Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Plaça Corsini estará rodeada de terrazas de bares

El Ministerio de Fomento asegura que la entrega de las obras de la plaza será «inminente» y entonces el Ayuntamiento se encargará de instalar los bancos, las macetas, la fuente y la pérgola

Carla Pomerol

Whatsapp
La zona gris, entre los edificios y el mercadillo, estará ocupada por terrazas que, en días de mercadillo, no se pondrán. FOTO: Pere Ferré

La zona gris, entre los edificios y el mercadillo, estará ocupada por terrazas que, en días de mercadillo, no se pondrán. FOTO: Pere Ferré

Finalizar la urbanización de la Plaça Corsini es cuestión de días. Así lo aseguran las administraciones implicadas en la reforma. El Ayuntamiento de Tarragona está pendiente de recepcionar las obras, financiadas por el Ministerio de Fomento. Una vez acabadas, será el turno del consistorio. «Parece que las obras ya han finalizado, pero  no es así. Ahora falta nuestra parte, la del mobiliario y la de poner a punto el lugar», explica la concejal de Comerç y presidenta de Espimsa, Elvira Ferrando, quien ya tiene claro los espacios con los que contará la plaza. Según fuentes del gobierno central, la entrega de las obras «es inmediata». En cambio, la concejal se muestra más prudente y marca un plazo de dos meses para tenerlo todo listo. Todo parece indicar que este verano la Plaça Corsini ya estará disponible. 

Actualmente, los operarios están trabajando en el soterramiento de algunos servicios. Cuando el Ayuntamiento recepcione las obras –se trata de una firma–, lo primero que se hará es desmontar una caseta situada en la plaza y que acoge el sistema de luz. Según Ferrando, «llegamos a un pacto con los vecinos para instalar elementos de mobiliario y hacer más agradable la plaza». Está previsto poner seis macetas, cuatro bancos y una fuente de agua, modelo Tarragona. Todo ello irá en fila recta, desde la calle Canyelles hasta la calle Soler. A largo plazo, el Ayuntamiento también tiene previsto instalar una pérgola que dé sombra justamente en la zona de los bancos y las macetas. «La pérgola costará unos 50.000 euros, lo que precisará de un concurso. Esto no será tan rápido», explica Ferrando.

Para el consistorio, poner todo el mobiliario en fila recta es la opción más estética y práctica, ya que «está diseñado para que los marchantes puedan acceder con sus camiones a la plaza sin ningún problema», relata Ferrando, quien añade que la pérgola será parecida a la ubicada en la calle Mallorca, «pero estará integrada con el edificio modernista del Mercat Central». De momento, la zona de juegos infantiles que el Ayuntamiento prometió a los vecinos no encuentra su espacio. Y es que todo el entorno de la Plaça Corsini estará lleno de terrazas, un estilo a la Plaça del Mercadal de Reus. «Será muy acogedora y en el centro de la plaza se podrá jugar a pelota y organizar conciertos», asegura Ferrando, quien añade que «las terrazas darán vida a la zona y, además, no nos podemos negar a dar las licencias». Durante los días de mercadillo, las terrazas no se podrán poner.

«Habrá terrazas en Corsini. Primero, porque darán vida y, segundo, porque no nos podemos negar», explica Elvira Ferrando

Las obras, valoradas en 330.000 euros y financiadas por el Ministerio de Fomento, se adjudicaron en junio y empezaron el pasado 9 de agosto. El plazo de ejecución era de 16 meses, aunque el consistorio siempre se ha mostrado optimista y ha mantenido que durante el primer trimestre de 2018 las obras estarían listas. 
Vecinos en desacuerdo

La Associació de Veïns Tarragona Centre se muestra en desacuerdo con el planteamiento de la concejal de Comerç. «Pedíamos unos bancos repartidos por la plaza, unos árboles, un espacio de juegos infantiles y una zona de sombra. Pero al final nos lo han puesto todo junto y apretado, porque el objetivo del consistorio es únicamente que quepan el máximo número de paradas del mercadillo en la plaza», explica la presidenta de la entidad vecinal, Núria Sabat, quien alerta de que «en verano hace mucho calor y será imposible pasear por esta plaza si no instalan lo antes posible la pérgola».  

«No ha habido ningún acuerdo, nos hemos conformado con lo que nos ha ofrecido el Ayuntamiento», asegura Núria Sabat 

Según fuentes municipales, los primeros en trasladarse a Corsini después de recepcionar las obras serán los marchantes y el mercadillo, que se instalará en la plaza y en las calles adyacentes, como la calle Lleida, Reding y Colom. Pero el presidente de la Associació de Marxants de la Província de Tarragona, Josep Joaquim Gómez, asegura que el colectivo aún no sabe cuándo volverá a Corsini. El objetivo del Ayuntamiento es poder recuperar la verbena y el final del correfoc de Sant Joan en la renovada Plaça Corsini.

«A nosotros nadie nos ha informado de cuándo podremos volver a la Plaça Corsini», expone Josep Joaquim Gómez

Temas

Comentarios

Lea También