Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Rambla Nova más navideña de los últimos años

Éxito de público en el primer festivo en el que la Fira d’Artesania y el Mercat de Nadal comparten espacio en la nueva ubicación

NÚRIA RIU

Whatsapp
El Mercat de Nadal registró ayer por la tarde una gran afluencia de gente. FOTO: pere ferré

El Mercat de Nadal registró ayer por la tarde una gran afluencia de gente. FOTO: pere ferré

Tarragona ha arrancado la campaña de Navidad con ganas. La Rambla Nova volvía a lucir una imagen ayer que hace años que no se daba. La de una gran afluencia de gente caminando por la coca central paseando, mirando y comprando en los estands del Mercat de Nadal y la Fira d’Artesania. Su reubicación y el hecho de juntar ambas muestras en un mismo tramo han generado un dinamismo que hace que los paradistas se miren el calendario de cara a los próximos días con optimismo.

«Muchísima gente. Hacía años que no veíamos algo así», decía Carmina Pastó. Atrás ha quedado la polémica con el Ayuntamiento del año pasado, cuando se propuso mover el Mercat de Nadal junto al Mercat Central y los paradistas se negaron a abandonar la Rambla. Al final, su participación se vio reducida, con menos días y un malestar generalizado.

Con los marchantes de vuelta a la Plaça Corsini, las paradas se han desplazado de la zona junto al Monument dels Castells al tramo que queda delante de las Teresianes. «A la gente le gusta, estamos contentos», decía Pastó.

Ayer también abrió sus puertas la Fira d’Artesania. FOTO: pere ferré

Con el cambio, la feria ha ganado estar en una zona con alumbrado navideño. Y esto siempre genera un aliciente que debe empujar a los viandantes a hacer compras.

Figuras del belén artesanas, tiós de todos los tamaños habidos y por haber, musgo y un largo etcétera de objetos de decoración y complementos que en las próximas semanas deben servir para decorar las casas. Sin embargo, una de las protagonistas era la poinsettia, que, con su rojo intenso, no dejaba a nadie indiferente. «Llama la atención», reconocía Paola Oniduka. Asimismo este año le ha salido una clara competidora: la princettia. Sus hojas rosa fucsia o blanco y el hecho de que sea una variedad más pequeña se han convertido en motivos más que suficientes para aquellos a los que siempre les gusta cambiar.

A escasos metros de los paradistas del Mercat de Nadal se encuentran los artesanos. Este año estos también se han movido. La Fira d’Artesania se ubicaba en el último tramo de la Rambla, el más próximo al Balcó del Mediterrani. 

Este jueves era el primer día en el que abrían sus puestos. A diferencia del Mercat de Nadal, que se estrenó el viernes de la semana pasada, los artesanos abrieron ayer. Tras el primer día, coincidieron en que era temprano para hacer una valoración. No obstante, las sensaciones son buenas. El entorno junto al Balcó tiene muchos visitantes pero siempre queda más desangelado y en invierno, a partir de media tarde, baja la afluencia de público. En cambio aquí se benefician del movimiento de personas de la calle Comte de Rius, e incluso del Mercat Central y su entorno. «De momento mucha gente, ahora que compren», afirmaba Josep Miralles.

La Rambla Nova ha ganado un nuevo dinamismo en estas fechas  y este vaivén de personas viene también desde la zona del Mercat Central. El Carilló sigue siendo una sorpresa para muchos tarraconenses, que aprovechan estos días de largo puente para descubrirlo. Ayer, más de 200 personas aguardaban el pase de las 18 horas.

Temas

Comentarios

Lea También