Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Pasa de 330 estacionamientos a unos 400

La Platja Llarga tiene 70 plazas más para aparcar que el pasado verano

El Ayuntamiento de Tarragona asegura que, con las actuaciones realizadas, el entorno recupera los aparcamientos que se perdieron hace dos años, pero con ‘más seguridad’ para los usuarios

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de la zona en la que se ganarán cincuenta nuevas plazas

Imagen de la zona en la que se ganarán cincuenta nuevas plazas

La Platja Llarga contará este verano con 70 plazas más de aparcamiento que el año pasado y, de esta forma, recuperará los parkings que se perdieron hace dos años por la protección de los espacios naturales que se impulsó en el entorno. Así lo asegura la concejal de Medi Ambient del Ayuntamiento de Tarragona, Ivana Martínez (PSC), quien el pasado jueves realizó una visita a la zona acompañada por el Diari. 

Platja Llarga
Imagen de la zona junto al Iot que cuenta con unos 60 aparcamientos. Foto: Pere Ferré

En total, el tramo central de la Llarga –el más conflictivo a nivel de movilidad– contará con unas 400 plazas de estacionamiento, mientras que en 2016 esta cifra fue de 330. Martínez remarca que «además de recuperar estacionamientos, lo que hemos hecho ha sido mejorarlas, ya que antes eran un caos y ahora estarán ordenadas y dejarán de tener peligro de incendio por la elevada presencia de hierbas en la zona». En este sentido, la responsable del gabinete municipal afirma que, a partir de este verano, los usuarios de la playa «contarán con el mismo número de puestos para dejar el coche que tenían antes». 

Platja Llarga
En la zona junto al Iot se ha señalizado el acceso y la salida de los vehículos. Foto: Pere Ferré


Doblan junto al Iot
La zona donde se logrará un mayor incremento de plazas será junto al Iot, en la zona situada entre el establecimiento hostelero y los apartamentos. El año pasado ya se habilitaron cincuenta parkings en ese espacio, una cifra que ahora se ha doblado. «Se trata de un emplazamiento que antes estaba lleno de vegetación y que ahora hemos arreglado para dejar sólo un muro verde» afirma Martínez, quien añade que también se ha señalizado la entrada y salida del equipamiento». 

Platja Llarga
El espacio junto al Iot dobla su capacidad. Foto: Pere Ferré


Otro de los puntos en los que se ha llevado a cabo una actuación similar ha sido en el primer espacio que se encuentran los conductores tras la pasarela de la Ciutat de Repòs. En ese emplazamiento, situado bajando a la izquierda, los usuarios de la Llarga pueden dejar el vehículo en un emplazamiento situado junto a la vía del tren que ahora tendrá capacidad para unas cincuenta unidades, cuando el año pasado contaba con unas 30. En este punto también se ha ordenado el terreno, se ha retirado la vegetación y se ha señalizado el acceso y la salida para los vehículos. «Así logramos que los coches no queden bloqueados, como pasaba anteriormente» afirma Ivana Martínez.  


Piden la Ciutat Residencial
Los partidos de la oposición consideran que una opción para mejorar el acceso y la movilidad en la Platja Llarga sería que la Generalitat de Catalunya habilitara como zona de aparcamiento una parte de la Ciutat Residencial, un espacio que está cerrado y no cuenta con ningún uso desde hace años. «Allí hay hasta pistas de tenis que se podrían utilizar para los usuarios de la playa» afirma el portavoz del grupo municipal de Ciutadans, Rubén Viñuales. 
Por su parte, Pau Ricomà (ERC) cree también que el gobierno municipal debería negociar con el Govern. «Ya hace tiempo que ponemos sobre la mesa esta posibilidad, pero no nos consta que hayan dado ningún paso» lamenta el edil republicano, quien se muestra partidario de proteger el espacio natural, si bien critica que «aún no se han recuperado todos los estacionamientos». 

Platja Llarga
Imagen del vial de acceso que en 2016 se habilitó para emergencias. Foto: Pere Ferré


Por su parte, Albert Abelló (PDECAT) cree que es necesario mejorar todos los accesos a las playas, «especialmente los de Solimar y Cala Romana» en la Platja Llarga. De manera paralela, Laia Estrada (CUP) considera que «es necesario respetar el carácter natural de las playas» y considera que «estamos demasiado acostumbrados a ir en coche a todos los sitios». 


Arga Sentís (ICV) cree que «lo mejor y más fácil sería facilitar el aparcamiento en la Ciutat de Repòs», «sobre todo mientras esté cerrada y sin ninguna utilidad», ya que de esta manera «los conductores podrían ir fácilmente a la playa con la pasarela sobre la N-340». 
Finalmente, la Plataforma Salvem la Platja Llarga también apoya la posibilidad de que el emplazamiento del Govern se use como estacionamiento. 

Temas

Comentarios

Lea También