sido lenta. En septiembre del año pasado, la Junta de Govern municipal pedía la suspensión de la aprobación inicial del plan especial ya que se consideró que había «defectos enmendables». Finalmente, la solicitud obtenía el visto bueno provisional del Ayuntamiento y pasaba a manos de la Comissió Territorial d’Urbanisme, que analizó la propuesta en su reunión del 11 de julio.

Aquí no acabó el periplo y en el pleno municipal de mañana, los partidos deberán pronunciarse de nuevo. Uno de los puntos que está incluido en el orden del día establece que se requerirá a la administración catalana que resuelva la solicitud presentada por el colectivo. Según explica la administración local, el informe que hizo la Generalitat era «favorable» a la implantación de la iglesia, pero no se emitía un dictamen que así lo recogiera. Por tanto, ahora se solicitará de nuevo.

Con todo, Segurado afirma que «el proceso ha sido lento, pero esperamos que en septiembre u octubre todo estará aprobado definitivamente». Esto permitiría que cuando el noviembre se conmemoren los dos años de la presencia de la Iglesia Baustista Bona Nova en Tarragona, puedan hacerlo ya en su iglesia.

El local de la calle Sant Antoni Maria Claret dispone de una sala de reuniones y de un par de despachos en los que la cuarentena de miembros de la asociación se reúnen. Los evangélicos de Bona Nova no son la única confesión que espera poder abrir un centro de culto en la ciudad. La comunidad islámica Assalam sigue buscando un local en la zona de Sant Pere i Sant Pau en la que su colectivo pueda ir a rezar y a aprender el Corán. No han encontrado una alternativa tras la primera propuesta que les tumbó el Ayuntamiento, en parte, por culpa del rechazo vecinal.

Temas

Comentarios

Lea También