La OCU advierte sobre el consumo de algas

El cadmio y el yodo pueden ser peligrosos

Diari de Tarragona

Whatsapp
Una ensalada de algas. PIXABAY

Una ensalada de algas. PIXABAY

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte en su página web que el consumo de algas, que se ha incrementado mucho en los últimos años, puede llegar a ser perjudicial.

Es un alimento que se puede adquirir en cualquier supermercado y en muchos restaurantes también las ofrecen. Ahora bien, las autoridades sanitarias advierten que contienen algunos elementos que pueden llegar a provocar problemas, como son el cadmio (un metal pesado) y el yodo.

Por ello, la OCU ha elaborado una ficha con ventajas e inconvenientes del consumo de este alimento.

Por una parte, son poco calóricas y aportan cantidades importantes de folatos (nutrientes beneficiosos para el sistema inmunitario) y de minerales como calcio, magnesio, zinc, yodo, hierro y selenio.

Sin embargo, podrían presentar otro tipo de problemas pues algunos de los minerales que contienen, en exceso, podrían llegar a ser peligroso: son los anteriormente nombrados cadmio o yodo.

El Yodo

El yodo es un elemento esencial para la síntesis de las hormonas tiroideas, fundamentales a su vez para el crecimiento, el desarrollo del sistema nervioso central, la regulación del metabolismo basal, la función cardiaca y, en general, para el buen funcionamiento del organismo. En la naturaleza el yodo se concentra especialmente en el mar, por lo que son fuentes de yodo la sal marina, los pescados de agua salada y las algas.

Un déficit puede causar problemas, pero el exceso de yodo también puede suponer un problema para determinados grupos de población: niños, mujeres embarazadas o durante la lactancia, así como quienes tengan problemas tiroideos. Para el resto de los consumidores, un ligero exceso en la ingesta recomendada no es problemático.

El cadmio

El cadmio es un metal pesado que, en ingestas elevadas, puede producir náuseas, acumularse en el riñón y provocar fragilidad ósea. Además, está clasificado como cancerígeno por la Agencia de Investigación contra el cáncer, y está considerado como mutagénico y tóxico a nivel reproductivo. Este contaminante se encuentra ampliamente distribuido en el medioambiente como consecuencia de las actividades agrícolas e industriales desarrolladas por los seres humanos.

En la Navidad de 2019 se habló mucho del cadmio a raíz de la recomendación de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria de no chupar las cabezas de gambas y langostinos, ya que en esa parte se acumula el cadmio. Pero no es la única fuente: también se debe tener cuidado con el cadmio que llega a nuestro organismo a través de las algas.

Temas

Comentarios

Lea También